De Adelita a Los de Abajo
Fernando Álvarez
Vigencia de la Revolución
Han pasado ya casi 100 años desde que el
pueblo mexicano, liderado por Francisco
Madero, se levantó en armas en 1910 para
acabar con la dictadura de Porfirio Díaz.
Desde entonces hasta hoy, muchos han
sido sus mitos y sus símbolos. Sin
embargo, y a diferencia de otras
revoluciones más cercanas al momento
presente, la Revolución Mexicana resulta
plenamente vigente en nuestros días.
Entre las posibles razones, destacan:
Razones :
Fue la primera revolución moderna de la historia,
anterior en unos años a la revolución rusa, donde
las masas, campesinos y obreros, se atrevieron a
darle la vuelta a la tortilla.
La presencia de la mujer como figura principal de
la revolución.
Los lemas e ideales entonces acuñados se han
utilizado posteriormente en diferentes
levantamientos y revoluciones, sobre todo en
América Latina, llegando a ser plenamente
vigentes y actuales en los días que vivimos.
Más razones :
La literatura, el arte y, sobre todo, la música
tradicional se han encargado de documentar los
hechos acaecidos hace ahora un siglo,
conservándolos en la memoria colectiva, no ya
sólo del pueblo mexicano, sino del conjunto de los
pueblos de habla hispana
La música y la literatura actual siguen alimentando
los mitos de la Revolución. Dos ejemplos:
- el best-seller de Laura Esquivel, “Como agua
para chocolate”
- el grupo mexicano actual “Los de abajo”, que
toma su nombre de la obra literaria de Mariano de
Azuela, publicada en 1916
Visión romántica
Lejos de presentarse como un hecho
sangriento y dramático, la revolución
mexicana presenta una visión idealizada,
enmarcada por un halo de alegría popular,
erotismo y picardía.
Desde el cancionero hasta best-sellers
como la citada obra de Laura Esquivel,
pasando por los grabados de Guadalupe
Posada y las fotografías de la época, hay
una serie de imágenes estereotipadas
entre las que destaca sin duda la figura de
la soldadera.
La figura de
la soldadera
Mujer soldado, novia, amante, puta o
cocinera de las tropas, lo cierto es que se
trata de una mujer ”de armas tomar”, un
personaje de carácter, una figura central
en esa idealización de la revolución
conservada en la memoria colectiva.
La soldadera
Corrido popular
Vente conmigo, vente mi Juana,
que la campaña ya va a empezar.
Serán tus ojos mi solo abrigo
y al enemigo sabré matar.
Mi Juana, no oyes ya los clarines
cómo vibrantes tocan reunión?
De los caballos flotan las crines
y está en maitines mi corazón.
La soldadera
Corrido popular
Voy con orgullo tras mi bandera
y te aseguro que he de triunfar.
Si está repleta mi cartuchera
mi soldadera me ha de animar.
Si me atraviesan en el combate
y muerto queda mi zapador,
recoge mi alma, busca el empate,
aunque te mate vil invasor.
La soldadera
Corrido popular
Mas cuando el triunfo ya se decida
y haya ganado mi batallón,
busca mi cuerpo, bien de mi vida,
pon en mi herida tu corazón.
Mas si las balas, aunque certeras
mi alma respetan y mi valor,
te haré unas naguas o lo que quieras
con las banderas del invasor.
El corrido
Es una creación popular colectiva, y por lo
tanto anónima. Un mismo corrido puede
tener muchas versiones. Cumple dos
funciones básicas:
Informar sobre acontecimientos de interés
para la gente común
Entretener y divertir. Los textos se publican
acompañados de ilustraciones de carácter
satírico (destacan las de Guadalupe
Posada) y se cantan con melodías
tradicionales.
El corrido revolucionario
Hay corridos villistas,
zapatistas, carrancistas
maderistas…
Entre los más famosos:
Adelita, La cucaracha,,
La toma de Zacatecas,
Carabinas 30-30 …
Carabinas 30-30
Carabinas treinta treinta
que los rebeldes portaban
y decían los federales
que con ellas no mataban
Con mi 30-30 me voy a marchar
a engrosar las filas de la rebelión,
si mi sangre piden mi sangre les doy
por los habitantes de nuestra nación
Carabinas 30-30
Gritaba Francisco Villa
dónde te hallas, Argumedo?
Ven, parate aquí adelante,
tú que nunca tienes miedo
Con mi 30-30 me voy a marchar
a engrosar las filas de la rebelión,
si mi sangre piden mi sangre les doy
por los habitantes de nuestra nación.
Carabinas 30-30
Ya nos vamos pa Chihuahua,
ya se va tu negro santo.
Si me quiebra alguna bala
ve a llorarme al camposanto
Con mi 30-30 me voy a marchar
a engrosar las filas de la rebelión,
si mi sangre piden mi sangre les doy
por los habitantes de nuestra nación
La Cucaracha
La Cucaracha, señores,
siempre fue una mascotilla
y además linda muchacha
que llevaba Pancho Villa
La Cucaracha, la Cucaracha
ya no puede caminar
porque no tiene, porque le falta
marihuana que fumar
La Cucaracha
Todos se pelean la silla
que les deja mucha plata,
en el norte Pancho Villa
y en el sur Viva Zapata
Una cosa me da risa
Pancho Villa sin camisa
y otra cosa me da horror
el vil Huerta en camisón
La Cucaracha
Pobre de la Cucaracha,
se queja con decepción
de no usar ropa planchada
por la escasez de carbón
Pobre de la Cucaracha,
ya la llevan a enterrar
entre cuatro zopilotes
y un ratón de sacristán
Los de abajo
literatura
“Bebedores de pulque”,
Agustín Víctor Casasola, 1905
La obra de Mariano de Azuela, publicada en
1916 es un documento realista y amargo de
la situación del campesinado y de la
sociedad mexicana en general durante los
años de la revolución.
Los de abajo
música
Los de Abajo es también el nombre de un
grupo muy personal nacido en 1992 en el
movimiento de Rock Mestizo de México
DF. En su música hay influencias de rock,
reagge, rapp, salsa, punk, folclore
mexicano...
No sólo el nombre del grupo sino también
los temas de sus canciones reivindican
algunos de los lemas de la revolución.
Sigue aquí un ejemplo, con ritmo de salsa:
Son de la liberación (Los de Abajo)
Ante el pie de nuestra historia
Nos juntamos para hablar
Habla el obrero sus luchas
Canta su martillo además
Se dice lo que se dijo
Tanto tiempo atrás ya
Libérate esta mi tierra
Asoma un grito de libertad
Descubre su velo justicia
Trabajo, comida, tierra que habitar
Eso es lo que nos impulsa
Por toda una causa a luchar
Ahí viene la bola
Háganse a un lado, dejen pasar
No viene huyendo
Viene para enfrentar
Calienta ya, calienta ya
La lucha nunca se va a acabar
Calienta ya, calienta ya
Sólo queremos vivir en paz
A quién llama la ametralladora?
Yo nunca la oí hablar
Tres disparos sin sonar
Un silencio mata mal
Señor presidente viene usted
Usted viene a contarnos
Algo que ya hemos antes escuchado
Eso lo hace ser desventurado?
Lleva seis años preocupado
Nosotros llevamos cien
Doscientos o maldiscientos
Queriendo bien comer
Se viene ya la bravura
No peca más de inocencia
Tan sólo un poco de conciencia
Tan sólo un poco de cordura
Libera, libera este son
Calienta ya, calienta ya
La lucha nunca se va a acabar
Calienta ya, calienta ya
Sólo queremos vivir en paz
Vigencia de los mitos
La Revolución mexicana sigue viva
en otros ejemplos musicales que
siguen alimentando sus mitos más
allá de las fronteras de México.
Muchos compositores y poetas se
hacen eco de ellos.
El español Ismael Serrano, un Joan
Manuel Serrat moderno, es uno de
ellos:
México insurgente
(Ismael Serrano)
En el Estado de Chiapas, muy cerca de Guatemala,
las masas de campesinos se han levantado en armas.
El subcomandante Marcos se llama aquel que les manda
y lucha junto a los indios para liberar la patria.
Los milicos le persiguen y quisieran que acabara
como aquel héroe del pueblo, comandante Che Guevara.
El primer día de enero bajaron de las montañas
guerrilleros zapatistas para lanzar sus proclamas.
México insurgente
(Ismael Serrano)
Piden Tierra y Libertad como Emiliano Zapata
y a lomos de su caballo toda América cabalga.
Los hijos de mil derrotas y su sangre derramada
van a reescribir la historia y han empezado por Chiapas
Piden Tierra y Libertad como Emiliano Zapata
y declaran este estado zona revolucionaria.
Mejor que morirse de hambre es pelear con dignidad
y que sirva cada bala para defender la paz
Vivan los héroes de Chiapas y el subcomandante Marcos!
Que vivan Villa y Zapata y que caigan los tiranos!
Quién fue Adelita?
Un mito de la Revolución?
El sueño erótico de todo soldado?
El descanso del guerrero?
Una novia
cualquiera,
enamorada,
celosa...
siempre
preocupada
por la suerte de
su hombre?
Foto de Agustín Víctor Casasola
”Despedida en el tren”, 1915
Foto atribuida a Jerónimo Hernández, 1912. Hay quien quiere ver en la mujer de la
izquierda a una Adelita, cocinera de las tropas del general Huerta.
Una más en el séquito de mujeres que
acompañaba a los soldados?
Tal vez cocinera de las tropas?
Silvia Pinal. Fotograma de la película de José Bolaños, ”La soldadera”, 1966
Altagracia Martínez, mujer de la clase
alta mexicana, una de las muchas
amantes que se le atribuyen al
general Villa?
Una mujer
soldado,
implacable y
dura...
Un par de
brazos más
bajo el grito de
“Tierra y
libertad”?
Quién fue Adelita?
Sea quien fuera, Adelita es hoy un
símbolo de aquella mítica revolución
mexicana
Lejos de hipótesis y especulaciones,
sin necesidad de nombres propios,
esta canción centenaria nos evoca
múltiples facetas de la mujer amante,
amada, soldadera y enamorada.
Adelita
En lo alto de una abrupta serranía
acampado se encontraba un regimiento
y una moza que valiente lo seguía
locamente enamorada del sargento.
Popular entre la tropa era Adelita
la mujer que el sargento idolatraba
que además de ser valiente era bonita
que hasta el mismo coronel la respetaba.
Y se oía que decía aquel que tanto la quería:
Adelita
Y si Adelita se fuera con otro
la seguiría por tierra y por mar
si por mar en un buque de guerra
si por tierra en un tren militar.
Y si Adelita quisiera ser mi novia
si Adelita fuera mi mujer
le compraría un vestido de seda
para llevarla a bailar al cuartel.
Adelita
Y después que terminó la cruel batalla
y la tropa regresó a su campamento
por la voz de una mujer que sollozaba
la plegaria se escuchó en el campamento.
Y al oírla el sargento, temeroso
de perder para siempre a su adorada
escondiendo su dolor bajo el esbozo
a su amada le cantó de esta manera:
Y se oía que decía aquel quien tanto se moría:
Adelita
Y si acaso yo muero en campaña
y mi cadáver lo van a sepultar
Adelita, por Dios te lo ruego,
que con tus ojos me vayas a llorar.
Descargar

De Adelita a Los de Abajo