Desde mi fe, vengo
ante ti.
Desde mi fe, tú estás aquí,
Entre la gente
y en mi
interior
Tu voz inunda mi corazón.
Bienaventurada
Virgen María
“María debe ocupar un
puesto de privilegio en
nuestra vida espiritual como
Madre y Maestra
Descargar

Simplemente María