Carta de
esclavitud a La
Virgen María
Sepan cuantos esta carta de
esclavitud vieren, como yo:
MZQ*, me vendo por esclava
perpetua, de Nuestra
Señora, La Virgen María,
Cada uno ponga su nombre
con donación pura y libre, de
mi persona y bienes, para que
de mí y de ellos disponga a su
voluntad, como verdadera
Ama y Señora mía.
Y como me hallo indigna de
esta merced, ruego al santo
ángel de mi guarda, me alcance
de La Virgen, que me reciba en
el número de sus esclavos.
Y por verdad lo firmo en
España a 13 de mayo del
año 2001.
Cada uno ponga su fecha y lugar
Acepta, Madre y Virgen Pura, la rosa
indigna, de mi corazón.
A tus pies me postro adorando junto a ti, a
Nuestro Dios y Señor.
Concédeme, mi Señora, que de ahora
en adelante, siempre sea yo digna de
ser tu esclava para gloria de Dios, por
Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.
Mi Corazón
Inmaculado será tu
refugio y yo seré el
camino que te
conduzca a Dios.
Descargar

He aquí la esclava de mi Señora