DIFERENCIAS ENTRE FORMAS DE GOBIERNO Y
FORMAS DE ESTADO
La diferencia radica en que las Formas de Estado
tienen en consideración la distribución espacial del
poder. Depende de cómo están organizados los
elementos del estado (población territorio y poder
publico) y como ejerce la soberanía la interior de ese
Estado
.
Las Formas de Gobierno en cambio hacen referencia a
la distribución funcional del poder. Se deriva de la
organización y estructura del poder publico Se crean
determinados organismos a los que se les atribuye
funciones
Las formas de Estado se clasifican en 2 clases:
ESTADO UNITARIO
El estado unitario concentra el poder político en un
único centro de decisión. En este tipo de estados, no
existe la diversidad territorial o regional, si bien el
poder central puede delegar (y revocar) competencias
a subunidades
territoriales como municipios o
provincias.
Se
establecen
unas
relaciones
jerárquicas(asimétricas) entre las instituciones
centrales y las territoriales.
 EL ESTADO COMPUESTO O FEDERAL
Es una asociación donde coexisten varios Estados,
llamados Federados, en otro Estado que los
comprende, denominado Federal con un gobierno
nacional y gobiernos interiores. En este sistema del
Federalismo existe una perfecta descentralización
política mediante el reparto de competencias entre
autoridades centrales y regionales o subnacionales, los
Estados miembros poseen todas las funciones del
poder.
Por ser formas compuestas, la soberanía se distribuye
entre la unión y los Estados que la integran, porque el
Federal es un Estado políticamente descentralizado,
con autonomía plena en sus territorios, éstos tienen su
Ley Fundamental y sus autoridades son elegidas por la
propia población
FORMAS O SISTEMAS DE GOBIERNO
 En una primera aproximación se entiende como el
conjunto de las personas que ejercen el poder
político, o sea que determinan la orientación
política de una cierta sociedad.
 Existe una segunda acepción del término que se
apega más a la realidad del estado moderno, y que
ya no indica solamente el conjunto de las personas
que detentan el poder de gobierno sino el conjunto
de los órganos a los que institucionalmente les está
confiado el ejercicio del poder, que constituyen lo
que se define como régimen político.
LA TIPOLOGÍA DE LOS REGÍMENES POLÍTICOS.
 Hasta una época relativamente reciente se hizo uso de
una tipología
heredada de Aristóteles, la cual
distinguía la monarquía, o bien el gobierno de uno
solo, la aristocracia, o bien el gobierno de pocos, la
democracia, o bien el gobierno de todos. A cada una de
estas formas puras, según Aristóteles, corresponde una
forma corrupta: la tiranía, la oligarquía, la demagogia.
 En las formas puras el gobierno es administrado en
interés general, en las corruptas en interés de quien
detenta el poder. El criterio sobre el que se funda esta
clasificación (el número de los gobernantes) es
totalmente inadecuado para captar en su esencia la
variedad de los regimenes políticos.
 El criterio pertinente que permite destacar los
caracteres esenciales de los regimenes políticos e
indicar sus tipos fundamentales está representado por
la forma como se gobierna, es decir en base a la
organización y estructura interna de los órganos del
estado y como se distribuyen las decisiones de poder
Según las distintas relaciones posibles entre el Poder
Ejecutivo y el Poder Legislativo es que se distinguen el
sistema parlamentario, el presidencial y formas mixtas
o semipresidenciales o semiparlamentarias según la
preeminencia de tal o cual órgano
El régimen parlamentario
Características
 El gobierno tiene su origen en el Parlamento. Los
ciudadanos sólo eligen a sus representantes
parlamentarios, que a su vez constituyen el Gobierno.
 El gabinete está conformado por las principales
autoridades del partido mayoritario y el Jefe de
Gobierno suele ser el líder de la mayoría
parlamentaria.
 La elección del Gabinete en el Parlamento está
determinada por el apoyo de la mayoría de
representantes. La legitimidad se pierde cuando
cambia la correlación de fuerzas y quienes fueron
mayoría ya no lo son. Se deduce que los ciudadanos
retiran su respaldo al Gabinete cuando eligen a una
mayoría que inmediatamente antes había sido
oposición. Así, las elecciones operan como
herramientas de legitimación o deslegitimación del
gobierno.
 Al provenir de la elección del Parlamento, el gobierno
responde ante él por sus actos políticos. En este caso, el
Parlamento puede censurar al Gabinete o a los
ministros separadamente.
 El régimen parlamentario ofrece un modelo en el
que el Parlamento encarga las tareas de gobierno a
un equipo (Gabinete), teniendo un calendario
electoral más sensible a las crisis de coyuntura,
permitiendo salidas institucionales y un
funcionamiento que le permite adecuar el
gobierno a las exigencias y cambios de la opinión
pública. Al cambiar de Jefe de Gobierno se suele,
por tradición y por fuerza del marco institucional,
cambiar también de política.
 En el régimen parlamentario, el gobierno que es
producto inmediato del acuerdo entre las fuerzas
políticas más representativas. Para que el modelo sea
acorde al objetivo de la gobernabilidad se requiere de
un sistema de partidos políticos sólido, con partidos
estables y actores responsables que actúen en función
de una agenda política y no de reacomodos rápidos y
cálculos de posicionamiento
 Dificultan
el
funcionamiento
del
régimen
parlamentario es el fenómeno del llamado
“transfuguismo” que remodela la composición
parlamentaria sin que medie elección alguna. En ese
contexto, un gobierno podría fácilmente perder su
mayoría y su respaldo político, con lo que se forzaría
un proceso electoral. En el Perú, el transfuguismo
cambió drásticamente la correlación de fuerzas
parlamentarias en el 2000
Régimen presidencial
Características
 El Presidente reúne las calidades de Jefe de Estado y de
Gobierno, representa al Estado y, al mismo tiempo,
ejerce la dirección de la política de gobierno. No tiene
responsabilidad política ante el Poder Legislativo, pese
a ser en los hechos quien dirige la política.
 El Presidente es elegido por sufragio universal, su
mandato no deviene del Parlamento sino directamente
del pueblo, lo que le otorga su gran fuerza y autoridad.
 El Presidente designa a sus colaboradores, que no
tienen por lo general las atribuciones de un Ministro
de Estado sino que son secretarios temáticos al servicio
del gobierno y sin responsabilidad política alguna.
 No
existiendo responsabilidad política, ni el
Presidente ni los “secretarios” pueden ser separados de
sus cargos por censura parlamentaria, se mantiene una
estricta “separación” de poderes.
 En contrapartida a la falta de responsabilidad, el
Presidente
Congreso.
generalmente
no
puede
disolver
el
 Caso Norteamericano
El Presidente tiene a su cargo un equipo de
colaboradores que se relaciona individualmente con el
gobernante, es un nexo discrecional y flexible. No es
un cuerpo colegiado y no tienen siquiera la obligación
de reunirse. Mantiene independencia respecto al
Congreso y no asumen responsabilidades políticas,
pues no refrendan actos presidenciales.
 El
régimen
presidencial
refuerza,
atavismo
monarquico, la autoridad del Presidente dándole
determinadas atribuciones, en su dinámica el
presidente está investido con la función de jefe del
gobierno y del Estado, comandante en jefe de las
Fuerzas Armadas y además el encargado de la política
exterior. (la no responsabilidad deriva del principio de
que “el rey no se equivoca”)
 Hay un equilibrio implícito en el diseño del modelo
presidencial de checks and balances, donde confluyen
elementos de control para impedir el exceso de poder
gubernamental y la tiranía parlamentaria.
 La doble legitimidad (gobierno y parlamento elegidos
cada cual por el pueblo) incide en que el Presidente y
el Congreso se encuentran en un plano de igualdad,
donde lo que se privilegia no es tanta la supuesta
eficiencia de un gobierno “unificado”, son mas bien las
articulaciones que en vez de facilitar, acotan las
operaciones unilaterales de la presidencia con una
autoridad expresamente limitada y una autorización
política repartida
 El régimen presidencial es más rígido que el
parlamentario en su calendario electoral, los
cambios de gobierno no operan en función de las
crisis sino de las fechas, lo que en otros contextos
ha podido generar problemas de gobernabilidad y
tensiones crecientes que degeneraban en golpes de
Estado. Un adelanto de elecciones sólo podría
operar como una respuesta extrema a una crisis
grave.
 En EEUU la doble legitimidad no es un problema, pero
en aquellos países que quieran acercarse más al
modelo puro se puede generar algunos desajustes
estructurales. Cuando el gobernante carece de
mayoría, en regímenes políticos frágiles y poco
institucionalizados, se puede generar un conflicto
permanente que dificulta la tarea de gobierno.
gobierno unido (70 años) y gobierno dividido
(gobierno Clinton a diferencia de Bush).
 El régimen mixto presidencial-
parlamentario
Los Estados republicanos latinoamericanos,
intentaron un modelo que le diera grandes
atribuciones a los parlamentos, pero con la
configuración de presidencias que se parecieran
más a las viejas monarquías europeas pero cuya
legitimidad de origen fuera el voto popular. Se
copiaron diversos elementos de ambos regímenes
en la creencia que la mixtura servía para la
adaptación de los sistemas de gobierno a la
realidad concreta.
 En algunos países, figuras como la interpelación o la
censura
no
fueron
procesos
dispuestos
originariamente en los textos constitucionales,
ingresaron a ellos como consecuencia de una larga
práctica política
 Si el régimen fuera presidencial puro en alguno de
los países de la región, la escasa maduración
política y la imposibilidad práctica que el
presidente disuelva el Congreso, es capaz de
generar entrampamientos graves y salidas no
institucionales.
 Al no existir un mecanismo que sirva de "fusible" o
"válvula de escape" en el régimen político para
resolver las crisis políticas, los militares
históricamente han sido recurrentemente los
actores dirimentes..
 El problema es que las crisis políticas son desgastantes
y terminan por descolocar a los partidos políticos
frente al poder. Las Fuerzas Armadas ha sabido,
durante muchos años, cambiar de papel en cada
coyuntura y asumir gobierno ante la falta de opciones
democráticas claras
 En la región andina, con algunos elementos
diferenciadores por país, lo que rige es el “régimen
mixto” o semipresidencial o semiparlamentario,
según las atribuciones de tal o cual poder del
Estado. Los presidentes son electos directamente
por sufragio universal para un periodo
determinado.
 El gobierno se ejerce en coordinación con un
Primer Ministro o Presidente de Gabinete. La
realidad muestra que en la mayoría de los casos, es
el Presidente el que afronta las crisis de coyuntura,
al margen de la responsabilidad ministerial y sin
que los “primeros ministros” sean pararrayos del
ruido y conflicto político.
 Uno de los elementos típicos del régimen mixto es que
el gobierno (generalmente el ministro que refrenda o
todo el Gabinete) es responsable ante el Parlamento.
Su permanencia en el cargo depende del voto de
confianza o de la moción de censura aprobatoria que la
asamblea legislativa emita en su tarea de control
político.
 La figura del Presidente del Gabinete Ministerial
contribuye en gran medida a darle fisonomía
parlamentaria al régimen mixto. En la mayoría de
países andinos el Presidente de Gabinete propone
a los demás ministros y el Presidente de la
República requiere de un acuerdo con él para
removerlos. Algunos países han previsto
constitucionalmente la exposición de la política
general de gobierno cuando el Gabinete asume
funciones.
 En el régimen mixto, el presidente es independiente
del Parlamento y aunque requiere su autorización en
algunas materias, ejerce funciones no delegadas por el
Parlamento. Existen excepciones, una de ellas es la
legislación delegada sobre la que el gobierno
finalmente debe dar cuenta.
 El Parlamento puede hacer pasible de responsabilidad
política a un ministro o a todo el Gabinete; El primer
ministro y los demás miembros de su Gabinete
dependen de la confianza del presidente y del
Parlamento, que puede censurarlos o no darles
confianza. Esta relación existe pese a que el Gobierno
no emana del Parlamento
 El Gobierno a su vez puede disolver el congreso de
acuerdo a las condiciones dispuestas
constitucionalmente, se suele utilizar aquella que
frente a varias y consecutivas censuras ministeriales, a
fin de evitar la anulación del Gobierno, permite al
Presidente disolver la asamblea y convocar a nuevas
elecciones parlamentarias.
 Explica Duverger que "el régimen semipresidencial
(o mixto) es producto de tres subsistemas que
están alrededor de él: el sistema cultural, el sistema
de partidos y el sistema electoral. Los cuatro
forman en conjunto el sistema político" De esta
manera la fuerza del Presidente o el crecimiento
progresivo de atribuciones del Presidente del
Gabinete, dependerán de cómo estén configuradas
las relaciones políticas en una sociedad. El sistema
de partidos y el sistema electoral son variables,
pueden definirse a partir de una hábil ingeniería
constitucional; pero la cultura política es
dominante, está más allá de la voluntad de los
actores.
 De esta manera la fuerza del Presidente o el
crecimiento progresivo de atribuciones del Presidente
del Gabinete, dependerán de cómo estén configuradas
las relaciones políticas en una sociedad. El sistema de
partidos y el sistema electoral son variables, pueden
definirse a partir de una hábil ingeniería
constitucional; pero la cultura política es dominante,
está más allá de la voluntad de los actores.
 En el modelo francés, la elección del Presidente de la
República es por medio del sufragio universal, siendo
reconocido como Jefe de Estado, cumple la función de
representar el Estado la dirección de las relaciones
exteriores y la defensa nacional.
 Asimismo designa al Primer Ministro y puede disolver
la Asamblea Nacional. El Primer Ministro asume las
funciones de Jefe de Gobierno, siendo el responsable
político de la gestión gubernamental. El diseño
constitucional permite que el Jefe de Estado y el Jefe de
Gobierno sean de diferentes partidos y se produzca la
llamada “cohabitación”.
 EL CASO PERUANO
En Peru las relaciones entre Gobierno y Parlamento
han sido por lo general problemáticas, llenas de baches
creados la legitimidad dual, dado que los ciudadanos
eligen por un lado al Gobierno y por el otro al
Congreso, cuando el primero carece de mayorías se
suele generar roces en escalada.
El Gobierno de Bustamante y Rivero (1945-1948) cedió
al peso de la oposición, fenómeno que se repitió
durante el primer gobierno de Fernando Belaunde
(1963-1968). Hay quienes sostienen que la falta de
mayoría en el Senado incidió, entre otras cosas, en el
hecho de que Alberto Fujimori rehuyera todo diálogo
con el Congreso y procediera a su disolucion.
 Según el esquema de la Constitución del 93 que
conserva el regimen politico de la carta del 78, el
Presidente es elegido directamente por el pueblo, con
la posibilidad de una segunda vuelta. El problema es
que la primera elección es general y define la mayoría
parlamentaria. En el ballotage no necesariamente
quien logró mayoría en el Congreso será electo.
 El texto constitucional, establece vínculos de tipo
parlamentario entre el Gobierno y el Congreso.
Efectivamente, el Consejo de Ministros en pleno o los
ministros por separado pueden concurrir a las sesiones
del Congreso y participar en sus debates con las
mismas prerrogativas que los parlamentarios, salvo la
de votar si no son congresistas. Concurren también
cuando son invitados para informar.
 Asimismo, el Presidente del Consejo o uno, por lo
menos, de los ministros concurre periódicamente a
las sesiones plenarias del Congreso para la estación
de preguntas. Dentro de los treinta días de haber
asumido sus funciones, el Presidente del Consejo
concurre al Congreso, en compañía de los demás
ministros, para exponer y debatir la política
general del gobierno y las principales medidas que
requiere su gestión. Plantea al efecto cuestión de
confianza.
 La Constitución plantea el refrendo de los actos
presidenciales. De este modo, los ministros son
individualmente responsables por sus propios actos y
por los actos presidenciales que refrendan.
 Todos los ministros son solidariamente responsables
por los actos delictivos o violatorios de la Constitución
o de las leyes en que incurra el Presidente de la
República o que se acuerden en Consejo, aunque
salven su voto, a no ser que renuncien
inmediatamente. Se mantiene la interpelación como
uno de los principales mecanismos de control político
 El régimen mixto y el presidencial nutren los
desencuentros, pues carecen de mecanismos que
estimulen
alianzas
permanentes
y
diálogos
productivos entre el Gobierno y la oposición política.
El problema no radica en el régimen político por el que
opta la Constitución, sino en la conjugación de
disímiles elementos de la tradición política.
 El régimen presidencial es funcional en Norteamérica
debido a las peculiaridades del juego político, al
bipartidismo tendiente hacia el centro y a la alta
institucionalización del poder. El Presidente está
presente, pero no existe la creencia generalizada de
que sin él el engranaje político y administrativo se
detiene, las cosas marchan porque por encima de los
personajes rigen las instituciones.
 En América Latina en general, la falta de
cooperación política se acompaña de una excesiva
expectativa en el trabajo presidencial, de la
fragmentación del sistema de partidos y de la
escasa institucionalización de éste. Contribuyen a
la debilidad de la democracia, además, la
polarización política o ideológica del sistema de
partidos en algunos casos o la incapacidad para
tomar acuerdos básicos en otros, la concepción de
la política como un tema eminentemente electoral
(competencia).
 Los regímenes políticos no son los que generan los
problemas, sin embargo, ellos pueden contribuir a
salidas institucionales y preventivas, dirigidas a
preservar la democracia en circunstancias críticas.
 La “Constitución Histórica”, implícita en las prácticas
políticas y de interrelación entre poderes ejecutivos y
parlamentos representa un núcleo duro. En esa lógica,
si el sistema se sostiene en el Presidente de la
República, de nada sirve apostar por otra opción, la
cual sería inviable por ser ajena a la tradición
constitucional y social.
Se hace necesario que la práctica concentradora
presidencial,
parte
de
la
cultura
política
latinoamericana se adapte en distribuir las tareas
presidenciales en la figura de un Primer Ministro, aún
cuando ello se verifique por delegación presidencial.
Descargar

Diapositiva 1 - lucciolatrajtman