Los indígenas de un pueblo de Cumbayá querían una copia de la
imagen de Nuestra Señora de Guápulo. Entonces, don Diego de
Robles, quien esculpió esta imagen, trabajó con el cedro y otros
maderos que le sobraron de la primera pero no podían pagarle el
precio, por eso él se llevó la imagen y la dio al pueblo de
Oyacachi a cambio de unos tablones de cedro que quería para
sus trabajos.
Desde entonces, este pueblo de la parte superior de la cordillera
oriental sobre el río Guayllabamba se hizo muy popular. Más tarde la popularidad aumentaría con la leyenda de que la Virgen se
les había aparecido antes a los indios del lugar en una cueva
prometiendo librarlos de osos que devoraban niños…
Los jefes se sorprendieron al ver llegar a Robles con la imagen de
la Virgen encima y reconocieron en ella los rasgos de la Señora
que había aparecido y les había hablado en la cueva.
Los indígenas vistieron la imagen según la costumbre española y
la acomodaron en la grieta de una roca. Apenas la imagen entró ,
avecillas revoloteaban junto a ella alegrando todo el lugar con sus
trinos. Y cuando al descender la noche se retiraban los pajarillos,
un resplandor hermoso circundaba la imagen de María.
Oh Jesús Salvador Nuestro que quisiste que tu madre, la Gloriosísima
Virgen María, fuera venerada en la
hermosa imagen de Nuestra Señora
del Quinche; concedenos bondadoso, que sepamos imitar fielmente en
este mundo el testimonio.
Cristiano de la Santa Madre y Reina,
cuyasalabanzas esperamos cantar en
el cielo. Tu que vives y reinas por los
siglos de los siglos. Amén.
En la segunda semana de noviembre se hace la peregrinación al santuario de la Virgen del Quinche desde Calderón hasta el Quinche; la
caminata se la realiza durante la noche, y llegan al amanecer del siguiente día a la
iglesia del Quinche.
El Santuario actual es de cemento y
ladrillo, En el Santuario hay espacio
para peregrinos de pie: 3.556 personas y para sentados 966 personas y
tiene un suelo construido en total en
2049 m2.
Una tribu colaboró en la construcción de la capilla. Una
india debía llevar comida para los que cortaban madera
en el bosque madera. Como el trigo de campo estaba cerca a la cosecha, y no tenía a quien pedirle que se quede e
impida a los pájaros comer todo, fue a la imagen. Y la nativa le pidió que cuidara de sus sembríos y varias veces, al
volver, la india veía a la Virgen cuidando el trigal, de la
misma forma que ella la veía representada en la imagen.
Una pareja de indios fue a ayudar en la construcción de la
capilla, dejando a su hijo junto a un árbol mientras trabajaban. Regresando vieron a un oso devorándose al niño.
Ahuyentaron al oso, pero el niño había perdido un brazo y
murió. Los padres no dudaron en llevar el pequeño
cadáver junto a la imagen y suplicaron un milagro y luego
devolvió el brazo y la vida al niño
María Quisquilema
<< Cada año, yo y mi familia visitamos a la Madre de Dios
en septiembre, porque de ella hemos recibido muchos
milagros y apoyo para el alma y cuerpo, por tanto no
importa el sacrificio ni el tiempo que toma venir desde
Machachi a El Cisne. >>
Ángel Pintado de Cuenca.
<< Desde los doce años que estoy al servicio de la Virgen
ella me ha conservado con salud, con trabajo, con todo
de ahí mi agradecimiento. Yo le pedí a la Virgen porque
cuando me casé no tenía todavía hijos, un día le dije a mi
señora de aquí si vamos a hacer una promesa de irnos al
Cisne, pedirle a Dios porque usted sabe cuando no hay
hijos el matrimonio se daña. De esa promesa empezaron
a llegar nuestros hijos. Es por eso que mi señora y yo le
tenemos gran fe y devoción a la Virgen. >>
Descargar

Nuestra señora del Quinche