“La Curatela”
 Proviene
del latín “curator” que quiere decir
cuidador, y en esto consistía la labor del
curador, en administrar los bienes de su
pupilo, ejerciéndose al igual que la tutela en
casos de personas con capacidad de derecho
pero no de obrar.
Es una institución creada por el derecho para
proteger la persona y los bienes de aquellos
incapaces que no lo son por regla general,
como sucede en la tutela que incluye a todos
los menores de edad sin padres, sino por
situaciones excepcionales.
Surgió en la antigua Roma, como protectora de
los incapaces de hecho, que no por razones
generales como la tutela (minoridad o sexo)
sino especiales, necesitaban que alguien se
ocupara de la persona y bienes, sobre todo de
estos últimos, de aquella persona, que a pesar
de contar con la edad necesaria, por razones
particulares patológicas no era capaz de
hacerlo. Así surgió: La curatela del furioso
(demente) Del pródigo (dilapidador de sus
bienes) Del sordo-mudo que no podía darse
entender
por
escrito,
y
para
otras
enfermedades graves.
Según la Ley Decenviral, el loco sui
iuris y púber, es decir que no tuviera ni
la protección del jefe de familia ni la
del tutor, se sometiese a la curatela
legítima de los agnados, y a falta de
éstos, a la de los gentiles.
La curatela se abre desde que se
manifiesta la locura, sin una decisión
del magistrado. Se encarga de ella el
agnado más próximo (un hijo podía ser
el curador de su padre loco).

Eran los que, teniendo hijos, mal
gastaban sus bienes heredados de la
sucesión ab intestato del padre o
del abuelo paterno. Los decenviros,
decidieron que el pródigo fuese
declarado en estado de interdicción,
colocándole
bajo
la
curatela
legítima de sus agnados y, a falta de
éstos, de los gentiles.

La cura furiosi y la cura prodigi se
remontan a la Ley de las XII Tablas.

Las diferencias que pudieran surgir
entre le curator y el incapaz se
resolvían
mediante
la
actio
negotiorum gestiorum.


El menor de 25 años era la
persona sui iuris que,
conforme a la opinión
definitiva, tenía más de 14
años y menos de 25.
Dada
la
natural
inexperiencia y la falta de
plenitud de su desarrollo
intelectual, el menor de
25 años, podía realizar
actos
jurídicos
perjudiciales para él.
A partir de Marco Aurelio, según
parece, se impulsa la figura del curator
estable que sustituyó al designado para
cada negocio. El pretor ofreció al
menor dos remedios:
•Exceptio legis plaetoriae, contra aquél
que se había aprovechado de su
inexperiencia
para
exigir
el
cumplimiento del negocio.
•En la hipótesis de que el negocio
hubiese sido ya ejecutado, el pretor
auxiliaba al menor con una in integrum
restitutio propter aetatem.

El impúber en tutela podía
tener un curador en los
siguientes casos:
Si el tutor sostiene un
proceso con su pupilo, no
puede dar su auctoritas enun
asunto, si está él interesado.
Para lo cual era necesario un
curador.
Si el tutor ha hecho admitir
una excusa temporal, es
necesario
durante
este
intervalo nombrar un curador
en su lugar.
Mostrándose el tutor incapaz
aún siendo fiel, se le une un
curador.
El curador no podía suplir a
la auctoritas tutoris.

En la época justinianea, se
designaba
el
curator
impuberis para los casos de
enfermedad, ausencia, etc.,
del tutor.
El nombrado para los bienes
adventicios de un alieni iuris
no administrados por el
padre.
El curator ventris, para
asegurar
los
derechos
sucesorios de un concebido y
no nacido.
Los curatores honorum, que
se designaban para cuidar
masas de bienes en diversas
hipótesis.
•
•
•
•
Los curadores deben cumplir iguales formalidades que los
tutores.
1. Dar la satisdatio cuando los curadores eran legítimos.
2. El curador está obligado a rendir cuentas por la actio,
dada la gestión de negocios, directa y contraria a su favor.
3. Las garantías concedidas al loco, al pródigo y al menor,
eran casi las mismas que las del pupilo, tenían efecto:
El privilegium exigendi. Constantino otorgó una hipoteca
tácita para los menores.
La actio ex stipulatu, si el curador dio satisdatio.
La acción subsidiaria, contra los magistrados encargados
de exigir fiadores solventes.
La in integrum restitutio, como último recurso que se
concede al menor.
 El
curador de un incapaz no es un mero
administrador de los bienes de éste.
 El curador de un incapaz que tenga hijos
menores, es también tutor de éstos.
 Las leyes sobre la tutela de los menores, se
aplican a la curaduría de los incapaces,
siempre que no sean objeto de modificación
especial;
 Los declarados incapaces, son considerados
como los menores de edad en cuanto a su
persona y bienes;
 Para determinar la remuneración del curador,
son aplicables en principio las reglas relativas
al tutor.
Según el código civil el
curador es el encargado de
la representación de la
persona en todos los actos
civiles que este participe.
La curatela se divide en dos
tipos las cuales se hallan
descriptas en el código en su
Capítulo XIII en:
Curatela de Personas: art.
266 al art. 271
Curatela de Bienes: art. 272
al art. 276.
 La
curatela de personas consiste en la
representación necesaria de los mayores de
edad de hecho. Es la institución supletoria de
la capacidad de obrar, referida a los mayores
de edad o menores emancipados.
 Según
el Art. 266 del Código Civil se le
nombrará judicialmente curador a las
personas interdictas o inhabilitadas.
El Código regula las siguientes clases de
curatelas:
 Testamentaria
 Legítima
 Dativa
a)
El marido de
recíprocamente si
separados.
su
no
esposa y
estuviesen
b) Los hijos mayores de edad de padres o
madres viudos. Cuando hubiere más de
uno, el juez elegirá al más idóneo.
c) El padre o madre de los hijos solteros o
viudos qué no tiene hijos en condiciones
de ejercer la cúratela.
d) Los hermanos y los tíos que podrán ser
tutores.

1.
2.
3.
4.
Su tarea comprende:
Representarlo: esto significa que puede realizar gestiones o
contratos como si las hiciera el mismo incapaz.
Ocuparse de su salud física y mental: este es el deber
central y al que deben orientarse y subordinarse todos los
demás.
Administración: el curador recibe las rentas del incapaz y
decide de qué manera se utilizan.
Rendición de cuentas: en el momento de aceptar el cargo
el curador debe ser informado de cuáles son sus deberes y
de la periodicidad con la que debe rendir cuentas al Juez.

Art. 267: Los incapaces que están sujetos a
cúratela solo serán recluidos o albergados
cuando fuese necesario para su seguridad la
de terceros, o para su restablecimiento. El
juez debe precisar si existe o no razón para
autorizar su reclusión.
 Art.
270: Siempre que el incapaz tuviere
hijos menores, el curador de aquel será
también tutor de éstos. Si la cúratela fuere
de una mujer grávida se extenderá al hijo
concebido.
La curatela cesa por:
a) Haberse levantado judicialmente la
interdicción o inhabilitación.
b) Por remoción decretada por el juez.
c) Por excusación admitida por éste.
d) Por fallecimiento del interdicto o
inhabilitado.

Consiste en el conjunto de derechos para cuidar
y administrar una universalidad de bienes, hasta
que éstos se atribuyan a quienes pertenezcan.
Según Miguel Ángel Pangrazio la curatela de
bienes, específicamente, tiene por objeto
salvaguardar los intereses de una persona
mediante la designación de un curador, quien
asumirá la responsabilidad de administrarlos.
 En
opinión de algunos autores, la curatela de
bienes propiamente no pertenece a la
categoría de los derechos personales, toda
vez que no esté destinada a la protección de
persona alguna, sino al cuidado de una
universalidad de bienes, hasta que se
atribuyan a su dueño. Solo considerando el
fin indicado, puede afirmarse que la gestión
útil del curador de bienes está justificada,
por la protección debida al interés
patrimonial del presunto heredero y a los
legítimos intereses del Fisco, a falta del
primero.
 El
Código Civil ha previsto diversas
situaciones en que es necesaria la gestión del
curador de bienes.
Así, se refiere a la curatela de los bienes de
la herencia. A este respecto estatuye que se
dará curador a los bienes, del difunto, cuya
herencia no hubiese sido aceptada, si no
hubiese
albacea
nombrado
para
su
administración.
Estatuye el Código Civil que los
curadores de bienes están sujetos
a todas las trabas de los tutores o
curadores, y sólo podrán ejercer
actos administrativos de mera
custodia y conservación, y los
necesarios para el cobro de los
créditos y el pago de las deudas.
Si la enajenación de bienes fuese
necesaria o conveniente a los
intereses
administrados,
el
curador podrá hacerlo previa
autorización judicial.
 La
Curatela de Bienes es objetiva, puesto
que el curador es nombrado exclusivamente
para la administración de los bienes del
ausente, en tanto que la Curatela de
Personas es subjetiva, ya que procurará la
recuperación de la salud o reeducación del
inhabilitado o interdicto, principalmente.
Art. 66
Art.
272
Art.
273
Art.
274

Art. 275: El curador podrá ejercer solo aquellos
actos de mera custodia y conservación y los
necesarios para el cobro de créditos y el pago de
las deudas.
Corresponde promover las acciones y hacer valer
las defensas judiciales de su representado.
Si se debe enajenar algún bien para evitar
mayores perjuicios lo podrá hacer con
autorización del juez
 La
cúratela cesa como toda medida
extraordinaria, por haber desaparecido la
causa que la dio origen, de común, de orden
patrimonial.
a) La extinción de estos bienes.
b) Por la entrega de los mismos a sus bienes.
c) Por haber cesado la causa que lo motivó.
La Curatela de bienes se acaba por la
extinción de ellos o por su entrega a quienes
pertenece” (Art. 276)
Descargar

Descarga - 4to semestre TM