Noemí Santiveri
Diplomada en Magisterio (1984) i Licenciada en Pedagogía (1987)
Dedicada desde la juventud a la formación.
12 años en la empresa privada formando a altos y medios mandos de grandes
cuentas.
Desde el año 1996 vinculada a la Universitat Autònoma de Barcelona como
profesora del departamento de Pedagogía Aplicada, ámbito TIC.
La persona ha de buscar la felicidad. Este estado le permite desarrollarse
plenamente como persona. En la búsqueda debe conocer los valores y saber
priorizarlos. Somos nuestras relaciones y nuestras actitudes.
El hecho de que seamos distintos es nuestra riqueza. Debemos plantearnos si lo
creemos, o es simplemente que debemos creerlo porque es socialmente correcto.
Esta creencia es lo que deseo dar a los profesores noveles.
Cuando veo en cada individuo a una persona única, podré creer que la educación
es un proceso individual que permite que cada uno crezca hasta sus límites, y que
gracias a ello, obtenga la felicidad y la autoestima necesaria para compartir en
nuestra sociedad.
Enseñar es mostrar el camino que conduce a cada individuo a sentir autoestima por
el esfuerzo y el camino realizado en el aprendizaje. Sentir el crecimiento personal
del otro es la recompensa del docente.
Nuestra sociedad evoluciona rápidamente. Nuestro estado de madurez nos permite
valorar estos cambios, saber que la escuela debe cambiar para dar respuesta a la
infancia.
El campo de la tecnología es una excusa para facilitar el cambio.
Hemos estudiado desde la didáctica los elementos que consideramos en un acto
didáctico para permitir un aprendizaje. Ahora y desde la experiencia, no son los
elementos ni sus relaciones las que fundamentan el cambio. Se habla siempre de
las estrategias metodológicas, y no dudo de su importancia. Pero lo fundamental,
lo imprescindible, es la creencia que la sociedad se ha transformado. Una creencia
sincera que nos permita romper con el pasado y nos abra un nuevo escenario.
Un escenario donde los estímulos son numerosos. La escuela formal es otro de los
estímulos. Debemos adecuar la escuela a este escenario. El uso de proyectos
educativos parece ser un escenario adecuado.
Aprendamos la didáctica que nos permita ser un tutor de los aprendizajes.
Descargar

Prof. Noemí Santiveri Papiol