El Propósito de la vida es una
vida de propósito.
–Robert Byrne – Autor
• Tú fuiste creado para ser un hombre o
una mujer con propósito.
• Tú fuiste creado a imagen de Dios,
así que fuiste creado con propósito.
o Su propósito es influir el mundo
natural y el mundo espiritual además;
• Sus circunstancias no definen su
propósito, su propósito debe definir
sus circunstancias.
o Satanás quiere que nos enfoquemos
en nuestro alrededor para que
estemos distraídos y no ver, ni creer
en nuestro propósito.
• Sus circunstancias no definen su
propósito, su propósito debe definir
sus circunstancias.
o Satanás quiere que nos enfoquemos
en nuestro alrededor para que
estemos distraídos y no ver, ni creer
en nuestro propósito.
Cuando Jesús murió en la cruz, la cruz no
definió su propósito, su propósito definió
la cruz.
La negación de Pedro de Cristo, no
definió a Pedro, pero la invitación de
Cristo en la playa revelo el propósito de
Pedro. Juan 21: 15-17
Hechos 16:16-40 – Pablo y Silas rogaron y
cantaron las alabanzas de medianoche.
Creado a la imagen de Dios para ser la
Imagen de Dios.
El Propósito de Nuestro Reino
Fue Enviado Por El Amor
Marcos 12: 28-34 – Uno de los maestros de la
ley se acercó y los oyó discutiendo. Al ver lo
que bien que Jesús les había contestado, le
preguntó “De todos los mandamientos, ¿Cuál
es el más importante?” - El más importante
es: “Oye Israel. El Señor Nuestro Dios es el
único Señor – contestó Jesús – Ama al Señor
tu Dios con todo tu corazón, con toda tu
alma, con toda tu mente y con todas tus
fuerzas.”
El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.
No hay otro mandamiento más importante que
éstos. – Bien dicho, Maestro – respondió el hombre Tienes razón al decir que Dios es uno solo y que no
hay otro fuera de él. Amarlo con todo el corazón, con
todo el entendimiento y con todas las fuerzas, y amar
al prójimo como a uno mismo, es más importante
que todos los holocaustos y sacrificios. Al ver Jesús
que Había respondido con inteligencia, le dijo: No
estás lejos del reino de Dios.
• Entiende esta verdad y no estarás lejos
del reino.
• El reino de Dios está basado en
relaciones: Primero con Dios y Segundo
con otros.
Juan 13: 34-35 – “Este mandamiento nuevo
les doy: que se amen los unos a los otros.
Así como los he amado, también ustedes
deben amarse los unos a los otros. De este
modo todos sabrán que son mis discípulos,
si se aman los unos a los otros.”
1 Juan 4:17-21 – No se puede amar a
Dios sin amar a los otros y no puede
amar a los otros sin amar a Dios.
Nuestro Propósito del Reino Revelado
por Obras Creíbles de Su Espíritu
Mateo 5:16 - “Hagan brillar su luz delante
de todos, para que ellos puedan ver las
buenas obras de ustedes y alaben al Padre
que está en el cielo.”
• Nuestras obras brillan hacia Jesús para
que los hombres lo vean y no a nosotros
mismos.
• El nivel de nuestra fe se revela por la
plenitud de nuestras obras.
• Nosotros no salvamos por nuestras obras,
pero atraen a otros hacia Dios.
2 Cor. 2:14-17 – El Propósito del Ministerio – Sin embargo,
gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes
y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la
fragancia de su conocimiento. Porque para Dios nosotros
somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre
los que se pierden. Para éstos somos olor de muerte que
los lleva a la muerte; para aquellos, olor de vida que los
lleva a la vida. ¿Y quién es competente para semejante
tarea? A diferencia de muchos, nosotros no somos de los
que trafican con palabra de Dios. Más bien, hablamos con
sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios
que somos.
• La fragancia de cualquier cosa cambia la
atmósfera.
• Cuando llevamos la presencia de Dios
con nosotros, debemos cambiar la
atmósfera.
Juan 14:10-12 – “Acaso no crees que estoy en
el Padre y que el Padre está en mí, él que
realiza sus obras. Créanme cuando les digo
que estoy en el Padre y el Padre está en mí; o
al menos créanme por las obras mismas.
Ciertamente les aseguro que el que cree en mí
las obras que yo hago también él las hará, y
aun las hará mayores, porque yo vuelvo al
Padre.
• Sométete a la autoridad de Dios y otros
verán la autenticidad de tu llamado.
Juan 10:25 - “Ya se lo he dicho a ustedes y
no lo creen. Las obras que hago en nombre
de mi Padre son las que me acreditan.
• Nuestras obras por el reino siempre deben traer
la gloria al Padre.
• Cuando llegamos a ser glorificados, creemos que
es por nuestro poder y autoridad por el que
trabajamos en el Reino.
• Un criado no importa que lo bueno es, no puede
recibir ninguna gloria superior a Su Señor.
Efesios 6:5-9 – “Esclavos, obedezcan a sus
amos terrenales con respeto y temor, y con
integridad de corazón, como a Cristo. No lo
hagan sólo cuando lo estén mirando, como
los que quieren ganarse el favor humano,
sino como esclavos de Cristo, haciendo de
todo corazón la voluntad de Dios.
Colosenses 3:23 - “Hagan lo que hagan,
trabajen de buena gana, como para el Señor
y no como para nadie en este mundo.”
Cada aspecto de nuestra vida representa a
Cristo a los que están cerca de nosotros. Ven
al Señor resucitado o a un hipócrita. (Jesús
no es el hipócrita)
Por Su Llamado
Romanos 11:29 – “Porque las dádivas de Dios
son irrevocables, como lo es también su
llamamiento.”
• El plan de Dios es perfecto para ti.
• Él supo lo que estaba haciendo cuando le llamó.
• Y sí, Él también supo dónde estabas.
• No le molesto donde estabas cuando te llamo
porque ideo un estrategia para sacarte de tus
planes y ponerte en los de Él.
• Lo que Jesús comenzó en ti, Él lo completara,
porque tiene más paciencia que tú.
Tu llamado es tu llamado y nadie puede
realizar el llamado que el Señor te dio.
Romanos 1:7 - Les escribo a todos ustedes,
los amados de Dios que están en Roma, que
han sido llamados a ser santos.
Efesios 1:15-23 - “Es el plan y deseo de Dios
abrir sus ojos para entender la esperanza de su
llamada – cuando se sabe la esperanza, se
puede repartir la esperanza”
Filipenses 1:6 - “Estoy convencido de esto, el
que comenzó tan buena obra en ustedes la irá
perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.”
Por Su Unidad
Efesios 4:1-16 - …Por eso yo, que estoy preso por la causa
del Señor, les ruego que vivan de una manera digna de
llamamiento que han recibido, siempre humildes y amables,
pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfuércense
por mantener la unidad de Espíritu mediante el vínculo de la
paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también
fueron llamados a una sola esperanza un solo Señor, una
sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que
está sobre todos y por medio de todos y en todos.
Juan 17:20-26 – ‘Yo en ellos y tú en mí.
Permite que alcancen la perfección en la
unidad, y así el mundo reconozca que tú me
enviaste y que lo has amado a ellos tal como
me has amado a mí.”
• El mundo viendo a Cristo, el enviado del
Padre, es dependiente totalmente de
nuestra unidad, primero con el Padre y
luego entre unos con otros.
• La ausencia de unidad causa división.
• Donde hay división, no hay fuerza.
Salmos 133: 1 - ¡Cuán bueno y cuán
agradable es que los hermanos convivan
en armonía!
Hechos 2:42-47 - …No dejaban de reunirse
en el templo ni un solo día. De casa en casa
partían el pan y compartían la comida con
alegría y generosidad, alabando a Dios y
disfrutando de la estimación general del
pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo
los que iban salvos.
• La unidad trae el favor.
• Nuestra unidad añade al reino.
1 Cor. 12:25-26 – A fin de que no haya
división en el cuerpo, sino que sus miembros
se preocupen por igual unos por otros. Si
uno de los miembros sufre, los demás
comparten su sufrimiento; y si uno de ellos
recibe honor, los demás se alegran con él.
• Dios no nos ha llamado a dividir. Nos
ha llamado a multiplicar.
1 Pedro 3:8-9 – En fin, vivan en armonía los
unos con los otros; compartan penas y
alegrías, practiquen el amor fraternal, sean
compasivos y humildes. No devuelvan mal
por mal ni insulto por insulto; más bien,
bendigan, porque para esto fueron
llamados, para heredar una bendición.
La Disposición Mental del Reino
Efesios 4:11-12 – El mismo constituyó a
unos, apóstoles; a otros profetas; a otros,
evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a
fin de capacitor al pueblo de Dios para la
obra de servicio, para edificar el cuerpo de
Cristo.
• No todos los creyentes son llamados a
estar en una oficina del ministerio, pero
todos si están llamados a servir.
• Las oficinas del ministerio tienen la
responsabilidad de enseñar y equipar a
los santos
Ministro
• Alguien que sirve.
• Un delegado o cuerpo de quien gobierna y
envía al ministro.
• Un representante diplomático (como
embajador) acreditado a la corte o una sede
de gobierno de un estado extranjero.
Marcos 16:15 – Les dijo: “Vayan por todo el
mundo y anuncian las buenas nuevas a
toda criatura.”
1 Cor. 1:22-23 – Los judíos piden señales milagros y
los gentiles buscan sabiduría, mientras que nosotros
predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es
motive de tropiezo para los judíos, y es locura para
los gentiles, pero para los que Dios ha llamado, lo
mismo judíos que gentiles Cristo es el poder de Dios
y la sabiduría de Dios. Pues la locura de Dios es más
sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios
es más fuerte que la fuerza humana.
Vaya y Haga Discípulos
Romanos 10:14-15 – Ahora bien, ¿cómo
invocarán a aquel en que no han creído? ¿Y
cómo creerán en aquel de quien no han oído?
¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? ¿Y
quien predicará sin ser enviado? Así está
escrito: “¡Qué hermoso es recibir al mensajero
que trae buenas nuevas!”
2 Timoteo 4:2-5 – Predica la palabra;
persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno;
corrige, reprende y anima con mucha
paciencia, sin dejar de enseñar.
1 Pedro 3:15-16 – Más bien, honren en su
corazón a Cristo como Señor. Estén siempre
preparados para responder a todo el que las
pida razón de la esperanza que hay en
ustedes.
Pero háganlo con gentileza y respeto,
manteniendo la conciencia limpia, para que
los que hablan mal de la buena conducta
de ustedes en Cristo, Se avergüencen de
sus calumnias.
El Fruto del Espíritu – Pero el Fruto del
Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia,
amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y
dominio propio. No hay ley que condena
estas cosas.
Juan 4 - La mujer al pozo
Descargar

Presentación de PowerPoint