Quiero aprender de memoria tus besos
y tu pasión para cuando no estemos juntos,
como ahora y, permanecer en tu vida en
cada instante en que me reclames.
Permaneces en la memoria de mi piel
como un incendio, como esa rosa roja
que abrió sus pétalos rozándome los labios.
Quiero que aprendas de memoria,
mi cuerpo y mi sonrisa por si te hace falta
en los momentos en que no podemos tocarnos.
Léeme en tu cuerpo, como ese poema
que era apenas un silencio entre tus manos,
como ese instante en que cruzamos la mirada
y quedó en nuestros ojos para siempre.
Quiero que aflore la belleza y la pasión
con la que nos veneramos cuando nos pensamos.
Y que llegue hasta ti la melodía de mi voz,
donde descansen los sueños
que escaparon sigilosos de los versos.
Quiero que mi canto sea el tuyo,
y el tuyo mi canto, por que
ya somos uno y eso es para siempre.
Arpegios de guitarra, que me nombren,
que te nombran, caricias soñadoras,
temblándonos la noche,
… bajo la luz apaciguada,
de la luna que se esconde.
Que el mundo nos imagine
cuando estamos solos y entiendan
que no hay paz mas dulce que la nuestra,
cuando vivimos el intervalo del Amor.
Reposan mis mejillas acunadas en tu pecho
se alarga sobre la alcoba, azul, la madrugada …
… apagando la sed, dormido anhelo,
como la tarde ante el ocaso
disimulando su bostezo.
Que se llenen muchas páginas de amor
que nunca van a ser como nuestra página...
sublime y exquisitamente nuestra.
Luís Introna
(Argentina)
Ana Mercedes Villalobos
(Venezuela)
Tema: Dulce Noviembre (Enya)
Descargar

Diapositiva 1