Una de las cualidades más
apreciadas por el hombre de hoy,
sobre todo por los jóvenes,
es la sinceridad y la autenticidad.
Y uno de los males más
odiado y a veces hasta
combatido violentamente
es la mentira, la
hipocresía.
Así entendemos
muchas luchas juveniles
contra personas,
estructuras, situaciones,
que encarnan
bajo el título
de progreso
la mentira de los
intereses particulares.
Las Lecturas bíblicas requieren la FIDELIDAD a la Palabra de Dios.
En la 1ª Lectura, el Profeta censura a los sacerdotes de Israel
por la decadencia moral y religiosa del pueblo. (Mal 1,14b-2,2b.8-10)
Fueron convocados para ser los "Mensajeros del Señor" para
enseñar la Ley y conducir al Pueblo hacia Dios;
pero no practicaban lo que enseñaban, sólo se preocupaban
de sus propios intereses.
Por eso, se han hecho "despreciables ante todo el pueblo",
sin la confianza de Dios, ni el crédito del pueblo
* ¿No ocurre algo parecido también en nuestras comunidades,
cuando quien ha recibido la misión de concienciar al pueblo
de sus compromisos y testimoniar a todos
el amor de Dios es infiel a su misión?
En la 2ª Lectura, Pablo recuerda
el ejemplo de los Misioneros
que evangelizaron Tesalónica.
(Pablo, Silvano y Timoteo)
( 1Ts 2,77b-9.13)
Del esfuerzo misionero
hecho con "ternura de Madre"
y con autenticidad en el
anuncio, nació una comunidad
viva y fervorosa, que acogió y
vivió el Evangelio
con generosidad y alegría.
* Todos los que ejercen algún
ministerio ¿podrían afirmar,
como Pablo, que llevan
una vida irreprensible y
coherente con lo que
predican?
En el Evangelio, Cristo censura a los Fariseos
porque no hacen lo que dicen. (Mt 23,1-12)
Más que transmitir la opinión de Jesús sobre los fariseos,
presenta la imagen que los cristianos del tiempo de Mateo
tenían del judaísmo y de sus líderes.
Los fariseos eran
creyentes entusiastas,
que valoraban
mucho la Ley de Moisés.
Pero se olvidaban
lo esencial, el amor
y la misericordia.
El texto se divide
en dos partes:
- En la primera,
Jesús traza
un retrato de los fariseos;
- en la segunda,
Jesús da algunos
consejos a los discípulos
para que no se
transformen también
ellos en "fariseos".
+ ¿CÓMO SON LOS FARISEOS?
1) “Se sientan en la cátedra de Moisés".
Los encargados de transmitir la palabra de Dios al pueblo
son los profetas, mas ellos ocupan un lugar,
que no les pertenece e interpretan la Ley de Moisés,
sustituyendo el mensaje profético con normas humanas.
2) Son incoherentes:
"No hacen lo que dicen".
Externamente se presentan
como personas religiosas, buenos practicantes...
mas después en la vida concreta son bien diferentes...
Personas que no faltan a la iglesia, dan excelentes
consejos a los otros, pero enseguida en casa ofenden y
maltratan a la esposa, son egoístas, ignoran a los hijos,
hablan mal de los otros, no ayudan a nadie...
3) Cargan a los hombres con
fardos pesados e
insoportables.
Crean una religión llena de
leyes y obligaciones,
formando una conciencia
de impureza y pecado, que
oprimen las conciencias y
quitan la libertad y la alegría.
Son esclavos de
un legalismo religioso.
4) Hacen de la fe y de la
piedad un espectáculo de
exhibición.
Todo lo hacen para ser
vistos y honrados por todos
y en todos los lugares.
* ¿Existen también hoy
personas así entre
nosotros?
+ Y LOS CRISTIANOS, ¿COMO DEBEN VIVIR...
para que no se transformen también en "fariseos"?
1) No ocupar un lugar que no nos pertenece.
Muchas veces, queremos tomar decisiones que no nos competen
y ocupar el lugar de aquellos que recibieron de Dios esa función.
2) Tener coherencia.
Hacemos cuestión de proferir palabras bonitas sobre el amor
y en casa nadie nos aguanta...
3) Valorar la libertad.
Si no, sustituimos
el evangelio por normas
puramente humanas,
que abruman a las
personas y reprimen
la alegría y el entusiasmo
del cristiano...
* Directrices y "Decretos"
en las Comunidades
¿expresan la voluntad
de Dios o la voluntad
de los hombres?
4) No ser exhibicionista.
Evitar la falsedad y
la hipocresía de los que
se satisfacen con sólo las
apariencias o la admiración
de los otros.
5) Ser Justo:
Somos todos iguales en Cristo. No tiene ningún sentido, comparar,
discriminar y sentirnos superiores a nuestros hermanos.
* ¿Quiénes serán los "fariseos" de hoy?
¿De verdad hacemos todo lo que decimos a los demás?
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 30.10.2011
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: DEIXA-ME SER JOVEM
K7 da Campanha da Fraternidade
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com