LA CONDUCTA DEL
ADMINISTRADOR
AGROINDUSTRIAL
ALONSO AVILA MARRINEZ
VANESSA MARRUGO SALOM
TAT I A N A G O N Z A L E Z B L A N C O
LINA CABARCAS MEJIA
YOLI S BERRIO
ADMINISTRACIÓN Y FUNCIONES DEL ADMINISTRADOR
LA ADMINISTRACIÓN ES UN CONJUNTO DE
PRINCIPIOS,
TÉCNICAS
Y
PRÁCTICAS
QUE,
APLICADOS A LOS HUMANOS, PERMITE ESTABLECER
SISTEMAS DE TRABAJO COOPERATIVO, A TRAVÉS DE
LOS CUALES SE PUEDEN ALCANZAR PROPÓSITOS
COMUNES QUE INDIVIDUALMENTE NO ES FACTIBLE
LOGRAR.
IMPORTANCIA DE LA ADMINISTRACIÓN
La Administración está presente de manera simple en los actos
individuales de las personas, hasta llegar a ser sumamente
compleja en la administración de los estados modernos o de las
grandes compañías multinacionales, pero está también presente
en la empresa agroindustrial.
Las empresas presentan un crecimiento y una multiplicación muy
acelerados, a los que la Administración debe responder, ideando
sistemas cada vez más perfectos, más eficaces y más rápidos, lo
cual exige el empleo de técnicas de comunicación, coordinación y
control en mucho mayor escala de lo que en otras épocas pudo
pensarse.
Entonces, la Administración es la que está lista para poner en
marcha a la empresa agroindustrial, así como para coordinar y
amortizar sus acciones. Sin Administración aumenta mucho el
riesgo de que el negocio fracase.
FUNCIONES Y AUTORIDAD DEL ADMINISTRADOR.
El trabajo general del administrador es crear dentro de la
empresa un medio que facilite el cumplimiento de su objetivo.
Dentro de la empresa, el administrador es responsable del medio
ambiente en que trabajan sus subordinados, y crea condiciones
que conducen a un trabajo eficaz. De esta manera, el
administrador planea las operaciones de sus subordinados, los
selecciona y entrena, organiza
Sus interrelaciones, dirige su trabajo y evalúa sus resultados, todo
en función de los objetivos de la empresa, a saber:
• Conocer la empresa.
• Analizar los problemas.
• Tomar decisiones.
• Actuar en concordancia.
• Analizar los resultados.
EL ADMINISTRADOR AGROINDUSTRIAL.
El administrador de una empresa agroindustrial debe observar
las siguientes categorías. Por principio de cuentas, deberá estar
investido de autoridad formal, sobre una unidad organizacional.
De la autoridad formal proviene el acceso a la información. La
información, por su parte, permite que el administrador tome
decisiones y elija o combine estrategias para la unidad a su
cargo.
El talento o la habilidad del administrador se podrá evaluar
atendiendo como marco de referencia sus diversas “funciones”,
o conjunto de comportamientos organizados que se identifican
con su puesto.
Según la siguiente descripción incluye 10 funciones.
Tres de las funciones de un administrador emanan directamente
de su autoridad formal e implican 3 relaciones interpersonales
básicas.
FUNCIONES INTERPERSONAL:
En primer plano está la función de ser cabeza o guía. Gracias a su
situación de jefe de una unidad organizacional, todo administrador
debe desempeñar algunas labores de naturaleza ceremonial.
Debe ser el más visible dentro de la organización y no pasar a
segundo plano por ninguno de sus subalternos.
Debido a que está a cargo de una unidad organizacional, el
administrador agroindustrial es responsable del trabajo de quienes
integran tal unidad. Sus acciones en este sentido constituyen su
función de líder. Algunas de estas acciones implican un liderazgo
directo: por ejemplo en algunas empresas agroindustriales, el
administrador es el responsable de la contratación y capacitación
del personal.
FUNCIONES INTERPERSONAL:
Otra función que debe cumplir exitosamente el
administrador es la función de enlace, en la cual el
administrador logra contactos fuera de su cadena
vertical de mando. Esto adquiere relevancia a la luz
de un hallazgo de casi todos los estudios del trabajo
administrativo: los administradores pasan la misma
cantidad de tiempo con sus iguales y demás
personas fuera de sus unidades, que la que pasan
con sus propios subordinados, y por sorprendente
que parezca muy poco tiempo con sus superiores (a
menudo en el orden de 45%, 45% y 10%
respectivamente).
FUNCIONES DE INFORMACIÓN.
El buen administrador deberá siempre estar mejor
informado que cualquiera de los integrantes de la
empresa agroindustrial.
Esto incluye tres funciones:
En su calidad de monitor el administrador continuamente
revisa el entorno a la caza de información, interroga a
sus contactos de enlace y subordinados, al mismo
tiempo recibe información solicitada, gran porcentaje de
ella como resultado de la red de contactos personales
que ha generado. Recuérdese que gran porción de
monitor le llega de forma verbal, a menudo como chisme,
rumor o especulación.
FUNCIONES
DE
INFORMACIÓN.
EN SU FUNCIÓN DE DISEMINADORES, LOS ADMINISTRADORES
TRANSMITEN PARTE DE SU INFORMACIÓN PRIVILEGIADA DE
FORMA DIRECTA A SUS SUBORDINADOS, QUIENES DE OTRA
MANERA, NO TENDRÍAN ACCESO A ELLA. CUANDO SUS
SUBORDINADOS NO CUENTAN CON UN MEDIO SENCILLO Y
TRANSPARENTE DE VINCULACIÓN ENTRE ELLOS MISMOS, LOS
ADMINISTRADORES TRANSMITEN LA INFORMACIÓN POR CUENTA
PROPIA A VARIOS DE SUS INTEGRANTES DEL EQUIPO .
FUNCIONES DE INFORMACIÓN.
En su función de interlocutores, los administradores
envían parte de su información a gente fuera de sus
unidades. En especial los máximos ejecutivos de una
empresa agroindustrial necesitan dedicar importantes
cantidades de tiempo con agentes influyentes.
Directores y accionistas deben ser informados en
relación al desempeño financiero; a los grupos de
consumidores deben asegurárseles que la empresa
satisface sus responsabilidades sociales de manera
adecuada.
FUNCIONES DE DECISIÓN.
Cuatro funciones describen al administrador
agroindustrial como encargado de tomar decisiones.
Como emprendedor el administrador persigue el
mejoramiento de su unidad: adaptándola a las
condiciones cambiantes del entorno. En su función debe
estar siempre alerta y receptivo a nuevas ideas. Cuando
aparece una útil y de posible aplicación, tratará de
concebir un proyecto de desarrollo al que pueda
supervisar directamente, o delegar su supervisión a un
empleados.
La última función de decisión es la negociación.
Los estudios sobre el trabajo administrativo en todos los
niveles indican que los administradores invierten una cantidad
de tiempo considerable en negociaciones.
Estas negociaciones son verdaderas obligaciones del trabajo
administrativo; tal vez sean rutinarias, mas no deben ser
soslayadas. Son parte integral, dado que sólo el administrador
posee la habilidad de comprometer recursos organizacionales
en el “tiempo real”, y sólo él cuenta con el centro nervioso de
información que requiere las negociaciones de importancia.
En tanto que la función de emprendedor:
Revela al administrador como precursor voluntario del
cambio, la función de manejador de conflictos lo presenta
como alguien que responde involuntariamente a las presiones.
Aquí el cambio está más allá del control del administrador. No
es muy previsible: una huelga se avecina, uno de los
principales clientes está en bancarrota, o un proveedor no ha
renovado su contrato.
La tercera función de decisión es la de asignador de recursos.
En el administrador recae la responsabilidad de decidir de
quién tocará lo que se vaya a resolver para su unidad
organizacional. Tal vez el recurso más importante de un
administrador que asigna es su propio tiempo.
Habilidades y conocimientos que debe poseer un
administrador agroindustrial.
Aportar los conocimientos requeridos para el entendimiento y
aplicación de las diversas variables económicas (macro y micro)
que intervienen en el sistema empresarial y de las implicaciones
con el entorno social.
Contribuir con los elementos y herramientas pertinentes para una
eficaz y eficiente dirección agro empresarial de los recursos:
humanos, materiales y económicos, valiéndose de las herramientas
de gestión empresarial agropecuaria como: Presupuesto, Proyectos,
Informática, Contabilidad y Administración.
Conocimientos puntuales sobre los procesos productivos de los
principales sistemas de producción de especies vegetales y
animales de exportación que sustentan la economía del país y de
aquellos potenciales que servirán para el mejoramiento de la
eficiencia productiva de los pequeños y medianos agricultores.
Manejo eficaz de las diferentes variables socioeconómicas que
inciden en el desempeño de las agro empresas y de las
organizaciones, que a partir de una comprensión adecuada,
permitirán procesos de desarrollo en beneficio del sector
agropecuario.
Aplicación estratégica de las herramientas de gestión
empresarial en provecho del mejoramiento de la capacidad
directiva para administrar eficientemente unidades de
producción agropecuaria y organizaciones de desarrollo.
Desempeño humanístico, con espíritu empresarial y liderazgo,
basado en valores éticos, culturales y espirituales, con empatía,
solidaridad y responsabilidad social.
Capacidad para adaptarse al medio de trabajo, actividades en
grupos multidisciplinarios y de comunicación directiva en todos
los niveles de las organizaciones, desarrollando la transferencia
de tecnología a través de la extensión e investigación
agropecuaria.
Descargar

diapositiva agroindustria