Mónica Vega Tamayo
Gabriela Gómez Guizar
Nadia Aguilar Aguilera
Gabriela Verdayes Lavín
Adriana Briones Carmona
 “Y recorría Jesús toda
Galilea, enseñando en las
sinagogas, proclamando
la Buena Noticia del
Reino y curando toda
enfermedad y toda
dolencia en el pueblo.”.
(Mt 4, 23-25)
 Su fama llegó a toda Siria; y le trajeron todos
los que se encontraban mal con
enfermedades y sufrimientos diversos,
endemoniados, lunáticos, paralíticos, y los
curó
Y le siguió una gran
muchedumbre de Galilea,
Decápolis, Jerusalén y Judea, y
del otro lado del Jordán”.
Aunque no es posible saber exactamente
cuantos milagros hizo Jesús, podemos
saber que:
 Hizo milagros sobre cosas materiales
como convertir agua en vino, calmar la
tempestad, multiplicar los panes, etc.,
 Curó enfermedades, como al leproso, a
los diez leprosos, a viarios ciegos, a
paralíticos, etc.,
 Resucitó muertos como a Lázaro, al hijo
de la viuda de Naim, a la hija de Jairo.
 Los milagros de Jesús,
como toda su vida
tuvieron como causa su
infinito amor y
misericordia para con
los hombres.
 Jesús es auténtico, por
ello cuando obra no
finge.
 Los milagros de Jesús no son para “probar su poder”,
ni para “probar su dignidad” Al contrario, Jesús dijo
en varias ocasiones, por ejemplo al ciego “No digas
nada a nadie”. Y él mismo se llama siempre “Hijo del
Hombre”, en ningún momento hace alarde de ser el
Mesías ni de ser el Hijo de Dios.
 Lo más importante de los milagros que hace Jesús es la
razón por la que los realiza. En las narraciones
evangélicas se ve claramente que él obra movido de
amor, de compasión, de bondad o porque se lo piden.
 Al ir haciendo cada uno de
los milagros nos muestra su
poder, su bondad, su amor,
detrás de cada milagro como
realidad significada por ellos
está la compasión de Jesús, su
bondad y su misericordia. Y
esto es precisamente lo que
constituye un signo
mesiánico.
 Cuando Isaías anuncia que al llegar el Reino mesiánico los
ciegos ven, los sordos oyen y los leprosos quedan limpios
 Dice también que los pobres reciben la buena noticia de la
salvación y que habrá tanto amor y tanta paz que el lobo
podrá dormir junto al cabrito.
 Símbolos todos de la Benevolencia de Dios.
 Jesús realmente
unió las palabras
a las actitudes y a
las acciones, y
esas obras
muestran que el
Reino de Dios
está ya presente;

Ellos preguntaron: “¿Eres tú el que ha
de venir, o debemos esperar a otro?
Jesús les replicó: Id y contad a Juan lo
que habéis visto y oído: los ciegos ven y
los cojos andan, los leprosos quedan
limpios y los sordos oyen, los muertos
resucitan…” (Mt 11, 3-5).
Los milagros son signos de la
presencia de Dios en Jesucristo,
que es realmente Dios.
 El hombre no puede abarcar a Dios y
por ello multiplica las imágenes de
Dios a fin de atribuir a cada imagen
una de sus cualidades, de sus
perfecciones, de sus propiedades que
no tienen número.
 Los hombres saben que existe Dios, Dios
está presente en el universo por su
creación, por el orden, por el poder, está
presente en la vida de todo hombre
inteligente, por ello decían los filósofos
griegos: “el hombre es un animal
religioso”, como sinónimo de “el hombre
es un animal racional”.
 Los hombres pensaban en un Dios
poderoso, lleno de fuerza, que
dominaba el universo; que no le
importaban los hombres
personalmente, sino el mundo en
conjunto; que era grande, lejano,
que causaba temor, respeto,
adoración.
 Un Dios que castigaba el pecado, que se
manifestaba en truenos y ruidos, en
rayos y relámpagos; un dios justiciero,
ciertamente, pero exigente, y a veces
terrible.
 Dios hecho hombre vino al mundo, y en
Jesús nos manifestó su piedad, su
bondad, su ternura, su delicadeza.
Descargar

Los milagros en los evangelios