Como demostrar nuestro Amor a
los Hermanos
Clase No. 4
Primeros pasos No. 2
Introducción:
No podemos conformarnos con amar a
nuestros hermanos en el fondo del
corazón o meramente con palabras.
 Tenemos que demostrarles nuestro amor,
que ellos estén convencidos de que los
amamos, de que pueden acudir a nosotros
para cualquier cosa, con toda libertad,
como acudirían a un hermano, un padre o
mejor, a un verdadero Cristiano.


El (Jesucristo) entregó su vida por nosotros; y
en esto hemos conocido el amor; ahora
también nosotros debemos dar la vida por
los hermanos. Hijitos, no amemos con puras
palabras y de labios para afuera, sino de
verdad y con hechos. 1 Juan 3:16,18

Una de las primeras formas de
demostrar a nuestros hermanos el amor,
es sirviéndolos. Pero para tomar nuestro
lugar en el Cuerpo de Cristo, con el fin
de servir mejor a nuestros hermanos,
tenemos antes que:

Orar

Convertirnos

Unirnos con Dios.
Orar

Debemos orar para que
el Señor nos indique en
que debemos servir y
como vamos a emplear
lo que Dios nos ha dado
para ellos, especialmente
los carismas, que ya
sabemos que son un
regalo de Dios para su
Iglesia.
Romanos 12:6-8
Convertirnos

Para relacionarnos con los hermanos,
necesitamos una conversión profunda, lo
cual significa cambiar de dirección, volver
al camino, volverse hacia Dios. Esta
Conversión tiene que ser sincera, interna
y verdadera, pues al Señor no le gustan
las cosas exteriores o apariencias.

Necesitamos un cambio total de actitud
hacia los demás, cambio que nos llenara
de amor, de entrega, de generosidad y que
por tanto evitara los chismes, las criticas,
los egoísmos, etc.
Unirnos con Dios
Debemos unirnos al Padre, con Jesús, por
medio de su Espíritu, dejando que este
nos guie y siguiendo dócilmente sus
inspiraciones para construir el Cuerpo de
Cristo, su Iglesia, del cual El es la Cabeza.
 Esta unión con Dios nos hará canales, en
los cuales podrá trabajar a su gusto,
piedras vivas que El podrá usar en la
construcción y edificación de la Iglesia.


Debemos amar a nuestros hermanos con
un amor cariñoso, cálido como el amor de
Cristo. El nos ama tal y como somos, nos
respeta y nunca nos manipula ni nos
fuerza.
Cuando no amamos a nuestros hermanos,
hacemos lo contrario de lo que hizo Jesús,
que nos amo hasta el extremo.
 Las obras de la carne se oponen siempre al
amor con iras, rencillas, divisiones,
discusiones, envidias, etc.

Por eso, renuncien a la mentira y digan siempre la
verdad a su prójimo, ya que todos somos miembros, los
unos de los otros. Si se enojan, no se dejen arrastrar al
pecado ni permitan que la noche los sorprenda enojados,
El que robaba, que deje de robar y se ponga a trabajar
honestamente con sus manos, para poder ayudar al que
está
necesitado.
No
profieran
palabras
inconvenientes; al contrario, que sus palabras sean
siempre buenas, para que resulten edificantes cuando
sea necesario y hagan bien a aquellos que las escuchan.
No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, que los
ha marcado con un sello para el día de la redención.
Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los
insultos y toda clase de maldad. Por el contrario,
sean mutuamente buenos y compasivos,
perdonándose los unos a los otros como Dios los
ha perdonado en Cristo.
Efesios 4:25-32
Jesús tiene que sanar nuestras relaciones
en la comunidad. Un mal muy grande es
discutir sobre cosas sin importancia y ser
chismosos.
 Si vemos que alguien hizo algo malo,
debemos llamarlo a solas, reprenderlo con
Amor, y así lo ganamos.

Para Amar a nuestro hermano y
demostrárselo tenemos que:
Acoger. Es decir, que
todo el que se acerque a
nosotros, lo recibamos
con cariño, amabilidad y
una sonrisa.
 Romanos
15,7 Sean
mutuamente acogedores,
como Cristo los acogió a
ustedes para la gloria de
Dios.

Perdonar las injurias, ofensas y faltas de
atención del hermano. Pero para perdonar,
tenemos que aprender a Amar.
 Debemos considerar nuestra vida como una
escuela en la cual aprendemos a amar. Es por
Amor por lo que seremos juzgados, si
reprobamos en esa escuela, perdemos todo.


Dios no nos premiara con la vida eterna
por hablar en lenguas, ni por expulsar
demonios, sino por hacer nuestras buenas
obras de misericordia.
... y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su
izquierda. Entonces el Rey dirá a los que están a su
derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen
posesión del reino que ha sido preparado para
ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve
hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y
ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes
me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me
vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme.
Estuve en la cárcel y me fueron a ver…El Rey
responderá: «En verdad les digo que, cuando lo
hicieron con alguno de los más pequeños de estos
mis hermanos, me lo hicieron a mí.»
Mateo 25, 35-40
Dar
Dar no quiere decir únicamente dar a los
demás dinero o cosas que nos sobran.
 Dar consiste en darse uno mismo, con
todo nuestro tiempo , dones, carismas y
todo lo que el Señor nos da.

Los apóstoles Pedro y Juan,
un día vieron a un tullido y
le dijeron que no tenían ni
oro ni plata, pero que lo
que tenían se lo daban, y en
el nombre de Jesús hicieron
que el tullido caminara.
Hechos 3:1-8
El Señor nos tiene que
enseñar a Dar, no lo que
nosotros pensamos que
debemos dar, sino lo que
necesita verdaderamente el
hermano(a).

A veces somos tan “Maduros” o sea tan
poco niños, que no sabemos querer ni
demostrar nuestro cariño. A veces el
hermano necesita un apretón de manos,
un abrazo, un beso, a veces hasta un “te
quiero en el nombre del Señor” y
nosotros somos incapaces de hacerlo.
Pidámosle al Señor que nos quite las
inhibiciones y que sepamos darnos en el Amor,
aunque se burlen de nosotros, aunque no lo
agradezcan, como El nos enseño a dar todo,
hasta la vida.
Santiago 2: 14-17. Hermanos, si uno dice que
tiene fe, pero no viene con obras, ¿de qué le sirve?
¿Acaso lo salvará esa fe? Si un hermano o una
hermana no tienen con qué vestirse ni qué comer,
y ustedes les dicen: «Que les vaya bien, caliéntense
y aliméntense», sin darles lo necesario para el
cuerpo, ¿de qué les sirve eso? Lo mismo ocurre con
la fe: si no produce obras, es que está muerta.

Esto no quiere decir que nos convirtamos
en
una
Comunidad
demasiado
demostrativa (Que caiga en la Hipocresía
o Banalidad), pero si una Comunidad
Unida, Fraternal, Cálida, de la que todos
puedan decir: “Vean como se aman”. Juan
13:34
Que Siempre haya un reflejo del Señor en
nosotros, que nadie quede triste por
habernos tratado .
 Para esto tenemos que llenarnos de El y
antes de ir y hablar de Dios a los
hermanos, tenemos que hablarle a Dios
de ellos, es decir, tenemos que orar por
ellos, por todos, especialmente por
aquellos que han hecho algo que no nos
ha gustado, aunque sea contra nosotros.

Que nuestro testimonio, en esta
Comunidad, sea nuestra paciencia, perdón,
alegría y actitud Cristiana.
Tarea:
Memorizar:
1 Juan 3: 16-18
Romanos 15: 1-2
Tener un gesto de Gratitud o Aceptación
con algún hermano de la Comunidad con
quien
no
hayamos
convivido
anteriormente.
Descargar

Como demostrar nuestro Amor a los Hermanos