No
Mirar
Atrás
♫ Enciende los parlantes
HAZ CLIC PARA AVANZAR
Anécdota de Año Nuevo
Estaba echado con el rostro hacia
abajo en una tabla de surf sobre el mar
como a un kilómetro de la playa de
Waikiki. Siempre había querido
practicar surf en Hawai, pero al verme
entre aquellas gigantescas olas
verdes, de pronto ya no me sentí con
mucha sed de aventuras.
—Aquí ya estamos a suficiente
distancia —precisó el bronceado
muchacho que me había acompañado
hasta allí en su tabla—. Ahora dese la
vuelta y dé la cara a la playa. Cuando
una ola levante la tabla, reme con
todas sus fuerzas con los brazos. Y
luego póngase de pie.
—¿De pie?
Dime —le pregunté con
un gruñido, procurando que
no se me reflejara el pánico
en la voz—, ¿qué es lo más
importante que tengo que
recordar?
—¿Lo más importante? —
repitió con una sonrisa—.
¡No mirar hacia atrás!
La siguiente ola levantó la
tabla. Ante mí se abrió un
profundo abismo en el mar.
La tabla se inclinó y se lanzó a
lo más hondo de aquella sima
color esmeralda. La inclinación
era tal que casi se veía vertical.
Traté de ponerme de pie.
Sabía que a mis espaldas un
millón de toneladas de agua
salada en movimiento se iban
acumulando por encima de mi
cabeza.
En ese instante olvidé lo que
me había aconsejado el
muchacho.
Volví la vista atrás...
En realidad no me
ahogué. No exactamente.
Me quedé flotando en el
Pacífico mientras mi tabla
se sumergía y se iba sola,
hasta que por fin me armé
de valor para volver a
intentar.
Jamás olvidé el consejo
del muchacho de la playa:
no mirar atrás.
No fijarme en errores
cometidos,
Señor, ahora a las puertas del
Año Nuevo, ayúdame a
proyectarme a los retos del
futuro y no volver la vista a un
pasado que no puede cambiar.
oportunidades perdidas,
ofensas sufridas y
motivos de queja, ya
fuesen reales o
imaginarios.
No. Lo que hay que hacer
es mirar hacia adelante.
Ir en pos del futuro.
Concentrarse en lo que
nos aguarda.
Eso es lo más importante
que se debe tener
presente.
—Arthur Gordon
¡MIRA HACIA ADELANTE!
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo
ya alcanzado; pero una cosa hago:
olvidando ciertamente lo que queda atrás y
extendiéndome a lo que está delante,
prosigo a la meta, al premio del supremo
llamamiento de Dios en Cristo Jesús
(Filipenses 3:13-14).
¡COMPARTE ESTE MENSAJE CON TUS AMIGOS!
:
www.tommyswindow.com
Descargar

A Surfing Story - Reflexiones Power Point