7º Mandamiento.
NO ROBAR
El 7º mandamiento
nos prohíbe tomar
o retener
injustamente los
bienes del prójimo.
También prohíbe
perjudicar, de
cualquier modo, al
prójimo en sus
bienes.
“No robarás”.
Ex 20, 15
Mt 19, 18
El 7º mandamiento
prohíbe el robo, es
decir, la usurpación de
los bienes ajenos en
contra de la voluntad
de su dueño; y prohíbe
también retener los
bienes robados o
injustamente
adquiridos.
Acab y la viña de Nabot. 1 Rey 21, 1-29
El ciudadano ha de tener
siempre presente el destino
universal de los bienes de la
Tierra. De estos bienes los
hombres (las naciones) son
administradores, no dueños
absolutos (sólo el Creador es
dueño y Señor de todos los
bienes y riquezas de la Tierra).
También hay que recordar el
derecho que tiene el hombre a
la propiedad privada, pero
siempre condicionado al bien
común y primordial del
destino universal que tienen
todos los bienes.
“Ved que os he dado toda hierba de semilla y
todo árbol…; para todos vosotros servirán de
alimento”.
Gn 1, 26-29
LOS JUEGOS DE AZAR, APUESTAS…
No son en sí mismos contrarios a la justicia. Son
inmorales cuando se hacen trampas en los juegos. Es
inmoral el jugar cuando se expone el ser humano a
perder fuertes cantidades de dinero, privando así a la
familia de cubrir las necesidades vitales.
RESPETO A LA NATURALEZA
Los bienes de la naturaleza (bosques,
jardines, ríos, animales…) están destinados al
disfrute de todos los hombres. Causar daños
en los bienes comunes es pecado grave.
Gn 1, 28-31
“Abres Tú la mano y sacias a todo viviente”.
Sal 145, 16
Descargar

Diapositiva 1 - Presentaciones del Catecismo -