 La Iglesia diocesana de
Texcoco para el mejor
desarrollo de su ministerio y
ventaja de los fieles,
determinó que las parroquias
se agrupen en Decanatos.
 El decanato está
conformado por varias
parroquias vecinas, con el
fin promover mediante
actividades comunes la
acción pastoral de manera
orgánica y de conjunto.
 La organización y coordinación del decanato permite
que los párrocos o los responsables de las diversas
comisiones y dimensiones pastorales, con el apoyo del
decano, velen, impulsen y acompañen el apostolado
específico de las religiosas, religiosos y laicos que
trabajan en dicho territorio pastoral.
 El decanato es signo y realización de la
íntima unidad y colegialidad
sacerdotal; es el espacio donde
aparece el testimonio de la unidad del
ser y del quehacer de los presbíteros,
exigido por la ordenación sacramental
y por la misión común; “Los
presbíteros, constituidos por la
ordenación en el orden del
Presbiterado, se unen todos entre sí
por íntima fraternidad sacramental...
todos conspiran ciertamente a un
mismo fin, la edificación del Cuerpo
de Cristo, que, en nuestros días
señaladamente, requiere múltiples
organismos y nuevas acomodaciones.”
(PO 8).
 El decanato, con su decano al frente,
es signo de comunión y participación,
porque colabora con el Obispo, los
Vicarios Episcopales y los sacerdotes
del decanato, en la promoción y
fortalecimiento de la pastoral integral
y orgánica de acuerdo al Plan
Diocesano de Renovación Pastoral.
 Busca incansablemente la
fraterna unidad en el
desempeño de los ministerios
ordenados, de los
consagrados y laicos, y que el
decanato sea lugar de
formación y discernimiento
eclesial bajo la acción del
Espíritu Santo.
 Con la participación de los agentes de pastoral y los integrantes
del Equipo Vicarial de Animación Pastoral de su decanato, el
decano, promueve el proceso de Renovación Pastoral y la
ejecución de los acuerdos diocesanos y de las directrices
episcopales; discierne acerca de los signos de los tiempos, según la
realidad que viven en común las comunidades que integran el
decanato; y aplica los principios de complementariedad,
subsidiaridad y solidaridad en la acción pastoral parroquial.
El decano:
 Anima y apoya la conducción del
Plan Diocesano de Renovación
Pastoral entre las parroquias de su
decanato.
 Anima a los presbíteros de su
decanato a participar en las
reuniones.
 Fomenta la unidad de criterios
pastorales en el decanato y entra
en comunión con los otros
decanatos que conforman la
vicaría.
El decano:
 Está atento a la situación,
condiciones y problemas
pastorales del decanato.
 Es miembro del Equipo
Vicarial de Animación
Pastoral (EVAP).
 Participa en las reuniones de
la Vicaría Episcopal.
 Preside las reuniones de
decanato.
Descargar

Descargar PPT - Diócesis de Texcoco