¿
A
QUIÉN
IREMOS?
A lo largo del camino de nuestra vida,
nos encontramos con muchas encrucijadas,
en que debemos hacer una ELECCIÓN:
Debemos tomar un camino y dejar el otro…
¡Qué importante es, en esos momentos,
el testimonio seguro de alguien que sabe lo que quiere!
Las lecturas nos dan dos testimonios muy significativos:
Josué y Pedro.
La 1ª Lectura narra
la ELECCIÓN de Israel:
Yahvéh o los ídolos. (Jos 24,1-2.15-18)
tras la larga peregrinación
a través del desierto y la toma
de la Tierra Prometida,
Josué convoca al Pueblo y lo
pone ante una ELECCIÓN:
"ESCOGED a quién queréis
servir: a los dioses del lugar,
o al Dios que nos liberó de
Egipto e hizo Alianza con
nosotros? Yo y mi casa
serviremos al Señor".
Ante el testimonio fuerte
de Josué, el pueblo no se dejó
llevar por la tentación de una
religión más fácil de los
cananeos, por lo contrario
renovó su fidelidad al Dios de
sus padres.
En la 2ª Lectura, Pablo habla del amor conyugal,
como señal del amor de Cristo a su Iglesia.
Los esposos deben elegir: Amor o egoísmo. (Ef 5,21-32)
Como Cristo y la Iglesia forman un solo cuerpo, así marido
y esposa, comprometidos en una comunidad de amor,
forman un solo cuerpo. El hogar cristiano debe ser señal
y reflejo de la unión de Cristo con su Iglesia.
El Evangelio narra la ELECCIÓN
de Pedro y de los Apóstoles. (Jn 6,60-69)
El texto es la conclusión del discurso
del “Pan de la vida", que provoca una
profunda crisis entre los discípulos…
Ante Jesús y sus palabras, tienen que
hacer una ELECCIÓN:
Seguir o abandonar a Jesús...
- Cristo había hecho el
milagro de la multiplicación
de los panes…
- El Pueblo entusiasmado
quiere proclamarlo
rey…
- Cristo pide
un gesto de fe:
creer o no en Él...
aceptar o no
su propuesta...
Buscar solo el pan material
o escoger el Don del Pan
de la vida...
Como alimentó al pueblo
con el pan material…
así también daría otro pan
que sería su proprio
cuerpo (la Eucaristia).
- El pueblo se
escandaliza… no acepta…
hasta los discípulos
murmuran:
"Este modo de hablar es
inaceptable, ¿quién puede
hacerle caso?..."
Muchos se retiran y
lo abandonan…
-Jesús no cambia su
lenguaje, exige fe.
La fe puede ser aceptada
o rechazada, mas no
"negociada"...
Sin la fe, no entenderían
las palabras y las signos…
Por eso, pregunta a los
doce: “¿También vosotros
queréis marcharos?"
- Ante ese desafío, aparece
el bello testimonio de
Pedro:
“Señor, ¿a quién vamos a
acudir? Tú tienes palabras
de vida eterna."
La actitud segura de
Pedro disipa las dudas
de los demás apóstoles,
y todos permanecen fieles
junto a su Maestro.
Nuestra elección
- En el día del Bautismo, hicimos nuestra elección... Y todos los días
somos convidados por Jesús a construir nuestra existencia
sobre los valores del amor, del servicio, de compartir con los hermanos,
de la sencillez, de la coherencia con los valores del Evangelio...
- Pero todos los días estamos tentados a construir nuestra vida
en los valores del poder, el éxito, la ambición, los bienes materiales...
Hay momentos en que debemos hacer también nuestra ELECCIÓN...
CRISTIANO es quien escoge a Cristo y lo sigue...
Para ello, debe ser educado en el pensamiento de Cristo,
ver la historia como Él, juzgar la vida como Él,
escoger y amar como Él, esperar como Él enseña,
vivir en Él la comunión con el Padre y el Espíritu Santo.
Señor, ¿a quién vamos a acudir?
Tú tienes palabras de vida eterna: nosotros creemos.
+ HOY vemos muchos católicos dejando la religión
y estamos preocupados... ¿De quién es la falta?
¿De la Iglesia que bautiza? ¿De los padres que no viven la vida cristiana?
¿De la comunidad que no evangeliza o no testimonia su fe?
* ¿Tendrías tú la misma convicción firme de Josué... :
“Aunque todos te abandonen, yo y mi familia, no...“?
¿O la misma firmeza de Pedro?
“Señor, ¿a quién vamos a acudir? ¡Tú tienes palabras de vida eterna"!
+ ¿Qué tipo de cristiano
pretendes ser?
¿Qué tipo de religión
pretende seguir?
- Una religión REVELADA
por Dios, que tú acoges
generosamente...
- o una religión CREADA
por los hombres,
porque atiende mejor
a sus intereses personales.
En el Evangelio de hoy,
Jesús no parece estar
tan preocupado con el número
de discípulos
que continuarán siguiéndolo.
Prefiere perder los discípulos
a renunciar a la Misión
que ha recibido del Padre.
El Reino de Dios no es un concurso de popularidad...
Muchos piensan que, "suavizando" las exigencias
del Evangelio, serían más fácilmente aceptado
por los hombre de nuestro tiempo...
Lo que debe preocuparnos no es tanto lo número de personas
que van a la iglesia, sino el grado de autenticidad con que
vivimos y testimoniamos en mundo la propuesta de Jesús.
Dos
caminos
¿hacia dónde estás yendo?
Y nosotros a ¿quién iremos?
Si aún estuviéramos indecisos en nuestra elección,
recordemos las palabras de Pedro:
"Señor, ¿a quién iremos?,
solo tú tienes palabras de vida eterna…"
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 23.08.2015
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por:
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración:
Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción:
P. José Luis Uranga CMF
Música:
Só tu tens Palavras de vida
M.: Pe. José Weber
http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Diapositiva 1