Espacios naturales de la provincia de
Castellón
UNIVERSITAT
PER A MAJORS
SEGUNDO
CICLO
1. Los espacios naturales protegidos
2. Penyagolosa
3. El Desert de les Palmes
4. La Serra d’Irta
5. La Tinença de Benifassà
6. La Serra d’Espadà
7. El Prat de Cabanes-Torreblanca
8. Columbretes
9. Calderona
Todas las fotografías se han extraído de la página web de la conselleria de Medi Ambient
(www.gva.es), salvo indicación expresa en sentido contrario.
Dr. Javier Soriano Martí
Área de Geografía Humana, Univ. Jaume I
www.agh.uji.es - [email protected]
PROGRAMA
Un paraíso privilegiado
Un enclave idílico que debe a su aislamiento, su
origen volcánico y la acción erosiva del mar y el clima
sobre los islotes buena parte de su belleza.
Único parque natural
marino/insular del PV
Puerto clave YA en tiempos romanos
• El hallazgo de un ánfora
ibérica del siglo IV-III a. C. es
una buena muestra de la
importancia histórica que el
archipiélago debió alcanzar
en las rutas marítimas por el
Mediterráneo, tanto para
griegos como para romanos.
• No es su único signo
distintivo, ya que su origen
volcánico y la riqueza de sus
fondos marinos aportan un
atractivo casi único en todo
el Mediterráneo.
RADIOGRAFÍA BÁSICA
• Este singular espacio insular fue declarado parque natural
por la Generalitat Valenciana en 1988.
• Desde 1990 goza de una mayor protección bajo la figura de
Reserva Natural o Reserva Marina, que está gestionada por
el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (5.543 ha.).
• Y en 2003 se refuerzan todas las medidas de defensa
creando dos reservas integrales.
Proximidad
• En días de cielo despejado,
sin brumas o calimas, puede
observarse su perfil desde
numerosos puntos del litoral
e interior castellonense
(prelitoral).
• Los 56 kilómetros (30 millas marinas) que separan a las
Columbretes de la costa no son obstáculo para obtener esa
privilegiada visión.
• Son unas islas a medio camino entre la península y las Baleares.
• Hay 24 islotes que afloran desde unos 90 metros de
profundidad. Las islas son la parte emergida de la plataforma
continental y los vestigios de las emisiones volcánicas que fueron
desmoronadas paulatinamente por la erosión marina.
¿Qué son?
• Conocidas como Islas de las
Serpientes por los navegantes
griegos y romanos, que las
bautizan como Ophiusa o
Colubraria por la abundancia
de culebras que encuentran
aquí.
• Las islas se agrupan en cuatro conjuntos que asumen el nombre
de la mayor de cada grupo: l'Illa Grossa, la Ferrera, la Foradada y
el Carallot (en la foto).
• Tiene cinco millas marinas, con un total de 19 hectáreas
emergidas (14 corresponden a l'Illa Grossa).
• Los 67 metros de altitud de la montaña del Faro es la mayor cota
de las islas.
Pertenecen al municipio
de Castellón
Qué vamos a tratar
•
•
•
•
•
•
Origen geológico: vulcanismo
Una vegetación única: aislamiento insular
Islotes de vida oculta: fauna específica
Difícil equilibrio explotación-conservación
Un poco de historia
Un faro-vivienda
Vulcanismo
• Los fenómenos
volcánicos no eran
extraños en esta zona,
donde se encuentra una
falla relacionada con el
origen del Sistema
Bético. Vestigios
similares encontramos
en Olot y Cofrentes.
• Las erupciones formaron la Columbrete Grande o Illa Grossa, que
tiene forma anular, con 800 metros de diámetro. El cono
volcánico está formado por mantos de lava superpuestos que
alcanzan 67 metros de altitud sobre el azul Mediterráneo.
• El Carallot es un magnífico ejemplo de la chimenea central de un
volcán… o lo que queda de ella, con 32 metros sobre el mar.
Subducción
de la
era
Cuaternaria
• Durante el cuaternario una serie de emisiones volcánicas
submarinas llegaron a la superficie marina formando un nuevo
archipiélago.
• El vulcanismo de las Columbretes está asociado a una zona de
subducción (hundimiento de la placa) donde la corteza
oceánica se va consumiendo.
• Las islas Columbretes se asientan en un extenso campo
volcánico de cuarenta kilómetros de largo y unos quince de
anchura.
Cuatro volcanes en uno
• Hace un millón de años empezó el período de
erupciones volcánicas, caracterizadas por magmas más
básicos (basanitas) en emisiones submarinas.
• Los volcanes de esta clase mejor conservados son
cuatro: l’Illa Grossa, la Senyoreta, el Mascarat y el
Mancolibre.
Violentas erupciones
• El volcán de l’Illa Grossa se construyó en cuatro episodios. Los
dos primeros fueron submarinos, de carácter explosivo muy
violento con lanzamiento de fragmentos a gran distancia.
• Tras la retirada del mar del cráter, un nuevo episodio generó
materiales piroclásticos (picón) y bombas de dimensión variable:
materiales muy oscuros (Illa Grossa, el Mascarat y la Senyoreta).
• El cráter volvió a ser inundado por el mar y se produjo un nuevo
período volcánico, caracterizado por depósitos piroclásticos,
especialmente importantes en la zona de las casernas.
Magmas submarinos
• Empezó a formarse hace diez
millones de años con emisiones
submarinas de magmas de color
gris verdoso.
• Sobre éstas se depositaron escorias
muy soldadas y compactadas, de
tonalidad rojiza.
• Por encima, se situaron unas
pequeñas coladas vítreas de
fonolitas (rocas ígneas volcánicas)
de unos cincuenta centímetros de
espesura y muy oscuras.
Basanitas
mayoritarias
• Mayoritariamente, los materiales que configuran las
islas son:
– basanitas (rocas volcánicas básicas), caracterizadas por la
presencia de piroxeno y olivino (de un millón a trescientos
mil años) y
– fonolitas (rocas volcánicas del mioceno, de ocho a diez
millones de años, caracterizadas por la abundancia de
feldespatos y feldespatoides).
Terrible y drástica erosión
Los materiales volcánicos, cenizas y escorias compactadas, son
frágiles a la acción del oleaje y de las lluvias, hecho que unido a
las fuertes pendientes, acelera los procesos erosivos del roquedo
para modelar las violentas aristas de las islas.
Caldera remodelada
La geomorfología de las islas está absolutamente modelada por la
acción del mar. Los procesos erosivos han excavado la caldera de la Illa
Grossa por el NE hasta configurar el único fondeadero, Puerto Tofiño.
Singular cromatismo – aristas de lava
En el litoral mediterráneo no abundan los puertos naturales, pero el
vulcanismo genera en las Columbretes una bahía o ensenada donde
las naves pueden estar ancladas al abrigo de los temporales.
EL MASCAROT... Al fondo, el faro de L’Illa Grossa
Endemismos insulares
• El aislamiento y la
condición volcánica de
las islas han derivado en
la aparición de nuevas
especies.
• Las plantas se adaptan
a un hábitat extremo:
espacio emergido
reducido y suelo escaso,
aridez y sequía,
tempestades, gran
insolación y salinidad
elevada.
• Además, la presión
humana (incendios,
introducción de conejos
y cabras) llegó a ser
brutal en un territorio
tan reducido.
Adaptación
extrema
Una vegetación única
• La vegetación original de estas islas, que se mantuvieron vírgenes
hasta finales del siglo XIX, se ha visto transformada con el paso del
tiempo y el aislamiento propio de la insularidad.
• Los últimos
restos de
vegetación
autóctona se
encuentran en la
Ferrera, donde
perduran plantas
como el palmito y
el lentisco, que se
han adaptado
perfectamente a la
salinidad.
Oportunistas
• Las plantas aprovechan
las escasas lluvias para
florecer y dispersar las
semillas con rapidez.
• Entre marzo y principios
de junio, dependiendo de
la lluvias, se produce un
auténtico estallido de
colores y olores.
• En verano, en cambio, el
calor y la insolación
provocan
un
agudo
agostamiento de los
vegetales.
Radical
aislamiento
• La vegetación insular se
ha ido diferenciando de
la original,
evolucionando hasta dar
especies y subespecies
endémicas, la
distribución mundial de
las cuales queda
restringida a estas islas.
• La alfalfa arbórea
(Medicago citrina), que
aparece también en
islotes de Baleares, es
un buen ejemplo.
Casi sobre
las olas
En las zonas más
próximas al mar solo
encontramos las
especies más resistentes
a la salinidad, como el
hinojo marino
(Crithmum maritimum) y
la zanahoria marina
(Daucus gingidium), que
colonizan los peñascos
más próximos al agua.
FOTOS: www
Guano
• El guano (del quechua
‘wanu’) está formado
por excrementos de
murciélagos, aves
marinas y focas.
• Se forma en climas
áridos o de escasa
humedad.
• El suelo deficiente en
materia orgánica puede
hacerse más productivo
abonándose con guano
por sus altos niveles de
nitrógeno y fósforo.
Mastuerzo
marino de
Columbretes
En las partes altas de las
islas, las más protegidas,
se extiende un matorral
nitrohalófilo (amante
del nitrato y la sal)
dominado por la sosa
fina o el mastuerzo
marino (Lobularia
maritima
columbretensis).
Predomina la sosa fina
La planta
dominante es
el sosa fina
(Suaeda
vera), que
cubre de
forma
mayoritaria la
Illa Grossa.
Es un arbusto muy ramificado con las ramas superiores cubiertas
de pequeñas hojas carnosas. Es halófito: prefiere suelos salinos.
Lycium
intricatum
• La cambronera, espina santa
es un arbusto adaptado a las
zonas semiáridas del piso
termomediterráneo, de la
familia de las solanáceas.
• Aprovecha las lluvias para su
desarrollo. En verano
‘dormita’.
• Tras la germinación crece
inicialmente con un único tallo
vertival. Después su aparato
vegetativo se va haciendo
cada vez más intrincado y
espinoso.
Contrastes
acusados
• Donde hay un poco de suelo, las plantas aprovechan la intensa
fertilización producida por las aves marinas, la abundante
insolación y la ausencia de herbívoros, floreciendo
espectacularmente con las lluvias primaverales y otoñales.
• Durante el verano (cinco meses) toda la vegetación se agosta,
produciendo un fuerte cambio en el paisaje.
Vegetación de ciclo corto
• Muchas de las
plantas solo
viven durante la
estación
húmeda.
• Otras, en
cambio, están
plenamente
adaptadas a la
sequedad
mediterránea:
esclerofilia y
xerofilia.
Captar humedad adicional
La
vegetación
adopta
estrategias
para
almacenar
humedad:
hojas
carnosas.
Fauna de tierra-mar-aire
Avifauna diversa
•
•
•
•
Las colonias de aves marinas
nidificantes son las más numerosas.
La gaviota de Audouin (Larus
audouinii) es una de las más
abundantes.
También encontramos la pardela
cenicienta (Calonectris diomedea), el
paíño común (Hydrobates pelagicus)
y
el
cormorán
moñudo
(Phalacrocorax aristotelis).
Son especies que solo nidifican en las
Columbretes dentro del País
Valencià.
FOTO: www
FOTO: www
Dos microrreservas de flora:
Ferrera y Foradada
Un halcón con nombre de mujer
• Durante primavera y otoño las islas son un imán para
todas las aves que cruzan el Mediterráneo en sus
viajes entre Europa y África.
• El halcón de Eleonor (Falco eleonorae) es un buen
ejemplo, ya que es autóctono del Mediterráneo,
pero pasa el invierno en Madagascar.
• El nombre de la especie se dio en
honor de Leonor de Arborea (1350
- 1404), oriunda de Cerdeña, que
promulgó las primeras normas
para proteger a las rapaces, sobre
todo por su uso para cetrería por
parte de la nobleza.
Lagartija de
Columbretes
• Entre los animales destaca, sobre todo, el grupo de los
artrópodos con diez insectos endémicos.
• Especie endémica de lagartija, en cuatro islotes: la lagartija de
Columbretes (Podarcis atrata).
• Escorpión amarillo (Buthus occitanus).
Lecho marino de calidad
FOTO: www
• La abundancia de algas en el fondo
marino es un inmejorable indicador
de la calidad de las aguas.
• Por eso aparecen singularidades
como el coral rojo y el alga
Laminaria redriguezi, muy escasa en
el Mediterráneo.
• La complicada topografía de esos
fondos marinos, llenos de escollos,
bancos y bajos es el refugio natural
para
numerosas
especies
sobreexplotadas por la pesca desde
antaño.
Tres tipos
de
hábitat
submarino
FOTO: www
1. Praderas de la SEBA, una fanerógama marina (Cymodocea
nodosa), muy importantes porque son zonas de refugio,
alimentación y cría de infinidad de organismos marinos;
2. Los fondos de maërl, compuestos por algas calcáreas y que
abarcan extensas zonas en Columbretes;
3. Los fondos rocosos, donde vive la langosta roja (Palinurus
elephas) y donde se pueden encontrar, a mucha profundidad,
gorgonias rojas (Paramuricea clavata) únicas en el Mediterráneo.
FOTO: www
SEBA,
MAËRL y
GORGONIAS
FOTO: www
• Fanerógama: plantas en que el conjunto de los órganos de la
reproducción se presenta en forma de flor.
• Estabiliza el lecho marino gracias a sus raíces y acoge en sus
hojas algas filamentosas e invertebrados, por lo que aquí
encuentran alimento gran cantidad de alevines de peces
propios de los fondos rocosos.
• Fondos maërl: acumulación de algas rojas no fijadas al sustrato
que dan lugar al desarrollo de nódulos calcáreos (rodolitos).
Oasis para los
peces
• Abundan en este entorno los delfines mulares
(Tursiops truncatus), las barracudas (Sphyraena
sphyraena) y los peces luna (Mola mola).
• Y también los meros (Epinephelus guaza) y corvinas o
corvallos (Sciaena umbra).
Caladero
para toda la
costa
• Las Columbretes y su entorno continúa siendo un caladero
imprescindible para la flota pesquera de muchos puertos del
litoral mediterráneo español.
• La actividad ha incurrido en una continuada sobreexplotación que
desemboca, desde hace años, en obligados paros biológicos.
• La estricta protección en la reserva natural, no obstante, ha
permitido que las Columbretes sean un auténtico refugio natural.
Explotación
vs
conservación
=
PROTECCIÓN
• La pesca recreativa es uno de los principales alicientes de
las islas, aunque en los últimos años han ido
reduciéndose los permisos y acotándose el área útil de
capturas.
• La necesidad de recuperar la población de varias especies
y garantizar la sostenibilidad del caladero obligan a
adoptar duras medidas.
Dos niveles de protección
• Categoría de Reserva Integral para el entorno del
islote el Bergantín o Carallot y de la Columbrete
Grande o Grossa;
• Protección genérica de Reserva Marina para el resto
del conjunto, formado por la Horadada y Ferrera.
Guardapescas
o policía
marina
• Está protegido un cuadrilátero alrededor de las islas de 4.400
hectáreas.
• Se busca preservar las especies de interés pesquero y el lecho
volcánico, el hecho diferenciador de las Columbretes.
• Las capturas deben ser registradas en una hoja: número de
piezas, las especies pescadas, su peso y talla.
• Además existe una especie de policía marina, los
guardapescas, que vela por el cumplimiento de la normativa.
Censo de
barcos de
pesca
recreativa
• Desde 1999 existe un censo de embarcaciones
profesionales autorizadas a pescar en la reserva.
• Desde 2003 se prohíbe fondear con ancla en el entorno
protegido.
• El número de autorizaciones y de visitas para pescar ha ido
recortándose progresivamente en los últimos años.
Pesca de recreo en Columbretes
450
428
400
384
350
348
309
300
281
277
Autorizaciones para
pesca de recreo
252
250
Visitas para pesca
de recreo
200
150
108
100
88
114
72
Años
0
6
68
20
5
4
20
0
3
0
20
2
0
20
1
0
20
0
0
0
19
0
38
20
50
20
A u to r iz a c io n e s
Las especies
más
capturadas
son serranos,
chopas,
mojarras,
pargos,
besugos,
sargos,
congrios,
barracudas,
morenas,
calamares,
pulpos,
meros,
doradas
y
lechas, entre
otras.
Enclaves
idóneos
• Los lugares más atractivos tradicionalmente para la
pesca son las zonas con fondo rocoso, donde los
peces encuentran protección y alimento.
• La isla Foradada, Ferrera y el islote Carallot
concentran la atención de los pescadores, junto a
una de las porciones de la Columbrete Grossa, el
denominado Murall del Cementiri.
Auténtico I+D
• El Instituto Español de Oceanografía
mantiene una campaña para analizar la
población de langostas rojas (Palinurus
elephas), una de las especies más
amenazadas del Mediterráneo.
• Se hace un seguimiento de las especies
demersales (habitan en el fondo marino), se
controla el avistamiento de cetáceos, se
diseñan mapas de los fondos y se analiza la
conducta de los buceadores.
• Uno de los cambios ambientales detectados
es el impacto que sufre el coral Cladocora
ceaspitosa, que desde 2003 y debido a la
elevación de la temperatura del agua,
empieza a sufrir inesperadas mortalidades.
HISTORIA
• Estrabón, en su Geographica (siglo I a. C., habla de la isla Ophiusa
en clara alusión a la cantidad de serpientes que habitaban los
islotes.
• Dos siglos después, Plinio vuelve a describir los islotes, con el
nombre en latín de Colubraria, de donde proviene el topónimo
actual: Columbretes.
• Visitadas solo por pescadores, contrabandistas y piratas hasta
principios del siglo XIX, la colonización de la Illa Grossa (las
demás nunca fueron habitadas) se produce a mediados del siglo.
Pasado brillante – oscuro pasado
• Entre los navegantes que
visitaron las islas destaca el
archiduque Ludwig Von Salvator
que escribió la monografía
Columbretes publicada en Praga
en 1895.
• En 1823, el Capitán W. H. Smyth
realizó estudios pormenorizados
que fueron publicados en The
Journal of the Royal
Geographycal Society of London
en 1831.
• Desde 1975 hasta 1982 la
aviación y la armada de los
Estados Unidos y la española
realizaron prácticas militares.
Un ‘forat’ forzado
• Las actividades de los
contrabandistas se
alcanzaron tanta importancia
durante el siglo XX que,
indirectamente, provocaron
la transformación de la
Foradada.
• Su singular agujero era un
excelente refugio natural
para los barcos que se
dedicaban a estas labores.
• En ese abrigo natural
permanecían ocultos a los
prismáticos de los servicios
de vigilancia, que finalmente
optaron por provocar una
explosión para aterrar
parcialmente el túnel marino.
Acantilados
• Las islas aparecen en
las cartas náuticas
desde la Antigüedad.
• Existen balizas
luminosas
complementarias del
faro para señalizar los
acantilados y los
arrecifes rocosos de
poca profundidad.
Todo en
poco
territorio
• Cementerio
alejado de las
viviendas.
• 800 metros de
punta a punta.
• Senderos
lineales.
MAPA: www
Un faro vivienda
• Es el icono de las islas. Su
función tradicional, como
referencia visual para los
barcos y método clásico
para evitar accidentes en
la activa navegación de
cabotaje, le confiere una
gran relevancia histórica.
• Fue construido entre 1855
y 1860, en pleno reinado
de Isabel II.
• Desde entonces las islas
estuvieron habitadas
permanentemente por los
fareros, abnegados y
solitarios profesionales.
Sobrevivir
• En 1926 se levantó
la segunda planta del
faro, ya que el
diseño original del
ingeniero Eduardo
Gutiérrez
únicamente
contemplaba una
altura.
• En sus inmediaciones hay un aljibe con el que la población de
la isla se aseguraba el abastecimiento de agua. La cría de
ganado (conejos, cabras y cerdos), junto a las necesidades de
leña satisfechas mediante la tala progresiva de arbustos, dejó
a la isla más grande prácticamente deforestada.
Casernas
Entre los pocos edificios construidos figuran también
las viviendas de los fareros y sus familias.
Más de
100 años
• Los fareros
habitaron la isla
durante más de un
siglo, como
demuestran las
tumbas del pequeño
cementerio.
• La pequeña colonia de fareros y sus familias abandonaron las
islas en 1975, cuando se automatizó el faro.
• Desde entonces las islas quedan deshabilitadas hasta la
instalación de los primeros servicios de vigilancia de la
Generalitat Valenciana, en 1987.
Ntra. Sra. del Carmen
Uno de los señaladores luminosos sirve también para
ubicar la sencilla imagen de la patrona de los marinos.
Todo en la
Illa Grossa
• En la Illa Grossa se ubican las únicas construcciones
de las islas: el faro, la vivienda, el cementerio y el
embarcadero de Puerto Tofiño.
• Un incendio acabó con la abundante colonia de
reptiles que residía en la Columbrete Grossa.
Un lugar único
Descargar

La Serra d`Espadà - Área de Geografía Humana