• LOS CUENTOS POLICIALES
•
Dentro de la gran clase de
cuentos realistas, están los
cuentos policiales. Estas
historias están formadas por dos
relatos: el caso, que es la
narración de un delito (un
crimen, un robo, una estafa), y la
del descubrimiento del culpable.
Entre sus personajes están quien
le comete el delito, la víctima y un
investigador que resuelve el caso.
 LOS CUENTOS POLICIALES
 Los cuentos policiales surgieron a mediados del siglo XIX
estrechamente vinculados con el desarrollo de las grandes
ciudades: las poblaciones y las urbanizaciones crecían
explosivamente, y las sociedades se complejizaban.
 Esta literatura celebraba aquel nuevo orden industrial
mediante un mecanismo narrativo fijo: frente a la
desviación social que significaba el delincuente, otra
desviación (pero por su sagacidad y genialidad extremas: el
detective) lo descubría y así restituía el orden social en
pequeña escala. El escritor estadounidense Edgar Alan Poe
fue el precursor de la llamada literatura policial de enigma,
al incluir la figura de un detective investigador en relatos
donde se narraba un delito: en su cuento “Los crímenes de la
calle Morgue” se presenta al famoso detective Auguste
Dupin.
 Respecto de las obras, aparecía un público popular y masivo,
alfabetizado y con capacidad adquisitiva suficiente para
comprar las revistas donde la nueva literatura también tenía
su espacio.
 EL NARRADOR Y EL CONOCIMIENTO DEL LECTOR
 En los cuentos policiales de enigma, el narrador está presente
durante la investigación; por lo tanto, puede contar lo que ve y lo
que el investigador le dice. Esta aproximación a los hechos
coincide con la que tiene el lector. En otras palabras: puede
acceder a la evidencia y a ciertos pensamientos dichos en voz alta
por el detective; pero no sabe qué piensa el investigador ni cómo
va hilvanando el caso hasta la resolución del cuento.
 CUENTO POLICIAL Y DOBLE RELATO
El cuento policial es la
narración del proceso de descubrimiento del culpable de un caso
o delito (crímenes, robos, estafas, etcétera). El caso es el relato
secundario a reconstruir, del cual el lector y el detective tienen
los mismos indicios. Generalmente, transcurre en una
habitación cerrada y de difícil acceso.

Esta clase de cuentos también es conocida como policial de
enigma porque el delito se presenta como una adivinanza a
resolver; es decir que el relato más importante es cómo el
detective logra explicar un caso (y no cómo hizo el delincuente o
el culpable para cometer el delito, aun cuando en la resolución
suele explicitarse).
 En el relato principal, el detective tiene una hipótesis que sigue
sin explicitar.
 En la resolución explícita su hipótesis (que siempre es la
acertada) y las pistas que le permitan narrar la totalidad del caso.
 PERSONAJES TÍPICOS DEL POLICIAL

El personaje que lleva adelante la investigación suele ser un
aficionado: no es un detective profesional ni miembro de las
fuerzas policiales. Es alguien que no tiene necesidades
económicas y que lo hace porque le provoca placer. No utiliza
armas, no persigue a nadie ni se involucra en ninguna situación
violenta. Solo se vale de su inteligencia extraordinaria y su
capacidad de observación. Elabora hipótesis a partir de los datos
e indicios y a partir de ellos deduce qué fue lo que sucedió.

El personaje detective suele estar acompañado por un
ayudante que no es tan inteligente como él pero que le permite,
por medio de los diálogos, exteriorizar sus deducciones y es quien
narra los hechos.
 EL POLICIAL ARGENTINO
 La literatura policial de nuestro país tiene dos ejes
fundamentales. Uno es el formado por la dupla Jorge L.
Borges-Adolfo Bioy Casares, quienes co-escribieron el
libro de cuentos policiales Seis problemas para don
Isidro Parodi (1942) y co-dirigieron la colección –
especialmente dedicada al género policial- “El séptimo
círculo” desde 1944. El otro es el de Rodolfo Walsh,
quien hizo una recopilación que explicitaba lo
nacional del género (Diez cuentos policiales
argentinos, 1953). Desde entonces, sin continuidades,
diversos autores han incursionado en él: desde Pablo
De Santis o Ricardo Piglia a José P. Feinmann, Claudia
Piñeiro o Guillermo Martínez.
 ORACIÓN UNIMEMBRE

Las oraciones que tienen sentido completo y
entonación propia pero no pueden dividirse en sujeto y
predicado son oraciones unimembres. Pueden estar
constituidas por solo una palabra o ser construcciones
(que toman el nombre de la clase de la palabra que
funciona como núcleo). Se clasifican así:
CLASE
NÚCLEO
EJEMPLO
Sustantivas
Sustantivo
Carrozas de fuego.
Adjetivas
Adjetivo
Locos por el fútbol.
Adverbiales
Adverbio
Cerca de casa
Verbos defectivos referidos a
fenómenos meteorológicos (sólo en
3° Persona del singular).
Verbos de conjugación completa
que se construyen sin sujeto en la 3°
persona del singular: hacer, haber,
ser y estar.
Verbos con se impersonal (solo en la
3° persona del singular)
Llueve sobre mojado.
Nevó en Córdoba.
Hace frío.
Hay mucha gente acá.
Es tarde.
Está oscuro.
Se estudia poco aquí.
Verbos con sujeto indeterminado
(solo en 3° persona del plural).
Tocaron el timbre.
Dicen que soy aburrido.
Verbales
impersonales
sintácticas
Verbales
impersonales
semánticas
 INTERJECCIONES
 Son oraciones unimembres exclamativas o
interrogativas con significado expresivo. Pueden ser
palabras (¡Ah!, ¡Socorro!, ¿Eh?) o expresiones (¡Por
favor!). Las interjecciones (¡Ay!), llamados enérgicos de
atención (¡Alto!), saludos (¡Hola!), o pueden escribir
acciones (¡Zas!).
 EL POLICIAL BAJO LA LUPA
El robo de un banco, un crimen misterioso, el
hallazgo de un cuadro falso pueden ser titulares en los
diarios o el atractivo principal de cierto tipo de cuentos:
policiales.

El cuento policial es el relato de una investigación, la
que lleva a cabo el detective en torno a un delito.

A través de pistas, huellas e indicios, mediante la
recolección de pruebas o el interrogatorio de los
sospechosos, el investigador busca descubrir la verdad.

Su inteligencia y su razonamiento deductivo le
permiten resolver el enigma, que puede resumirse en
una sola pregunta: ¿quién es el culpable?

 LOS PERSONAJES

La figura clave de todo relato policial es el detective. Profesional o no,






valiente o tímido, detallista o despistado, puede trabajar solo como el
inspector Maigret, un comisario duro que se guía por su olfato y nunca falla, o
tener un ayudante, como el fam0oso Sherlock Holmes con su amigo, el doctor
Watson. Las preguntas del doctor y las conclusiones siempre exactas de
Holmes permiten aclarar los casos más complejos.
En el cuento que leíste, el detective Lainez es el encargado de reunir las
pruebas (la pieza faltante del rompecabezas), examinar a los principales
sospechosos (como el anticuario Benveniste) y buscar las posibles causas y
móviles del crimen (el deseo de ascender a Montaldo).
Ejemplo: Lainez recibe ayuda del experto en rompecabezas.
Claro que siempre el investigador tiene un sospechoso, o más de uno. La
investigación y el descubrimiento de los culpables provocan la intriga y
mantienen el suspenso en el cuento.
Cuando se relaciona a los sospechosos con los indicios, se soluciona el
enigma. Entonces… ¡el culpable no puede ocultarse más!
Ejemplo: La M que forma la silueta del hueco y la inicial de Montaldo.
 LA DESCRIPCIÓN DEL ESPACIO
En los relatos policiales, la acción suele
transcurrir en ambientes cerrados y cotidianos que
son ideales para el misterio.

La descripción detallada de estos lugares sirve
para señalar cualquier cambio en la escena del
crimen. Entonces, una ausencia o una mínima
modificación pueden aportar datos muy
importantes para aclarar la intriga.
 Ejemplo: El protagonista describe el rompecabezas
del plano de la ciudad con todo detalle y nota que le
falta una pieza. El ambiente cotidiano es el Museo.











LA FOCALIZACIÓN
A veces, al referirse al punto de vista y a la posición del narrador dentro del relato, se emplea al
término focalización, que es más abarcador. En este sentido, los relatos se pueden clasificar en:
No focalizados: el narrador es omnisciente, no conoce los hechos desde el punto de vista de
ningún personaje en particular.
Con focalización interna: el narrador ve y conoce desde el punto de vista de un personaje
determinado. Este tipo de focalización puede ser fija, cuando permanece invariable durante toda
la narración; variable, cuando el narrador pasa del punto de vista de un personaje a otro; o
múltiple, cuando se alternan los dos tipos anteriores.
Con focalización externa: en este caso, el narrador no revela los sentimientos o los pensamientos
de los personajes y el lector debe construir su propia focalización.
GRADO DE CONOCIMIENTO DEL NARRADOR
El narrador puede tener diferentes grados de
conocimiento de los hechos que cuenta; es decir, puede saber menos que los personajes, lo mismo
o más que ellos.
Cuando el narrador sabe más que los personajes, cuenta no solo lo que ellos hacen y dicen, sino
también lo que sienten y piensan, o sea que conoce su interioridad. También puede, por ejemplo,
anticipar hechos y realizar comentarios que los personajes ignoran, así como narrar lo que sucede
en diferentes lugares simultáneamente.
Cuando el narrador sabe lo mismo que los personajes, cuenta lo que ellos hacen, dicen y piensan,
pero no puede anticipar hechos ni comentar aspectos que estos desconozcan. Es decir, no conoce
nada más que lo que conocen los personajes.
Cuando el narrador sabe menos que los personajes, cuenta lo que hacen pero desconoce sus
intenciones, lo que piensan y sienten, aunque puede deducirlo de sus actitudes. En este caso, se
encuentra en la misma situación que un espectador o testigo.
Si relacionamos la persona gramatical con el grado de conocimiento del narrador, es posible
clasificar los narradores según este esquema:
PERSONA
GRAMATICAL
Tercera
Primera
Primera/Tercera
GRADO DE
CONOCIMIENTO
Más que los
personajes.
El mismo que los
personajes.
Menos que los
personajes.
CLASE DE
NARRADOR
Omnisciente (sabe
todo)
Protagonista
Testigo
Descargar

Cuento policial