“Modernidad y Patrimonio:
Un proceso necesariamente
democrático e inclusivo”
¿Qué entendemos por Patrimonio?
• ¿Es sólo
aquello que
representa
los símbolos
patrios,
religiosos y
de poder de
una Nación?
¿Y nuestro patrimonio doméstico?
• ¿Es también
patrimonio aquello que
constituye nuestro
modo de ser como
país, lo cotidiano,
nuestro hábitat
natural y construido,
lo que conforma en
suma, nuestra
identidad como
sociedad o pueblo?
Patrimonio,
es por definición un hecho cultural
•
Es producto de un
reconocimiento social
hacia aquello que ha sido
obra del hombre o ha sido
escenario de hechos
destacados para la sociedad y
que por tanto, representa la
identidad de un pueblo, lo
que lo hace trascender al
paso del tiempo.
El patrimonio de un país es el resultado de un
particular proceso de apropiación y de
reconocimiento de todo aquello que por sí
mismo posee un valor colectivo significativo,
afectivo, cultural, histórico y social irrefutable,
por y para un pueblo o un país.
Sólo existe patrimonio cuando la sociedad lo
reconoce y lo valida como tal
•Estamos ante un
fenómeno patrimonial
cuando una expresión
cultural, sea ésta
material o inmaterial,
perdura en el
inconciente colectivo
de una sociedad y
trasciende al paso del
tiempo, fenómeno
indisociable del hecho
social y de sus procesos
históricos.
Relación entre Modernidad y Patrimonio
Plaza de Armas de Santiago
• El patrimonio es
necesariamente un bien
dinámico en constante
transformación, porque es
el producto de su génesis y
su desarrollo.
• El patrimonio cultural es
un valor vivo, que
evoluciona en función de
sus propios procesos
culturales, sociales y
anhelos, siendo la suma
de lo que un grupo
humano o pueblo
considera valedero, para
sí.
Patrimonio y Modernidad
están ligados en la línea del tiempo,
como pasado, presente y futuro.
El uno no existe sin el otro
• si Patrimonio es el sustrato de los procesos
culturales de una sociedad o de un pueblo, que por
su trascendencia perdura en el tiempo y da cuenta
además de una escala de valores que para esa sociedad
en particular le son válidos, entonces la Modernidad es
el estado presente de ese proyecto de sociedad.
CERRO HUELEN - CERRO SANTA LUCÍA
¿Por qué es fundamental para un país su
patrimonio?
•
Cuando una sociedad no es conciente de su patrimonio
cultural se torna vulnerable y fragil, puesto que no está en
condiciones de distinguir entre aquello que constituye un valor
irremplazable para su identidad, y lo que le es intrascendente.
• Con la globalización de la economía de las naciones, la
permanencia de las diversidades culturales de los
pueblos se ha visto seriamente afectada.
• Los países del tercer mundo se han visto aun más
golpeados por la dependencia con las potencias económicas,
no pudiendo desarrollar su identidad como pueblos ni
definir su propio proyecto de país.
Chile no escapa a ese fenómeno…
• A la par del bullado desarrollo económico del país,
en que Chile ha puesto a merced de los mercados sus
más preciados e irreemplazables recursos naturales y
culturales, su conciencia propia como pueblo se
torna cada vez más débil.
• Mientras la macroeconomía del país crece, más
deficiente se torna la calidad de vida para su
población, perdiéndose de vista que no puede haber
desarrollo si éste no está estrechamente ligado a la
satisfacción de las necesidades y al bien común de la
población del país.
• Esta constatación,
además de dejar en
evidencia el fracaso
del actual modelo
neoliberal de
marcado -alejado de
toda valoración por lo
humano- muestra que
nuestro país no
discierne aun sobre
lo que desea y anhela
para sí.
Chile necesita fortalecer su
conciencia de país
• Es urgente para Chile asumir la
tarea de definir y calificar aquello
que le es propio, determinante y
trascendente, de manera de confluir
a conformar su carácter e identidad
como pueblo.
?
• Porque perder parte de ello,
significará necesariamente
restarnos soberanía respecto del
concierto actual de globalización
de las naciones.
Patrimonio, ciudad y rol del Estado
• Las ciudades son por excelencia un hecho cultural, en
las que se plasman -a través del tiempo- los modos de
vida de la población a la cual cobijan, en una diversidad
de complejas improntas y formas urbanas.
• Las ciudades son por ende un patrimonio de la
humanidad por el sólo hecho de existir, porque han
sido construidas por y para el hombre, en un afán de
brindar refugio a aquellos que las habitan, tras un
poderoso proceso de incesantes esfuerzos y conflictos
sociales, lo que confluye en la mayor obra colectiva
de la humanidad, en permanente evolución.
El Estado chileno debe, pero NO
protege el patrimonio nacional
• El Estado -y así lo consagra nuestra Constitución
Política y la de cualquier Estado moderno- debe
hacerse cargo de velar por la protección del
patrimonio cultural y por extensión, el de las
ciudades.
• Pero la suerte de las ciudades de Chile ha sido otra. Se
les ha desconocido esa condición superior.
• En 1975, en plena dictadura, luego de la adopción de
políticas urbanas regidas por el mercado, comienza el
desmantelamiento de las ciudades del país, tras
una desenfrenada especulación del suelo urbano,
haciéndolas
crecer
descontroladamente,
para
transformarlas en una caótica e inhumana maquinaria
de producción y consumo.
Los gobiernos de la Concertación continúan
y perfeccionan la obra de la Dictadura
• Este sino mercantil y depredador de las políticas
urbanas, se agudiza y perfecciona.
• La instancia del gobierno de vivienda y de urbanismo se
encarga de producir especiales “acomodos” a la
reglamentación urbana, para la especulación
inmobiliaria
• Se destraba al máximo el acceso al suelo urbano de ese
sector tan poderoso de la economía.
La especulación inmobiliaria:
– Principal factor de devastación de los barrios
consolidados de Santiago y de la transformación
en suelo urbano de las mejores y más fértiles tierras
agrícolas de la región metropolitana, fenómeno que
se extiende a otras importantes ciudades del país.
Segregación socioespacial
de la población
• Entre otras nefastas consecuencias, las mercantiles
políticas urbanas y de vivienda han producido un
verdadero Apartheid a la chilena, segmentando y
segregando
cada
vez
más
a
los
sectores
socioeconómicos del país, haciendo a los ricos más
ricos y a los pobres mucho más pobres.
Proyecto de legislación urbana
del gobierno
=
Epílogo de la masacre urbana,
medioambiental, social y económica
de las ciudades y del mundo rural
• Tras este acto se pretende legitimar la escandalosa
forma cómo el suelo nacional, sin distinción entre lo
urbano y lo rural, pasará a ser mera mercancía para
negocios privados, a costa de toda la población del país
y de sus equilibrios medioambientales.
PROPUESTA DEL GOBIERNO EN MATERIA DE
PATRIMONIO URBANO ARQUITECTÓNICO
Artículo 79º:
• Otorga amplias facultades a los alcaldes para que
inmuebles o cunjuntos de inmuebles sean
declarados
insalubres o en deterioro, para
expropiar, hacer demoler y construir en su lugar
nuevos conjuntos residenciales. de cuya población
nadie habla.
Artículo 60º bis:
• Los Directores de Obras Municipales podrán
levantar las declaratorias de inmuebles o conjuntos
de conservación histórica, para demolerlos, parcial
o totalmente.
Artículo 55° bis:
• Derechos de Construcción Transables, en Zonas
Patrimoniales, áreas verdes, terrenos de protección,
de recursos de valor natural y áreas afectas a
declaratoria de utilidad pública.
PROPUESTA CIUDADANA
EN MATERIA DE PATRIMONIO URBANO ARQUITECTÓNICO
• El patrimonio es un bien de uso social, que
genera imagen e identidad territorial.
• Es fuente de riqueza, actor de desarrollo local y
un espacio para la acción social colectiva.
• Tiene como objetivo último mejorar la calidad
de vida de la comunidad como consecuencia de
un desarrollo económico social y sostenible.
• La calificación y preservación del patrimonio
urbano debe hacerse en un marco inclusivo y
democrático.
• El Estado será el encargado de buscar los
incentivos financieros y herramientas de
gestión a través de los cuales la población pueda
gozar de su patrimonio, en igualdad de
condiciones y derechos.
MECANISMOS E INCENTIVOS PARA LA CONSERVACIÓN
DEL PATRIMONIO
•
•
•
•
•
•
•
Subsidios directos a los propietarios de bienes patrimoniales.
Asesoría técnica a los vecinos para la recuperación de zonas
patrimoniales.
Dotación de mayor autonomía, facultades y poderes al Consejo de
Monumentos Nacionales.
Representación de miembros regionales y presencia de
organizaciones ciudadanas en el Consejo de Monumentos
Nacionales.
Participación del Consejo de Monumentos Nacionales en las
decisiones sobre temas de plantificación urbana (MINVU, MOP,
Gore…).
Creación de un Fondo Nacional de Patrimonio en base a la
recaudación de impuestos a la renta de contribuyentes de Zonas
Típicas, para la mantención y restauración de zonas patrimoniales.
Agilizar e implementación de grandes y urgentes reformas a la
Constitución Política del Estado, para que se consagren los
derechos y deberes consignados en tratados internacionales respecto
del patrimonio cultural, a los cuales Chile ha suscrito.
•
En suma, creemos firmemente que deberán implementarse en el
país políticas públicas que asuman y recojan en forma integral
y responsable esta misión, a través de la participación directa
de la comunidad en dicho proceso, por lo cual debemos vincular
el patrimonio cultural al desarrollo local sustentable,
asegurando la ampliación de la participación social en el proceso de
toma de decisiones y en la implementación de programas de gestión
para que la comunidad ejerza plenamente su ciudadanía.
•
Porque es necesario entender que es el conjunto de la población
del país que está viendo mermada su calidad de vida, sin
distinción de estratos sociales ni de localización, por cuanto es
tarea de todos cimentar el camino hacia la preservación de nuestras
identidades, logrando así construir para Chile, un futuro amable
y sustentable con el cual podamos de verdad reconocernos.
MUCHAS GRACIAS
Descargar

VERONICA ADRIAN - El Sitio de Yungay