© Bernardino Lumbreras - Zaragoza
LA EXÉGESIS (Jn 9, 1-7)
LA ICONOGRAFÍA
LA CURACIÓN DEL CIEGO DE
NACIMIENTO
Estudio exegético
Jn 9, 1-7
¿DE DÓNDE VENIMOS?




Los capítulos 7-10, 21 se desarrollan durante la
fiesta de Sukkot y en el entorno del Templo (9, 7).
El día octavo de la fiesta forma parte de la misma,
tiene una solemnidad especial y es llamado “el
último día de la fiesta” (Jn 7, 37).
La cifra 8 nos habla de la plenitud que está por
llegar; el día octavo de Sukkot expresa la finalidad
de toda la fiesta.
Jesús se ha identificado como “luz del mundo” (8,
12)
Vio, al pasar, a un hombre ciego
de nacimiento. (v. 1)





Jesús ve a un ciego.
En el AT la ceguera indica obcecación voluntaria
resultado del pecado.
Fue un suceso ocasional.
El hombre había nacido ciego y permanecía ciego.
El hombre no puede ver a Jesús.
Y le preguntaron sus discípulos: «Rabbí,
¿quién pecó, él o sus padres, para que haya
nacido ciego?» (v. 2).


Los discípulos también ven al ciego.
Aprovechan para preguntar a Jesús por una
creencia popular judía.
Respondió Jesús: «Ni él pecó ni
sus padres; (v. 3a)



La respuesta de Jesús es clara.
Va en contra de la tradición hebrea.
Con la respuesta, Jesús termina
bruscamente el tema del pecado (el tema de
los discípulos).
es para que se manifiesten en él
las obras de Dios. (v. 3b)



¿Está ciego para que Jesús lo pueda curar?
¿Es un Dios cruel que hace padecer ceguera
durante años a un hombre para que su Hijo pueda
realizar un milagro?
Las circunstancias de la vida deben leerse en el
contexto de la obra de Dios.
Tenemos que trabajar en las obras del que me ha
enviado mientras es de día; llega la noche, cuando
nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo,
soy luz del mundo.» (vv. 4-5)




Jesús introduce el tema del capítulo: Él.
Contrapone día y noche, luz y tinieblas.
Un nuevo Ego eimi.
El momento es apremiante: no siempre
estará.
Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con
la saliva, y untó con el barro los ojos del ciego
y le dijo: (v. 6)



Jesús escupe en la tierra (junta una parte de
él con el sustrato de la vida). Se parece a Mc
8, 23.
El barro recuerda la creación del primer
hombre. Representa al pueblo hebreo.
El ciego es ahora más ciego.
«Vete, lávate en la piscina de Siloé» (que quiere
decir Enviado). El fue, se lavó y volvió ya
viendo. (v. 7)





Interviene Jesús que da la orden al ciego.
Interviene el evangelista que explica el significado de
Siloé.
Interviene el ciego que obedece y es curado.
Junto al barro aparece un nuevo elemento: el agua.
Representa el bautismo de la comunidad cristiana.
El que se empecina en ver con los ojos hebreos es
doblemente ciego. Sólo el cristiano puede ver a Jesús.
LA CURACIÓN DEL
CIEGO DE NACIMIENTO
“La curación del ciego”
Duccio di Buoninsegna
Predela posterior de “La Maestá”
Altar mayor. Catedral de Siena (Italia)
PODEMOS DIVIDIR LA TABLA
EN TRES ESPACIOS:
 El encuentro entre Jesús y el ciego (v. 6).
 El ciego que se lava en la piscina (v. 7b).
 Los espectadores (vv. 2. 8ss.)
El ciego tiene una actitud de pasividad,
como corresponde con el texto joánico.
La mano derecha del ciego demuestra
que es un suceso ocasional, que no se
espera la acción de Jesús.
Jesús es presentado en el momento de
ponerle el barro mezclado con su saliva,
en los ojos. Por tanto, su actitud es
activa.
Ahora, el ciego es más ciego.
Nadie parece darse cuenta de lo que está
sucediendo y, todavía menos, el ciego.
Se nos presenta ahora al ciego acudiendo
a la piscina de Siloé (v. 7).
La piscina, que tiene escaleras para
sumergirse en ella, se presenta en realidad
como un abrevadero. Esto es necesario
para que la actitud del ciego sea la de estar
de pie.
Estar de pie significa estar dispuesto a la
acción: el ciego dará testimonio de Jesús
inmediatamente.
En este momento la actitud del ciego
cambia: alaba a Dios y ha dejado el bastón
a un lado.
Jesús le dice al ciego que
vaya y va.
Buoninsegna representa de
pie al ciego porque quiere
expresar que la actitud del
creyente es activa.
LOS ESPECTADORES
Los Apóstoles
están atentos a la
acción del Señor.
Podemos
reconocer a Juan
(vestido de rojo y
sin barba),
a Pedro (a la
derecha de
Jesús, calvo y
viejo) y
a Tomás (con el
dedo levantado
recordando Jn
20, 27).
El resto de los
espectadores
quedan sin
identificar.
Podrían ser el
resto de los
Apóstoles (todos
suman doce) o las
personas que
presencian el
signo.
Uno de los acompañantes de Jesús mira
directamente al espectador del cuadro.
Se trata de una forma de llamar la atención pero...
¿Qué dices tú
(espectador) de todo
esto?
El ciego ya hace algo,
¿qué vas a hacer tú?
Descargar

historia_de_un_encuentro