El proceso de duelo
Objetivos:
•
definir qué es un duelo, y clasificarlos, según:
a) sean parte del desarrollo
b) se deban a pérdidas accidentales
- según tengan un curso normal o patológico
•
el proceso del duelo:
a) características de la lucha del Yo
b) elaboración del duelo: factores que la favorecen, dificultan o impiden
c) destino final del duelo: identificaciones, sublimaciones, maduración psíquica, etc.
d) el duelo patológico
e) el duelo en la relación médico-paciente, rol psicoterapéutico del médico
A qué se llama duelo?
•
Freud: “reacción frente a la pérdida de una persona amada, o de una abstracción
equivalente”
•
la palabra “duelo” proviene del latín dolere, su significado remite al sentimiento
de dolor. La manifestación exterior del proceso se llama del mismo modo
•
psicológicamente: puede pasar desapercibido para el entorno o ser muy visible;
puede superarse sin manifestaciones particulares, prolongarse durante un lapso
variable, o durar toda la vida, etc..
•
algunos autores diferencian al “duelo” del “proceso de duelo”, pero dicha
diferencia es relativa
•
el período de duelo tiene un marco previsto por la cultura, reconociendo la
pérdida de un objeto valorado, y el lapso correspondiente de dolor y despedida
•
reconocimiento social del proceso: por ej. la excepción laboral, el cese de
actividades públicas, etc..
•
su concepción varía de una cultura a otra, así como los rituales que lo acompañan,
o la ausencia de los mismos
Clasificación de los procesos de duelo I
Los duelos del desarrollo
•
son parte de todo momento de cambio subjetivo, en que se da algo por terminado
(puede ser una etapa): mediando un proceso de despedida, se inicia un tiempo
diferente
•
crisis previsibles: destete, pubertad y adolescencia, fin de la adolescencia, edad
media de la vida, aniversarios (especialmente, las décadas), proximidad del final
de la vida, etc..
•
en todo sujeto, hay un proceso de elaboración permanente por el paso del tiempo.
Inaparente por lapsos más o menos prolongados, se evidencia en momentos o
períodos marcados por algún hecho significativo
•
los duelos del desarrollo pueden acompañarse de angustia de intensidad variable,
que no siempre se manifiesta exteriormente
•
pueden evidenciarse en forma de síntomas; si son muy intensos, puede llegar a
detenerse el proceso de elaboración, o plantearse una derivación patológica
•
durante la niñez y adolescencia, estas alternativas dependen en gran parte de los
funcionamientos familiares en relación al crecimiento e individuación, y también
de que haya o no, acontecimientos traumáticos que influyan
Clasificación de los procesos de duelo I I
Los duelos por pérdidas accidentales
•
se desencadenan por la pérdida de personas significativas, o por
cambios en los vínculos que sean vividos como una pérdida
•
también por otras pérdidas personales: trabajo, inserción social, lugar
donde se vive etc.. O en relación a situaciones colectivas: cambios
políticos, culturales, etc.
•
el duelo implica un estado de vulnerabilidad emocional y aún somática.
Ej.: el sistema inmune reacciona con disminución temporaria de las
defensas en los estados angustiosos y/o depresivos
•
estadísticamente, durante los dos años posteriores a una pérdida,
aumentan las tasas de morbimortalidad en forma significativa
•
se calcula que un 66% de los duelos se supera sin mayores
inconvenientes, mientras el 33% restante cursa con dificultades, a
veces graves
Características del proceso de duelo
La lucha del Yo
Cuadro clínico
1) ánimo doloroso
2) cesación del interés por el mundo
3) incapacidad de elegir un nuevo objeto
4) desplazamiento de actividades no conectadas con lo perdido
5) restricción y empobrecimiento del Yo
Lucha del Yo: entre el amor al objeto
y el amor a sí mismo
- por un lado: rechazo a la pérdida, por indeseada
- por otro lado: aceptación de la realidad, con tolerancia frente al dolor
impuesto por la pérdida, y puesta en juego de la capacidad de renuncia
- capacidad de elegir un nuevo objeto
Características del proceso de duelo
La lucha del Yo II
Factores que favorecen la elaboración del duelo
-
el sentido de realidad del Yo le permite reconocer que ha perdido algo. Sin
embargo, la percepción por sí sola no alcanza para que la elaboración sea posible
-
es necesario que haya capacidad emocional de aceptar la pérdida (funcionamiento
de la castración), y de reaccionar con sentimientos de dolor frente a ella
-
también, que los sentimientos amorosos sean más intensos que los hostiles, tanto
hacia sí mismo como hacia el objeto perdido
-
aceptación del dolor y tolerancia frente al mismo, capacidad de control de los
impulsos (fortaleza del Yo)
-
apoyo emocional de otras personas: vínculos receptivos, empáticos, afectuosos
-
la continencia que ofrecen los grupos de iguales es muy importante, ayudan a
sobrellevar el dolor y a elaborar la situación
Factores que no favorecen la elaboración del duelo, o
aún la impiden
- rechazo a la realidad, por dolorosa u odiosa, por muy indeseada
-
sentimientos de vulnerabilidad: temor por la integridad del Yo si reconoce una
realidad excesivamente dolorosa
-
sentimientos ambivalentes asociados al recuerdo del objeto, resistentes a ser
tramitados y superados, con un componente hostil importante
-
predominio de reclamos narcisistas, por ej. de venganza, o deseos de descarga
hostil, etc.
-
sentimientos de culpa hacia el objeto, concientes y/o inconcientes
-
inmadurez por edad temprana, o aún en otras épocas de la vida
-
entorno sin disposición a la empatía, ausente o inclusive hostil
-
hostilidad y/o prejuicios del entorno en relación a la valoración de lo perdido,
hacia los sentimientos de dolor, depresivos, etc..
El duelo patológico
•
incapacidad de elegir nuevos objetos, con empobrecimiento de la vida afectiva
•
bloqueo emocional por no aceptación de la pérdida, con evitación del trabajo de
duelo. Eventualmente: detenimiento de la vida social, laboral, etc.
•
duelo oculto bajo una depresión enmascarada: se manifiesta como cuadros
psicosomáticos funcionales. En muchos casos, dolores somáticos sin base
orgánica
•
duelo oculto tras una depresión. También, puede manifiestarse a través de una
enfermedad somática, más o menos grave, cuya evolución depende exclusivamente
del curso del duelo
•
depresión melancólica, con sentimientos de autorreproche, autocrítica, dolor auto
inflingido como castigo
•
estado depresivo que se prolonga excesivamente; sentimientos persecutorios;
ideación delirante
•
suicidio
El final del duelo
Plano afectivo
- aceptación de la pérdida, renuncia y disminución del dolor, a veces hasta su
desaparición. Se llega a sentir que todo el proceso es parte del pasado
- capacidad de disfrutar del recuerdo, como algo que acompaña en la vida. Predominio
de sentimientos de gratitud por haber disfrutado de tener al objeto
- maduración y enriquecimiento del sentido de la vida a partir de la experiencia de
haber tenido, haber perdido, haber podido renunciar, haber podido rescatar lo
bueno, y sentir gratitud
Identificaciones
- positivas o negativas con el objeto perdido
Sublimaciones
- producción creativa con el sentido de dar vida a algo vinculado con lo perdido
- actitudes y acciones valoradas socialmente: dar a otros algo de lo que se tuvo y se
perdió (ejemplos: transmisión a través de la enseñanza, la comunicación personal
o social, etc.)
El médico frente al paciente en duelo
•
importancia de la detección de la situación de duelo, ya sea en la etapa
aguda, de dolor intenso, o en una etapa posterior (en curso de
elaboración, con dificultades en la elaboración o aún detenido)
•
diagnóstico de las características del proceso, especialmente si es
normal o patológico
•
intervención del médico:
- potencialidad psicoterapéutica
- pérdida de oportunidad
- iatrogenia
Abordaje psicoterapéutico:
- contención emocional
- organización del entorno
- indicación de psicoterapia, si es necesaria
Riesgos de un duelo mal elaborado, o no elaborable
Descargar

Diapositiva 1