Lectio divina Stma. Trinidad
Ciclo A. 15 de Junio 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: O mio babbino caro. Instrum.
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
ORACIÓN INICIAL
Dios Padre Providente, Señor Jesús, Dios Espíritu Santo…
Eres Dios Uno y Trino… eres amor…
Eres fuente de todo bien y de toda santidad…
Eres providente y misericordioso… Señor de la historia…
Te manifiestas en el Amor…
Te entregas por amor y gratuidad y quieres que te
conozcamos…
Eres un solo Dios vivo y verdadero.
TEXTO BÍBLICO Jn. 3.16-18
16 Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su
Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino
que tenga vida eterna.
17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al
mundo, sino para que el mundo se salve por él.
18 El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está
juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de
Dios.
lectura
¿Qué dice el Texto?
Jesús es el
mejor punto de
partida para
reavivar una fe
sencilla.
No siempre se nos hace fácil a los cristianos relacionarnos de
manera concreta y viva con el misterio de Dios confesado como
Trinidad.
¿Cómo vivir ante el Padre?
Jesús nos enseña
dos actitudes
básicas.
En primer lugar,
una confianza
total.
El Padre es
bueno. Nos
quiere sin fin.
Nada le
importa más
que nuestro
bien.
Podemos confiar en él sin miedos, recelos, cálculos o
estrategias.
Vivir es confiar en el Amor como misterio último de todo.
En segundo lugar, una
docilidad incondicional.
Es bueno vivir atentos a la
voluntad de ese Padre,
pues sólo quiere una vida
más digna para todos.
Esta es la motivación
secreta de quien vive ante
el misterio de la realidad
desde la fe en un Dios
Padre.
¿Qué es vivir con el
Hijo de Dios
encarnado?
En primer lugar,
seguir a Jesús:
conocerlo, creerle,
sintonizar con él,
aprender a vivir
siguiendo sus pasos.
Mirar la vida como la miraba él; tratar a las personas como
él las trataba; sembrar signos de bondad y de libertad
creadora como hacía él. Vivir haciendo la vida más humana.
Así vive Dios cuando se encarna.
Para un cristiano no hay otro modo
de vivir más apasionante.
En segundo lugar,
colaborar en el
Proyecto de Dios que
Jesús pone en marcha
siguiendo la voluntad
del Padre.
No podemos
permanecer pasivos.
A los que lloran Dios los
quiere ver riendo, a los
que tienen hambre los
quiere ver comiendo.
Hemos de
cambiar las
cosas para que la
vida sea vida
para todos.
Este Proyecto que Jesús llama "reino de Dios" es la orientación
y el horizonte que se nos propone desde el misterio último de
Dios para hacer la vida más humana.
¿Qué es vivir animados
por el Espíritu Santo?
Vivir animados por el amor.
Así se desprende de toda la
trayectoria de Jesús.
Lo esencial es vivirlo todo con
amor y desde el amor.
Nada hay más importante.
El amor es la fuerza que pone
sentido, verdad y esperanza en
nuestra existencia.
Es el amor el que nos salva de
tantas torpezas, errores y
miserias.
Quien vive
"ungido por el
Espíritu de
Dios" se siente
enviado de
manera especial
a anunciar a los
pobres la Buena
Noticia.
Su vida tiene fuerza
liberadora para los
cautivos;
pone luz en quienes
viven ciegos;
es un regalo para
quienes se sienten
desgraciados.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
La Santísima
Trinidad es un
misterio que solo
conocemos por
revelación.
Detente a
profundizar lo que
el evangelista nos
ha transmitido,
buscando conocer
mejor a Aquel en
quien crees.
¿Qué piensas y sientes cuándo reflexionas o hablas de la
Santísima Trinidad?
¿Qué sentimientos suscita en ti este misterio?
¿Cómo lo concibes e intentas comprenderlo?
¿Qué revela del Dios en quien crees este pasaje de Juan:
“…Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su
Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino
que tenga vida eterna....?
¿Qué te da a entender con esto?
¿Qué le aporta a tu fe?
¿Qué sentido tiene para ti?
A la luz de este texto y de este misterio,
¿Cuál debe ser tu relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo?
¿Cómo puedes profundizar en el conocimiento de cada uno
de ellos y cómo puedes entrar en comunión con cada uno de
ellos?
¿Te esfuerzas por vivir
en actitud de hijo,
dándole espacio a Dios
para que Él sea y actúe
como Padre?
¿Es Jesús para ti el
modelo con el que
quieres identificarte
para actuar y vivir
como Él?
¿Te dispones a que el Espíritu
Santo sea quien transforme y
cambie tu vida?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el
Texto?
Dios Padre:
¿Cómo no reconocer tu amor infinito hacia mí?
Gracias por darnos a tu Hijo y por amarnos como a Él.
Perdona las veces que te he olvidado.
Dios Hijo:
¿Cómo no reconocer tu gracia salvadora en mi vida?
Gracias por darnos a conocer al Padre.
Perdona las veces que te he rechazado.
Dios Espíritu Santo:
¿Cómo no reconocerte como comunión entre el Padre y el Hijo
y como santificador?
Gracias por estar entre nosotros y con nosotros.
Perdona las veces que te he ignorado.
Creo en un Dios-Hijo,
diálogo permanente,
comunicación plena,
entrega total.
Creo en un Dios-Padre,
fuente de vida,
generosidad desbordante.
Creo en Dios-Espíritu,
unión, comunión profunda,
el Amor del Amor.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que Dios me
dice en el Texto?
Con la fiesta de hoy comenzamos el
tiempo ordinario caminando hacia Dios
Padre, Hijo y Espíritu Santo.
No estamos solos, no estamos
perdidos, sino acompañados en la
vida, sabemos por qué camino vamos
y hacia Quien caminamos
Haz silencio delante de Dios.
Adóralo.
Contémplalo.
¿De que manera,
con qué
actitudes, con
qué
disposiciones,
buscas conocer
y amar más a tu
Dios que es
Padre, Hijo y
Espíritu?
La vida cristiana
nace en el bautismo.
En virtud de él,
dejamos de
pertenecer a
nosotros mismos
para pertenecer al
Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo.
¿Qué puedes hacer para tener una
relación más cercana, directa y
personal con cada una de las
personas de la Ss. Trinidad?
Agradece al Señor hoy, en
el día de la Trinidad,
particularmente tu
bautismo y también el don
de la fe y el sentirte
parte de la Iglesia.
En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.
Amen.
Así comenzamos nuestras tareas,
nuestras oraciones…
¿Eres consciente de lo que dices o lo
haces de forma rutinaria?
¿Te das cuenta que esa invocación debe marcar el sentido y
dirección de tu vida?
acción
¿A qué me comprometo?
Prepárate y renueva las promesas de tu bautismo.
El Espíritu nos guía a todos, a cada bautizado y a la comunidad
de los creyentes para hacer presente el “hoy pascual de la
Trinidad”, el señorío de Cristo en el hoy de la humanidad.
Cuando te persignes y digas: En el
nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo”,
hazlo con atención, acordándote de
que Dios, que es Padre, Hijo y
Espíritu Santo, te ama.
Agradece el amor de Dios y
vive lleno de confianza y
alegría el saberte hijo amado
de Él.
Trata de dar a
conocer a los demás
este amor de Dios a
través de tu amor al
prójimo.
FIN
Descargar

Diapositiva 1