PASTILLAS PARA SER FELIZ
Ayuda, refugio o evasión
Siglo Nuevo.
Año 5 N 116
27 de NOVIEMBRE de 2010
Con la aparición del Prozac en los ochenta, nada volvió a
ser igual. Este antidepresivo ha sido tan eficaz que, junto
a otras drogas, se ha vuelto un remedio para que
enfermos (y no tan enfermos) afronten el mal tiempo con
mejor cara.
En la búsqueda del
bienestar, ¿hemos
intercambiado nuestras
emociones y la capacidad
para superar adversidades
por la dosis de ‘felicidad’
que contiene una caja de
antidepresivos?
¿Los beneficios y efectividad de una píldora serán
mayores al apoyo que pueda brindarnos un
profesional frente a un padecimiento psicológico?
¿UN MUNDO FELIZ?
Hacia dónde camina un mundo con 120
millones de personas con depresión y 850 mil
suicidios anuales vinculados a esa aplastante
enfermedad?
Es ya muy conocido que de acuerdo a la
Organización Mundial de la Salud (OMS)
se estima que para 2020 la depresión será
la segunda causa de incapacidad para
individuos de ambos sexos y de todas las
edades
así que no es casualidad
que cada vez más
personas caigan en dicho
estado, si bien sólo un
cuarto de los enfermos
tiene acceso a un
tratamiento efectivo.
“…El estrés, cansancio o episodios de tristeza no
deben confundirse con un desbalance químico. Los
especialistas afirman que hay otras enfermedades
que engañan, como el hipotiroidismo, pues
“síntomas como la
falta
de
‘ganas’,
mucho
sueño
o
ánimo decaído se
confunden
con
depresión
y
en
realidad
lo
que
ocurre
es
una
carencia de hormona
tiroidea”...”
ADIÓS A FREUD
Despues de mucho tiempo de tratamiento psicológico :
“…si bien acepta que no está
feliz todo el tempo, ha aprendido
que las dificultades de la vida
“nunca se van a acabar y lo importante
es saber enfrentarlas”.”
EL ÁNIMO
EN UN PASTILLERO
“No todas las personas tienen la disposición para dedicar
tiempo y dinero
a sentarse frente a un… ( psicólogo). De ahí que los
especialistas
mexicanos carezcan de datos fidedignos que les permitan
verificar si el consumo de años depresivos
efectivamente va en franco aumento,
sin embargo, apuestan
porque es así.”
“…en 2007 … el consumo de tratamientos antidepresivos en
México se había acrecentado un 50 por ciento en hombres y
un 23 por ciento en mujeres…”
Antidepresivos los hay de
varios tipos, pero en
cualquiera de los casos
actúan
con
los
neurotransmisores, que
son
sustancias
que
inhiben o estimulan la
actividad neuronal y por lo tanto ‘mueven’ nuestras
emociones. Los neurotransmisores más vinculados
con la presencia de la depresión (y en consecuencia
con su tratamiento) son la serotonina, la
noradrenalina y la dopamina.
¿Alivio inmediato?
‘Farmacología cosmética’. Hace
17 años, en su libro Escuchando
al Prozac, el psiquiatra estadounidense
Peter Kramer acuñó ese
término para referirse a los medicamentos
que si bien desde su
Concepción tienen un propósito
noble, la sociedad los ha convertido en una especie de maquillaje
para cubrir pequeñas (o muy
grandes) imperfecciones en la
personalidad, apariencia o vida.
Kramer se refirió
URGENCIA
POR ESTAR BIEN
Si el caso puede atenderse sin
químicos, existen múltiples
alternativas para tratar ‘bajones’
de ánimo, nerviosismo constante
o temor.
Desbancado el psicoanálisis de Freud como rey de
las terapias psicológicas, hace muchos años que ir
al psicólogo es mucho más que acostarse en un
diván y soltar todas las ideas que uno tenga en la
cabeza, por más absurdas que sean.
La revista Medscape asegura en un artículo
publicado en 2000, Titulado Endogenous
Versus Exogenous: Still Not the Issue apunta
que para medicar a un paciente con
depresión, el origen de la enfermedad es
completamente
irrelevante.
Lo
verdaderamente trascendental al ofrecer
como
opción
de
tratamiento
un
antidepresivo
es
la
gravedad
del
padecimiento y el tiempo que se ha vivido
con él.
UN MUNDO DEPRIMIDO
PAÍS POBLACIÓN CON DEPRESIÓN PAÍS
Estados Unidos 9.6 por ciento
Francia 8.5 por ciento
Colombia 6.8 por ciento
España 4.9 por ciento
México 4.7 por ciento
Italia 3.8 por ciento
Nigeria 0.8 por ciento
¿EN DÓNDE ESTÁ
LA FELICIDAD?
Dicen por ahí que la felicidad
es un camino, no un destino.
Inhibidores de la monoaminooxidasa
¿Cómo funcionan?
Con ellos, la enzima monoaminooxidasa evita que se metabolicen
la noradrenalina, la serotonina y la dopamina en el cerebro, por lo
que los niveles permanecen altos y mejora el humor.
Los más exitosos
Nardil (fenelzina), Parnate (tranilcipromina), Marplan (isocarboxasid),
Emsam (selegilina, cuya presentación es un parche).
Efectos secundarios
Somnolencia, diarrea y malestar estomacal, fatiga, sequedad bucal,
mareos, aumento de peso, sudoración excesiva, baja presión arterial,
entre otros.
Tricíclicos
¿Cómo funcionan?
Inhiben la reabsorción de serotonina y noradrenalina por las células
cerebrales, y en menor medida de la dopamina. Por mucho tiempo se
mantuvieron entre los más recetados, antes de la llegada de nuevas
fórmulas.
Efectos secundarios
Son menos selectivos en las células que afectan, tienen más efectos
secundarios, como: visión borrosa, constipación, retención urinaria,
mareos, disfunciones sexuales, aumento del ritmo cardiaco, sensibilidad
a la luz del sol, debilidad.
Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
¿Cómo funcionan?
Bloquean la reabsorción de serotonina, lo que hace que se produzca más en el
cerebro.
Los más exitosos
Celexa (citalopram), Lexapro (escitalopram), Prozac y Prozac semanal
(fluoxetina), Paxil o Pexeva (paroxetina) y Zoloft (sertralina).
Efectos secundarios
Náusea, baja en el deseo sexual, sequedad bucal, dolores de cabeza, diarrea,
agitación, sudoración, aumento de peso, insomnio, etcétera
Descargar

Diapositiva 1