CIERVO
Un ciervo, también conocido como venado, es un mamífero
rumiante de la familia cervidae. Tienen patas delgadas,
pezuñas partidas en dos (por lo que son considerados
artiodáctilos) y largos cuellos. Son esbeltos herbívoros y
mamíferos. Tienen el pelo liso o moteado, pezuñas con dos
dedos, y son los únicos mamíferos a los que les crecen astas o
cuernas nuevas cada año, formadas por hueso muerto. Solo
las desarrollan los machos adultos y las utilizan durante la
época de apareamiento, cuando los cérvidos compiten por las
hembras. Las astas empiezan a formarse a partir de dos
protuberancias del cráneo. Al crecer, las recubre un
terciopelo. Cuando las astas crecen, empiezan a ramificarse.
Finalmente, el terciopelo cae. Así la cornamenta queda
completa
Habitan en varias zonas del planeta, por lo que se los puede
encontrar en Europa, Asia, América, norte de África y algunas
zonas árticas. Fue introducido por el hombre en Nueva
Zelanda y Australia.
Los ciervos varían de tamaño, siendo el alce el mayor, y el
venadito o pudú sudamericano, el de menor tamaño. La mayoría
de los ciervos posee una glándula cerca del ojo que contiene
feromona, sustancia que les sirve para marcar su territorio.
Los machos utilizan esta sustancia cuando se encuetran
molestos por la presencia de otros machos. La mayoría de las
especies de ciervos viven en grupos familiares alrededor de
una hembra, aunque existen otras, como el ciervo almizclero,
que vive en pareja. Se alimentan de hojas, ramas y brotes de
plantas. El período de gestación de las hembras varía entre
160 días a 10 meses según la especie; paren una o dos crías al
año que reciben el nombre de cervatos o gabatos.
Berrea y celo: Septiembre-octubre (final del verano). En
esta época, que se puede prolongar durante
aproximadamente un mes, el macho se muestra en extremo
egoísta: no piensa más que en su apetencia sexual,
olvidándose incluso de comer, por lo que puede perder
muchos kilos, entregándose a duros combates con otros
machos contendientes, en defensa de su harén o
territorio, tratando en algunos momentos a las hembras
con violencia. A diferencia del macho la hembra de ciervo,
durante todo el año, incluida la época de celo, tiene como
principal ocupación conseguir alimento y solo reposa,
normalmente pocas horas, en el corto período de tiempo
que transcurre entre la ovulación y la cópula.
Gestación: Unos 8 meses.
Época de parto: De mayo a julio.
Duración del parto: Muy rápido, apenas 10 minutos.
Número de crías por camada: Una. Excepcionalmente dos, que
tienen lugar con un interval mínimo de dos años, de modo que
la hembra que cría un año no lo hace el siguiente. Se estima
que el índice reproductor medio es del 0,44 cría/hembra.
Duración de la lactancia: Exclusivamente leche materna
durante unos 3 meses. A partir del 4º mes de vida continúa
alternando la leche con alimento sólido. Durante el primer
año de vida de la cría y parte del segundo, hasta que la madre
no entran en un nuevo celo la cría acompaña a la madre,
Posteriormente las hembras suelen mantenerse en el mismo
territorio que la madre, mientras que los machos jóvenes se
desplazan en busca de nuevos territorios, efectuando
desplazamientos en torno a los 20 Kms.
Madurez sexual: La hembra a los 2 ó 3 años. Los machos a los 3
aunque con difíciles posibilidades de copular.