ZOOLOGÍA DESPUÉS
DEL HOMBRE
Elaborado a partir del libro de
DOUGAL DIXON
Siguiendo con la tendencia
destructiva ya iniciada es
probable que la especie humana
cause su propia extinción y la de
muchas especies.
¿Cómo será la vida
después del hombre?
Tendrá que desarrollarse a
partir de los supervivientes,
a partir de seres vivos que
ahora son abundantes, que
son resistentes y viven en
cualquier medio....
¿Qué tal los
conejos?
Los CONEJÍLOPES podrían
ocupar ecosistemas,
hoy día escasos,
propios de ciervos,
gamos, corzos, etc.
Lobos y otros
predadores, que ya son
muy escasos, es difícil
que sobrevivan al
cataclismo provocado
por la humanidad.
¿Quiénes serán los
depredadores?
Los FALANGOS son
descendientes de las
abundantísimas y
exitosas ratas.
Observa estos
mamíferos
adaptados a los
humedales: el
CAÑIZANCO
recuerda a las aves
zancudas, el FRITIL
procede de las
musarañas y camina
sobre el agua como
un zapatero
Si se extinguieran los
elefantes, rinocerontes
y otros grandes
mamíferos africanos,
¿quiénes ocuparían su
nicho ecológico?
Tal vez algunos
descendientes de
los antílopes.
¿Quiénes serían los
depredores en las
sabanas africanas si
se extinguieran los
grandes felinos
(leones, leopardos,
guepardos)?
Tendría que surgir
una nueva estirpe de
superdepredadores...
¿Por qué no a partir
de los supervivientes
de los simios?
Un mono que se
mueve como una
rana y come
peces.
Observa otros
mamíferos
adaptados a la vida
acuática: el
MIRMECOFAGO
procede del oso
hormiguero.
Es difícil que las
ballenas sobrevivan
al hombre: ¡ya les va
fatal!
¿Quiénes podrían
ocupar el nicho de los
grandes mamíferos
marinos?
¿Podrían ser
descendientes de los
pingüinos?
Animales del
desierto
Animales en
Australia:
descendientes
de los
marsupiales
actuales.
Imagina que los
murciélagos sobreviven
al cataclismo humano.
¿Podrían evolucionar a
formas nuevas?
Observa el ingenioso
sistema del FLORO
para atrapar insectos.
Algunos animales no
son nada elegantes
pero la evolución no
busca la perfección,
simplemente
aprovecha lo que hay.
Descargar

ZOOLOGÍA DESPUÉS DEL HOMBRE