Por amor, Dios se ha revelado y se ha entregado al
hombre, dando una respuesta definitiva a las cuestiones
que el hombre se plantea sobre el sentido y finalidad de su
vida.
Dios se ha revelado al hombre comunicándole
gradualmente su propio Misterio mediante
obras y palabras.
Más allá del testimonio que Dios da de sí mismo
en las cosas creadas, se manifestó a nuestros
primeros padres.
Dios selló con Noé una alianza eterna
entre Él y todos los seres vivientes.
Dios eligió a Abraham y selló una alianza
con él y su descendencia.
De él formó a su pueblo, al que reveló su
ley por medio de Moisés.
Lo preparó por los profetas para acoger la
salvación destinada a toda la humanidad.
Dios se ha revelado
plenamente enviando a
su propio Hijo, quien ha
establecido su alianza
para siempre. El Hijo es
la Palabra definitiva del
Padre, de manera que
no habrá ya otra
Revelación después de
Él.
http://www.educaplay.com/es/re
cursoseducativos/801685/la_trad
icion_apostolica.htm
Continúa
V
F
V
F
V
F
V
F
V
F
V
F
http://www.educaplay.com/es/
recursoseducativos/801805/tip
os_de_tradiciones.htm
Continúa
http://www.educaplay.co
m/es/recursoseducativos
/834614/la_interpretacio
n_del_deposito_de_la_f
e___1.htm
http://www.educaplay.co
m/es/recursoseducativos
/834633/la_interpretacio
n_del_deposito_de_la_f
e___2.htm
http://www.educaplay.co
m/es/recursoseducativos
/801809/la_interpretacio
n_del_deposito_de_la_f
e___3.htm
Continúa
a) A los sacerdotes
santos y piadosos
b) A los Santos
canonizados
c) A los obispos en
comunión con el Papa
d) A los líderes religiosos
e) Ninguna de las
anteriores
El Magisterio respecto a la Palabra está a su servicio, para
enseñar solamente lo transmitido, escuchándola devotamente,
custodiándola celosamente y explicándola fielmente.
La inteligencia de la fe no puede crecer.
Todos los fieles pueden comprender la verdad revelada.
La Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio son realidades
independientes entre sí que subsisten por la fuerza de sí
mismas.
La totalidad de los fieles puede caer en el error y equivocarse
en la fe.
El Espíritu suscita y sostiene el sentido de la fe y permite al
pueblo de Dios aplicarla a la vida.
INTÉNTALO DE NUEVO
Descargar

Encuentro Nº 4: Números 74 al 100