Vivimos en un
tiempo en que
los Valores
de la familia
son ignorados
por muchos
u olvidados.
Las lecturas
hablan de la
dignidad del
Matrimonio
cristiano,
dentro del
maravilloso
PLAN
DE DIOS...
La 1ª Lectura presenta a Dios creando al Hombre y a la Mujer,
para complementarse, para ayudarse, y para amarse.
(Gn 2,18-24)
El texto no es un reportaje de hechos, sino una CATEQUESIS:
1) El Origen de la vida y del hombre está en Dios...
2) La soledad es una experiencia terrible para la persona humana.
- ADÁN, a pesar de poseer el dominio sobre todas las criaturas,
no está plenamente realizado. Siente profunda SOLEDAD.
Le falta alguien con quien compartir la vida y la felicidad.
- DIOS llena su soledad, creando entonces a la mujer,
dotada de la misma naturaleza y de la misma dignidad.
Es en el compartir de sus vidas en el amor, donde el hombre
encuentra la realización plena de su existencia.
3) Hombre y mujer son iguales en dignidad.
Ellos son "de la misma carne", partícipes del mismo destino.
Se completan uno a la otra y juntos completan la obra del Creador.
Esta realidad exige que hombre y mujer se respeten
y excluir cualquier actitud egoísta de dominación.
4) Unidad:
"Serán una sola
carne" una sola
persona...
Una fusión
no sólo de los
cuerpos, sino
en su totalidad:
cuerpo y alma:
con sus proyectos,
sus sentimientos,
sus ideales,
sus tendencias,
sus esperanzas,
sus amistades...
SU FE...
La 2ª Lectura recuerda
la “calidad" del amor
de Dios a los hombres.
(Hb 2,9-11)
Dios amó tanto
a los hombres, que envió
al mundo a su Hijo único.
El Hijo se solidarizó
con los hombres, participó
de su debilidad y aceptó
morir en la cruz para decir a
los hombres que la
verdadera vida está en el
amor, que se da hasta las
últimas consecuencias.
* La pareja cristiana debe
también testimoniar,
con su entrega
sin límites y con su entrega
total, el amor de Dios por la
humanidad.
En el Evangelio,
Jesús es preguntado
sobre el DIVORCIO
permitido por la ley
de Moisés en ciertos
casos, para proteger
de las arbitrariedades
del marido contra la
mujer.
(Mc 10,2-6)
- Cristo responde:
“Por vuestra terquedad dejó
escrito Moisés este precepto.
Al principio de la creación Dios
los creó hombre y mujer.
Por eso el hombre abandonará
a su padre y a su madre, es unirá
a su mujer y serán los dos una sola
carne... Lo que Dios ha unido que
no lo separe el hombre”.
- Ante la posición del
Maestro, los discípulos
quedan perplejos...
- Y Jesús concluye:
“Si uno se divorcia de
su mujer y se casa con
otra, comete adulterio
contra la primera"
* El Evangelio nos
presenta el proyecto
ideal de Dios para el
hombre y para la mujer
que se aman:
ellos están invitados
a vivir en comunión total
el uno con la otra,
unidos por un amor
que es más fuerte que
cualquier otro vínculo.
El amor de un hombre y de una mujer que se comprometen
ante Dios y la sociedad debe ser un amor eterno,
que es reflejo de ese amor que Dios tiene por los hombres.
El divorcio y la poligamia no son parte del proyecto de Dios.
Jesús reafirma la unidad e indisolubilidad del matrimonio
y condena el divorcio y la poligamia.
- En una época, en que muchos intentan destruir o
desfigurar la familia, es urgente proclamar el Plan de Dios
sobre el Matrimonio. La Familia no es una norma de la Iglesia,
es un Plan de Dios, reafirmado por Cristo.
+ El texto finaliza con una
referencia a los NIÑOS,
las mayores víctimas de
una familia rota:
- Las madres llevan sus hijos
hasta Jesús para que los
bendiga.
- Los apóstoles impacientes
intentaban impedirlo…
- JESÚS: "Dejad que los niños
se acerquen a mí: no se lo
impidáis; de los que son como
ellos es el Reino de Dios…
Y los abrazaba y
los bendecía imponiéndoles
las manos".
* Los esposos no pueden
pensar sólo en sí mismos,
olvidándose de sus hijos…
La Misión de los padres
es repetir el gesto de las
madres israelitas: llevar
sus hijos a Jesús, para
que, bendecidos por Él y
creciendo en su escuela,
conserven la inocencia
y sean un día recibidos
en el reino de los cielos,
preparado para ellos.
+ Nuestra actitud para
con los divorciados:
- Acoger, integrar,
comprender y ayudar a
los que circunstancias
de la vida les han
impedido vivir el
proyecto ideal de Dios.
- Sin renunciar al "ideal",
que Dios propone y Jesús
reafirma en el Evangelio.
La felicidad
de una familia sólo existe
cuando hay COMUNIÓN:
- entre los esposos
- con los hijos y
- también con Dios…
Recemos para que
nuestras familias sean
la familia que Dios quiere:
"Santuario de la vida" y
“Cuna del Amor y de la Fe".
P. Antonio Geraldo Dalla Costa
07.10.2012
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: É bom ter família
Pe. Antônio Maria
Cd: Bem Vindo papa da Paz
Paulina COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1