PAISAJES
INCREIBLES
Por Mateusz Wernikowski
y Alejandro Mosquera
El agua cubre la cavidad de una
caldera volcánica formada luego
de la imponente erupción hace
unos 6.850 años. Se lo conoce
simplemente como Lago del
Cráter y está situado dentro del
Parque Nacional del Lago del
Cráter, en el estado de Oregon,
Estados Unidos. Aunque
famoso por la belleza de su
entorno y su agua de color azul
intenso y transparente, las
mínimas posibilidades de una
erupción lo convierten en un
verdadero paraíso dormido.
Por la variedad de lugares, tonalidades y paisajes fuera de cualquier
tópico, el área desértica de Namibia conforma sin dudas uno de los
desiertos más curiosos del mundo.
En el condado de Shilin, al
sudoeste de China, las rocas
parecen brotar de la tierra
creando la ilusión de un bosque
de piedra. El paseo del Bosque
de piedra Shilin está situado
en la provincia de Yunnan, a
unos 85 kilómetros de la ciudad
de Kunming. El área del
bosque de piedra de Shilin es
inmensa, y está zonificada en
función de la densidad y el
tamaño de las rocas,
especialmente preparado para
ser recorrido por los turistas por
senderos que por momentos
parecen perderse en un enorme
laberinto.
Se lo conoce como el “Valle de
los Nueve Pueblos”. El paisaje
incluye cientos de colores,
cascadas y lagunas en una
gama de tonalidades
increíbles, además de
elevaciones y rocas de origen
cárstico. Es un sitio protegido,
reconocido como Patrimonio
de la Humanidad por la
UNESCO y poco accesible.
Está situado en la Provincia de
Sichuan, al sur de China
occidental.
Es uno de los sitios con las mejores playas y costas del mundo. Palau es una
nación isleña en el Pacífico a 500 kilómetros al este de Filipinas. Su reciente
independencia lo convierte en uno de los países más jóvenes del planeta, con
cientos de islas y playas protegidas por enormes arrecifes de coral, bajo un eterno
clima subtropical. Palau es un destino imperdible en cualquier listado de sitios
increíbles.
El Torcal de Antequera, en la provincia
de Málaga, un paisaje de formas
caprichosas sin igual. uno de los mejores
ejemplos de paisaje cárstico dentro de
Europa.
Si observáramos el paisaje reflejado en los billetes de
20 Yuanes, podríamos pensar que se trata de un lugar
imaginado o una versión idílica de un paisaje de
fantasía. Se trata una vez más, de un lugar increíble
de nuestro planeta. El área de Yangshuo refleja una
de las zonas todavía “no tan invadidas” por la
modernización China, en la provincia de Guangxi,
aislada precisamente por su orografía y las arraigadas
costumbres de la población. Podríamos pensar que
hasta se trata de un “mundo perdido”, un lugar que
por miles de años supo encontrar un equilibrio entre la
actividad humana y la naturaleza, y que hoy resiste de
ese modo.
Dentro del altiplano
Potosino, Laguna
Colorada es un
paraíso en altura, al
menos para los
flamencos rosados
que la habitan. Con
un perímetro
costero de 35
kilómetros, las vistas
desde cualquier
ángulo parecen
irreales.
El salar de Uyuni es el desierto de
sal más grande del mundo, y se
encuentra a 3.650 metros de
altura, al sudoeste de Bolivia.
Sobre todo en temporada de lluvias
el espejo de agua sobre un manto
blanco, genera postales que
parecen imposibles.
Parecen esculturas a más de 3.000 metros de altura, un mar de
piedra pómez que simulan olas petrificadas y formas difíciles de
describir: para algunas, una paisaje lunar, pero para otros,
simplemente un paisaje más de la puna, en cercanía de El Peñón,
en la provincia de Catamarca, al norte de Argentina. Los bloques
de piedra se suceden como edificios hasta perderse en el
horizonte.
Se conoce como el Mar de
Andamán, pero en el área del
archipiélago de las Islas
Similan, en Tailandia, bien
podría llamarse simplemente
como el mar esmeralda. Un
viaje a las Islas Similan nos
transporta a uno de los últimos
paraísos sin intervenir por el
hombre, además de uno de los
mejores lugares de buceo de
Tailandia y de todo el
planeta.
En las costas del Lago General Carrera, en Chile, la erosión por miles de años del
agua ha modelado una formación rocosa que en tiempos de agua baja, se pueden
recorrer por su interior. Se trata de una serie de islotes y cavernas accesibles en
embarcaciones pequeñas desde la localidad de Puerto Río Tranquilo, que poseen
curiosas formas. Tanto, como para equipararlas a pequeñas capillas y hasta a una
catedral de Mármol.
¿Cómo es que la naturaleza consigue combinar colores y formas de un modo
que hasta nos resulta difícil de imaginar?. La anterior, es una pregunta que
puede surgir al observar imágenes de la costa de la isla La Digue, la cuarta
isla más grande de las islas Seychelles, un archipiélago que alguna vez
visitáramos en islas como Aldabra.
En la costa oeste de
Madagascar, una enorme
meseta de piedra caliza
erosionada recibe el nombre de
Tsingy, una palabra que define
en lengua malgache un paisaje
único y con su propio
ecosistema. La Reserva de
Tsingy desde 1990 es parte del
Patrimonio de la
Humanidad.
Aunque el aspecto es similar un desierto nevado, se trata en realidad de un
verdadero mar de arena eternamente blanco, a causa de la erosión que produce
el viento en el yeso cristalizado que abunda en la región. Las dunas del área
protegida de Arenas Blancas en Nuevo México, Estados Unidos, son el campo de
arenales de yeso más grande del mundo, y como mínimo un paisaje muy singular.
Lo que hace diferente al Lago Mono, en el estado de California, Estados
Unidos, es su híper salinidad. Las condiciones geológicas, en un área
volcánica de altitud, producen un extraño paisaje y un asombroso
ecosistema, con imágenes que por momentos, parecen irreales. Lo más
llamativo, son las torres de toba calcárea que emergen del agua.
Arizona guarda muchos secretos, pero quizás
entre los más espectaculares, está la llamada
“ola del desierto”, una formación rocosa
modelada magistralmente por el viento, de tan
difícil acceso que incluso quienes viajan a
fotografiarla, a veces regresan frustrados por no
poder encontrarla.
Es una laguna de un
diámetro de 80 metros por
90. Sus aguas tienen 50
metros de profundidad y lo
más increíble es que varían
entre los colores verdes (en
invierno), rojos, naranjas (en
verano) y azules producto de
las bacterias pigmentadas
que crecen alrededor de sus
márgenes y gracias a los
ricos minerales de sus aguas.
Además es la fuente mayor
de aguas termales en
Estados Unidos y la tercera
más grande del mundo.
La cascada McWay, es sólo accesible a pie desde
un sendero que llega a la playa, y quizás, más
fácil de observar embarcado. El sitio, es poco
accesible y visitado.
Para el asombro de todos, son otra obra más de la Madre
Naturaleza. Al llegar el invierno los pastizales que dan esa
textura aterciopelada a estos picos redondeados, que alcanzan
los 120 metros de altura, se secan, envolviendo las colinas en
un tono marrón que las torna aún más atractivas, haciéndolas
lucir como perfectos conos de chocolate.
Al sureste de Navarra, se encuentran las Bardenas
Reales, un paisaje magistralmente erosionado, con
la particularidad de ser un suelo arcilloso,
combinado con yeso y arenisca. Las formas que ha
dejado el viento y el agua son sorprendentes.
Huanlong, se encuentra
en el condado de
Songpan, noroeste de
Sichuan, en China. Al
igual que en la cascada
blanca de Pamukkale, en
Turquía, en ésta
bellísima zona de
montaña y frondosas
laderas, las terrazas de
depósitos de calcita de
Huanglong, conforma
una zona de interés
panorámico e histórico
reconocidas como
Patrimonio de la
Humanidad.
El Lago Peyto, en
Canadá, presume de
ser demasiado perfecto,
una puesta en escena de
la naturaleza que nos
hace sentir
insignificantes.
Si imagináramos un desierto ideal para una película de aventuras
en lugares que parecen fantásticos, no necesitaríamos modelarlo
en un programa de animación en 3D. Bastaría con trasladarnos a
Argelia y el desierto de Tassili n’Ajjer.
El bambú es un material
extremadamente versátil, y
en estado natural, una
especie de singular belleza.
Un pequeño bosque de
bambú, muy cerca de
Kyoto, en Japón, ofrece
un encantador paseo a
través de un sendero,
brindando imágenes de
sutil belleza al estilo
japonés.
Al sur de la ciudad de Dunhuang, en la provincia de Gansu, en China,
emergen enormes dunas en las puertas del desierto, que rodean un
pequeño lago con forma de medialuna, sostén para la supervivencia de un
curioso complejo en los albores del desierto de Gobi. El lago, que perdura
intacto desde hace siglos, parece un verdadero milagro.
El Parque Nacional Tongariro es el más antiguo de
Nueva Zelanda, y posee en su zona más fotografiada un
área de volcanes, entre ellos el Monte Ruapehu, y el
Monte Nguauruhoe que forman parte de la película. Está
situado en la isla norte, a unos 320 kilómetros al sur de
Auckland. Aún pasando por alto el dato anecdótico del
rodaje de El Señor de los Anillos, Tongariro es un
lugar increíble con creces, un paisaje sagrado para los
Maoríes, sobre todo en el área de los picos mencionados.
Para muchos, Krabi es la provincia más bonita de Tailandia. La
combinación de su montañas karst (calcáreas) erosionadas por miles de
años por un mar turquesa y playas de ensueño son difíciles de superar.
Son las ruinas de un bosque petrificado, los restos de madera fosilizada que
recuerdan que alguna vez, debajo de lo que hoy puede ser un área desértica, hubo en
algún tiempo un ecosistema exuberante.
Dentro de la Sierra
Tarahumara, una
cadena montañosa de la
Sierra Madre Occidental,
se encuentra un paisaje
tan particular como el
Valle de los Monjes,
parte del sistema de
cañones de las Barrancas
del Cobre.
FIN
Gracias por vuestra atención
Descargar

Paisajes increibles