LINDA Y PRESUMIDA LA RATA BLANQUITA
LIMPIABA LA ENTRADA DE SU CASITA
CUANDO OYÓ UN SONIDO QUE LE DIO ALEGRÍA
PARECE EL SONIDO DE UNA MONEDITA.
BLANQUITA, ALARMADA, COGE SU ESCOBITA
Y QUITA LAS HOJAS DE SU ESCALERITA:
—ANDA PUES ES CIERTO, QUÉ FELICIDAD,
ES UNA MONEDA DE LAS DE VERDAD.
POR VER SI ES DE PLATA LA TIRA Y LA BATE
Y LUEGO LA MUERDE. —¡NO ES DE CHOCOLATE!
—CON PLATA TAN FINA ¿QUÉ PODRÉ COMPRAR?
UN QUESO DE BOLA, ¡QUÉ VULGARIDAD!
COMPRARÉ UN VESTIDO PARA IR A BAILAR,
¿NO, NO, QUÉ YA TENGO!, PREFIERO UN COLLAR.
¿Y SI ME COMPRARA UN TELEVISOR?
¡COMPRARÉ LA LUNA QUE ES MUCHO MEJOR!
CUANTAS COSAS SUEÑA LA RATA BLANQUITA
NO LE DARÁN TANTO POR SU MONEDITA.
¡NI COLLAR, NI LUNA, NI QUESO DE BOLA,
SE COMPRÓ UN LACITO Y ADORNÓ SU COLA!
LINDA Y PRESUMIDA LA RATA BLANQUITA,
SENTADA EN EL PORCHE, EN SU BALANCÍN
A SUS PRETENDIENTES RECIBÍA ASÍ:
— BUENAS TARDES SEÑOR GALLO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
— ¡KIKIRIKI!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS DESPERTARÁS!
KIKIRIKIIÍ
— BUENAS TARDES SEÑOR PERRO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
— ¡GUAU, GUAU!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS ASUSTARÁS!
GUAU GUAU
— BUENAS TARDES SEÑOR GATO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡MIAU!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE TE LOS COMERÁS!
MIAU MIAU
—BUENAS TARDES SEÑOR BUEY.
—¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
—COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
—DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
—¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡MUUUUU!
—¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS DESPERTARÁS!
MUU MUU
—BUENAS TARDES SEÑOR BURRO.
—¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
—COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
—DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
—¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡IAAAAA IAAAAA!
—¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS ASUSTARÁS!
IAAA IAAA
— BUENAS TARDES SEÑOR LOBO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
— ¡AUUUUUUU, AUUU!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE TE LOS COMERÁS!
AUUU
AUUU
— BUENAS TARDES SEÑOR PATO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
— ¡CUAC, CUAC!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS DESPERTARÁS!
CUÁ CUÁ
— BUENAS TARDES SEÑOR CERDO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡OINK, OINK!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS DESPERTARÁS!
OING OING
— BUENAS TARDES SEÑOR BÚHO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡UUUH, UUUH!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE TE LOS COMERÁS!
UUUH
UUUH
— BUENAS TARDES SEÑOR CABALLO.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
— ¡JIIIIII JIIIII!
— ¡CONTIGO NO ME HE DE CASAR QUE LOS DESPERTARÁS!
¡JIIIII JIIIIII!
— BUENAS NOCHES SEÑOR RATÓN.
— ¡RATA BLANQUITA QUE LINDA ESTÁS!
— COMO NO SOY BONITA, SE LO AGRADEZCO MÁS.
— DIME HERMOSA BLANQUITA, ¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?
— ¿COMO ARRULLARÁS A LOS NIÑOS?
—¡SSSIIUUIIIII!
— ¡CONTIGO ME HE DE CASAR QUE NO
LOS DESPERTARÁS, NI LOS ASUSTARÁS, NI TE LOS COMERÁS!
LA RATA BLANQUITA Y EL RATONCITO PÉREZ CASADOS YA ESTÁN
AL PUEBLO A COMPRAR A DE IR ELLA UN DÍA,
Y DEJA LA COMIDA EN LA OLLA NO SIN ADVERTIRLE A SU MARIDO:
— RATONCITO PÉREZ, CUANDO PASE UNA HORA EL GUISO DE LA OLLA
HAS DE REMOVER, PERO NO TE ASOMES QUE DENTRO DE LA OLLA TE PUEDES CAER.
— CUIDADO TENDRÉ Y LUEGO DE PASEO ME MARCHARÉ.
AL PASAR LA HORA PÉREZ EL GUISO SE FUE A REMOVER,
Y QUERIENDO VER SI HABÍAN CEBOLLAS A LA OLLA SE ASOMÓ,
PERO NO VEÍA Y MÁS SE ASOMÓ Y EN LA OLLA SE CAYÓ.
CUANDO BLANQUITA VOLVIÓ, A SU MARIDO BUSCÓ PERO NO LO ENCONTRÓ.
AL CABO DEL RATO COMO TENÍA HAMBRE SE PUSO A COMER:
SE PUSO A LLORAR SENTADA EN EL PORCHE, EN SU BALANCÍN.
Y ASÍ SE QUEDÓ TRISTE Y SOLITA.
Descargar

LA RATITA EN VERSO