Introducción
En la biblia se narra una de las historias más fascinantes, la misericordia
que ejerció David sobre uno de los parientes que sobrevivió a su amigo
Jonatán.
La enseñanza radica en que nuestra vida puede cambiar, aceptando la
invitación de Jesús.
Esta historia nos ilustrará muy bien lo que Jesús quiere hacer con
nosotros por medio de la gracia de Dios.
El pacto entre David y Jonatán
¿Qué es un pacto?
Es una alianza o convenio entre dos partes, en este caso, David y
Jonatán (Hijo del Rey Saúl).
¿Cómo comenzó la amistad entre
David y Jonatán?
1 Samuel 20:1-2
1 Después David huyó de Naiot en Ramá, y vino delante de Jonatán,
y dijo: ¿Que he hecho yo? ¿Cuál es mi maldad, o cuál mi pecado contra
tu padre, para que busque mi vida?
2 El le dijo: En ninguna manera; no morirás. He aquí que mi padre
ninguna cosa hará, grande ni pequeña que no me la descubra; ¿Por qué,
pues, me ha de encubrir mi padre este asunto? No será así.
I Samuel 20:15-16
15 Y no apartarás tu misericordia de mi casa para siempre. Cuando Jehová
haya cortado uno por uno los enemigos de David de la tierra, no dejes que
el nombre de Jonatán sea quitado de la casa de David.
16 Así hizo Jonatán pacto con la casa de David, diciendo: Requiéralo Jehová
de la mano de los enemigos de David.
Recordando el pacto
• Jonatán tenia un hijo que se llamaba Mefi-boset.
• David ya siendo rey preguntó a Siba, siervo de Saúl, si existía alguien en
la casa de Saúl, a quién él pudiera agradar.
• Siba le habló de Mefi-boset, quien fue escondido en Lo-debar.
• Mefi-boset fue mandado a buscar por David.
2da. Samuel 9:7-8
7 Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia
por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl y tú comerás
siempre a mi mesa.
8 Y él inclinándose, dijo: Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto
como yo?
1 Timoteo 4:8
8 porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para
todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.
Esta historia de Mefi-boset
no termina aquí
• David huye de su hijo Absalón.
• Luego de la muerte de su hijo Absalón, David recobra el reinado.
• Al término de cada guerra, los siervos del rey acostumbraban a rendirle cuentas.
2da-. Samuel 16:3-4
3 Y dijo el rey: Dónde está el hijo de tu señor?
Y Siba respondió al rey: He aquí él se ha quedado en Jerusalén, porque ha
dicho: Hoy me devolverá la casa de Israel el reino de mi padre.
4 Entonces el rey dijo a Siba: He aquí, sea tuyo todo lo que tiene Mefi-boset.
Y respondió inclinándose: Rey señor mío, halle yo gracia delante de ti.
Mefi-boset le rinde cuentas al rey
2da. Samuel 19:25-30
25 Y luego que vino él a Jerusalén a recibir al rey, el rey le dijo: Mefi-boset, por qué
no fuiste conmigo?
26 Y él respondió: Rey señor mío, mi siervo me engañó; pues tu siervo había dicho:
Enalbárdame un asno, y montaré en él, e iré al rey; porque tu siervo es cojo.
27 Pero él ha calumniado a tu siervo delante de mi señor el rey; mas mi señor
el rey es como un ángel de Dios; haz pues, lo que bien te parezca.
28 Porque toda la casa de mi padre era digna de muerte delante de mi señor el rey,
y tú pusiste a tu siervo entre los convidados a tu mesa. ¿Qué derecho, pues, tengo
aún para clamar más al rey?
29 Y el rey le dijo: Para qué más palabras? Yo he determinado que tú y Siba os
dividáis las tierras.
30 Y Mefi-boset dijo al rey: Deja que él las tome todas, pues que mi señor el rey
ha vuelto en paz a su casa.
¿Ha pensado en la acción de Mefi-boset?
¿También habría yo dicho esto? ¿O me habría enojado y pensado: "¿Porqué
sólo la mitad? ¡A mí me corresponde todo!"?
El Pacto de Gracia
Nosotros vivimos en una esfera desafiante pero hay un pacto entre Dios y
el hombre y ese pacto es de sangre, porque la biblia dice que sin derramamiento de
sangre no habría perdón de pecados.
Hebreos 9:22
Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre
no se hace remisión.
Dios quiere morar en nosotros abrámosle nuestros corazones, él quiere
entregarnos todo lo que el pecado nos ha quitado, no rechacemos su invitación.
Conclusión
Dios quiere darnos una posición única, nos invita a su mesa, y no toma en cuenta
nuestras condiciones.
Nosotros somos como Mefi-bóset, quienes hemos visto muchos sueños frustrados,
nuestras vidas quebrantadas y hemos procurado estar lejos, como si no quisiéramos
ser encontrados. Pero Dios nos conoce, quiere traernos a su lado, quiere darnos
privilegios, sentarnos a su mesa, y darnos una condición que nunca esperábamos.
En este día Jesús insiste en invitarte a la mesa con él.
Apocalipsis 3:20
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré
a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Descargar

El Rey te mando a llamar - Iglesia Evangélica de