Jesús Sana al Siervo del Centurión
Presentando el arte de Henry Martin
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
En Capernaum vivía un centurión, oficial del ejército
romano, que comandaba cerca de cien hombres.
El centurión tenía
un siervo que
estaba muy
enfermo. Era
paralítico y sentía
mucho dolor.
Cuando Jesús entró en Capernaum, el centurión fue a él
y le dijo: ”Señor, mi criado está postrado en casa con
tanto dolor que no puede moverse."
“Yo iré y lo sanaré,” le respondió Jesús.
Pero el oficial le dijo: “Señor, no soy digno de
que entres en mi casa, solamente dí la palabra,
y mi criado sanará.”
“Tengo oficiales que
me dan órdenes y
soldados a quienes les
doy órdenes. Le dijo a
uno: Vé, y va; y al
otro: Ven, y viene; y a
mi siervo: Haz esto, y
lo hace.”
Cuando Jesús escuchó esto, estaba maravillado.
“¡Ni aún en Israel he hallado tanta fe!”
Y Jesús le dijo al oficial, “Puedes irte a tu hogar
ahora. ¡Tu fe lo ha hecho posible!”
¡En ese mismo momento, el siervo fue sanado!
Se permite el uso, libre de costo, para ser
utilizado por el ministerio.
No es permitido el publicarlo o distribuirlo para
lucrarse.
Derechos de autor © 2006 por Henry Martin y Sermons4Kids, Inc.
Todos los derechos reservados.
Descargar

Slide 1 - Sermons4kids