Tresem.
paso manual
Visitó la Paloma
a la Azucena,
en el ánfora del día.
Saludó: ¡Ave María!
Toda su carne
se hizo LUZ: ¡JESÚS!
M. Ruiz del Castillo
Guido Reni
Si, pues con eterno aviso
ni lo extrañó ni lo dudó,
Dios quiso hacer cuanto pudo
y pudo hacer cuanto quiso,
luego que sea es preciso,
esta virgen escogida
para madre preferida,
siendo en más supremo grado
concebida sin pecado
y con sangre redimida.
Calderón de la Barca.
La Hidalga del Valle
Tiépolo.
Cuando pienso
en los abrazos
que dabas al niño Dios,
me dan ganas
de meterme entre los dos.
¡Qué dos piedras de lagar
para racimos de amor
entre los dos corazones,
entre los dos!
J. L. Martín Descalzo
Anónimo XVII.
¡Oh Virgen Madre!
¡Oh Hija de tu Hijo, alta y humilde
más que otra criatura!
Mujer eres tan grande y vales tanto,
que quien desea gracia y
no te ruega,
quiere su desear volar sin alas.
Y tu bondad no sólo ayuda a quien
lo pide, sino que, a veces,
se adelanta generosa.
En ti, misericordia; en ti, bondad;
en ti se encuentra todo cuanto hay
de bueno en las criaturas.
Dante Alighieri, D. Comedia, C. XXXII
Luca de la Robbia
Si una Virgen ha parido
al que tiene Dios por nombre,
¿qué más gloria
quiere el hombre?
Jorge de Montemayor
Velázquez.
Y pues lograste María,
un regalo tan profundo,
¿cómo no te nombraría
señora y gozo del mundo?
Tú trajiste a nuestro suelo
lo que ninguno soñó:
el hombre por ti subió
las escaleras del cielo
y con Dios emparentó.
J. L. Martín Descalzo
Murillo
ORACIÓN
ORACIÓN
Alonso Cano.
Tresem.
Descargar

Llena de Gracia. - Mochila Pastoral