Curación de la
Memoria
Señor Padre, sana mi Memoria.
Es como un almacén que contiene
cosas viejas y nuevas, buenas y
malas.
Es extraño, pero a veces un
acontecimiento que pasó hace años,
de repente surge, vuelve la herida
y con ella el enojo
y el resentimiento. Jesús nos dijo
que fuéramos tan compasivos
y misericordiosos como Tú eres.
Lo encuentro esto todavía muy duro
y, ¿por qué debería?
¿No he sido el destinatario de Tu
misericordia y Tu perdón?
¿No es para mí algo mayor ofender a
Dios que para una criatura
ofenderme? Perdonas y te olvidas
tan completamente y tan
cortésmente.
Permíteme enterrar todos mis
recuerdos desagradables en Tu
océano de Misericordia
y ahógalos para siempre en esas
aguas pacíficas.
Que nunca puedan los fantasmas de
ayer residir en el hoy y destruir
mi mañana. Dame la Esperanza,
Señor Padre, de confiar en Tu
perdón
y permíteme siempre conceder el
beneficio de la duda a mi prójimo
para que pueda perdonarlo en mi
corazón. No me permitas presumir
de Tu Misericordia, pero dame
siempre confianza en Tu Corazón
compasivo. Permite a la Esperanza
sacar a mi memoria del barro que
lleva en su interior y vivir en las
claras aguas de Tu Gracia.
Madre Angèlica
Con cariño, Betty
Descargar

Curar la memoria