VIRGEN BLANCA
DE TOLEDO
Alberto Jiménez Bonilla
Amanda Muñoz Dinaldo
Análisis de la obra:
►
La Virgen Blanca de
Toledo se trata de una
escultura exenta o de
bulto redondo, realizada
en alabastro policromado
perteneciente al estilo
gótico ( siglo XIII-XV ),
situándose ya al final del
mismo. Esta escultura se
basa en un tema
religioso, y muestra
influencia francesa. Su
autor es anónimo y se
encuentra en el coro de la
Catedral de Toledo.
Descripción de la obra:
►
►
►
El tema que representa esta figura es el culto a la virgen
como intercesora y madre de la humanidad, interpretando
a la humanidad en la figura de su hijo Jesucristo;
cobrando más relevancia durante la edad media.
La figura de la virgen predomina en las catedrales y la
pintura gótica desplazando la temática apocalíptica del arte
románico anterior por el de la salvación representado en la
virgen.
El manto blanco de la virgen indica pureza, que se puede
asociar al concepto de virginidad.
►
►
La escultura es de tamaño menor que el natural (153 cm),
destaca por mostrar una tierna y alegre imagen de
maternidad. Podemos apreciar una sonrisa característica
del arte gótico, además presenta un ligero contraposto con
el peso del cuerpo sobre una pierna, que rompe el
hieratismo de épocas anteriores. Mientras, el niño acaricia
la barbilla de su madre y se miran mutuamente poniendo
fin a la frontalidad característica de la escultura románica.
Se busca la representación de la belleza ideal y la
proporcionalidad tanto de la virgen como de su hijo.
►
►
►
Esta escultura es de estilo gótico, origen francés, la cuál
fue realizada en el siglo XIV y desde entonces se encuentra
situada en el interior del coro de la Catedral de Toledo.
Se identifica como una escultura del gótico, ya que posee
una temática religiosa, el naturalismo está patente en ella,
además de ser de bulto redondo, la profundidad, el
detallismo de la obra así como los materiales empleados en
ella.
La escultura analizada refleja la nueva sensibilidad religiosa
así como los nuevos cambios estéticos producidos a lo
largo de la edad media, sin olvidar el gran avance del
naturalismo que culminará en el estilo renacentista.
► La
Virgen Blanca de Toledo
en comparación con otras
vírgenes de estilo
románico como es La
Virgen de Cortscastell
muestra grandes
diferencias debido al
avance de un estilo a otro.
►
►
►
La Virgen de Cortscastell perteneciente al arte románico, en concreto
del siglo XII, donde es más importante el símbolo interno que
cualquier tipo de expresividad y belleza exterior.
Esta escultura destaca por su frontalismo total y realizada en madera.
Además representa la virgen como trono de Dios, hierática,
inexpresiva, alejada de cualquier naturalismo y ajena a los
sentimientos humanos. El niño aparece como un ser adulto con los
ojos cerrados y el rostro envejecido, símbolo de sabiduría o eternidad.
Todas estas características nos llevan a la religiosidad del siglo XII así
como la representación de la virgen como la persona mas cercana a
los hombres de aquellos siglos.
Estas características nada tienen que ver con las de la Virgen Blanca de
Toledo, ya que la transición del arte románico al gótico presentó un
gran avance tanto en la escultura como en la arquitectura.
Descargar

VIRGEN BLANCA DE TOLEDO historia del arte