CELEBRAR EN FAMILIA
¿ACASO NO ES UN BUEN RETO?
EMPEZAMOS …
1.- Introducción.
2.- ¿Por qué educar en la fe?
3.- ¿Para cuándo la educación en la fe?
4.- Dónde se encuentran nuestros hijos.
5.- ¿Qué hacer para educar en la fe?
6.- Iniciación Sacramental.
7.- Conclusión.
INTRODUCCIÓN.




Nos encontramos con nuevas exigencias y
nuevas fórmulas de expresión.
Cada familia se ha de esforzar en encontrar su
manera de orar.
Parar facilitar el diálogo con Dios y descubrir la
dimensión trascendental de la vida.
Intercambiar las propias experiencias.
Sin la oración, una familia, difícilmente puede
considerarse cristiana.
¿Por qué educar en la fe?
La dimensión espiritual es una faceta
más de la vida del hombre.
Necesita de cuidado y desarrollo para
que madure y progrese adecuadamente
Buscamos la educación INTEGRAL
de la persona. El ser humano es un todo
Si para los padres es una dimensión
importante, es lógico que quieran
transmitirla.
¿PARA CUÁNDO LA EDUCACIÓN EN LA FE?
Debe comenzar desde el primer momento de la vida
del niño.
Con vivencias tempranas y la estimulación precoz.
Al igual que con otras dimensiones.
Facilitar experiencias y crear los hábitos necesarios.
Se trata de reafirmar conocimientos, valores
Y actitudes.
No podemos esperar a las clases de Religión y a la
Catequesis.
¿DÓNDE SE ENCUENTRAN
NUESTROS HIJOS?
Etapa de fe mítica y literal.
 Llegada del pensamiento lógico.
 Dominio del espacio/tiempo.

¿QUÉ HACER PARA EDUCAR EN
LA FE?







Nos serviremos del ejemplo.
Cuidaremos tanto la vivencia interior como la eclesial.
Aprovecharemos los diferentes ritos, celebraciones y
fiestas de nuestra cultura.
Partir de la expresión externa y llegar a la vivencia
interior.
La fe nos es un añadido, está en el corazón de la
persona.
Adaptar contenidos y procedimientos a las distintas
edades.
Al principio se pueden gratificar los comportamientos
adecuados.
INICIACIÓN SACRAMENTAL
Padres: primeros y principales
Educadores en la fe.
Se busca reavivar la vivencia
De la fe de los padres.
La parroquia o el colegio
Están para ayudar.
Padres como EVANGELIZADORES,
NO COMO ACOMPAÑANTES.
CADA HOGAR, UNA PEQUEÑA
IGLESIA.








Cada hogar debe ser una pequeña comunidad.
La autoridad se ejerce por la animación.
En el niño las manos de Dios están recientes.
Cada hogar, un proyecto común.
Clima de comunicación y diálogo.
Compartir las alegrías y las penas.
Un hogar abierto para acoger y consolar a
amigos y familiares.
Se debe crear la posibilidad de un encuentro
con Dios. Celebrar y orar juntos.
PARA TERMINAR …
“¿Cuántas veces te has acordado de mí mientras
paseabas por la ciudad?”, le preguntó el Señor.
“Ni una sola vez, Señor”, respondió el muchacho. “¿Cómo
podía hacerlo si tenía que estar pendiente del cuenco de
leche?”.
Y el Señor le dijo: “Ese cuenco ha absorbido tu atención de
tal manera que me has olvidado por completo. Pero
fíjate en ese campesino, que, a pesar de tener que
cuidar de toda una familia, se acuerda de mí dos veces
al día”.

Oración de la rana.
Descargar

CELEBRAR EN FAMILIA