Revelado
Había una vez un hombre y rico que sensible se
llama Rafael Velásquez López. A la edad de 21 años
después de realizar su licenciatura de primera clase en
ingeniería industrial, sus padres decidieron organizar un
matrimonio ordenado con una mujer. Ella era igualmente
sensible, inteligente, hermosa y por supuesto rica! Sin
embargo, Rafael no estaba de acuerdo con esto pero
debió obedecerles para asegurar su herencia, aunque
su corazón no pertenecía a otra persona. Como
consecuencia, el matrimonio no andaba muy bien. Una
noche, la tragedia llamó a la puerta de la pareja
matrimonial.
Revelado
Rafael tenía los contertulios secretos con su amante,
Putajina, y su esposa ya no lo aguantaba.¡Le tuvo harto
y intentó hacer algo! Condujo a la casa de Putajina por
la noche lluviosa y…..
Si quiere la historia acabar con un giro inesperado, vaya
a la tercera pagina.
Si quiere la esposa estar sorprendida, vaya a la cuarta
pagina.
Si quiere la esposa sentir tonta y llena de remordimiento,
vaya a la quinta pagina
Revelado
BAM! ella se estrelló al garaje. Luego, corrió los pasos resbaladizos
de la escalera y arrojó violentamente la puerta de madera con su
pierna, sólo ver la oscuridad. Caminaba cauteloso por la casa.
Primero, caminó por la cocina y no hubo nada, luego por la sala de
estar donde vio una raya de luz a lo largo del pastillo. Por eso,
decidió seguir. Los secretos saldrán a la luz. Al abrir la puerta, daba
un susto a hallar su marido en abrazos con otro hombre.
Inmediatamente, le gritaba como una mujer loca -¡Eres una marica!
¡Marica! ¡Marica!- Recogió un vaso de flores y lo lanzó a la cabeza
del marido, dejando la sangre por todas partes.
-¡Corte, corte, corte! Otra vez...”Revelado” luces, cámara, acción.-
Revelado
llegó hallarle en una celebración con Putajina y algunos
niños. Lo que descubrió más allá fue que estas niños
pertenecían a Rafael. Tenía otra esposa y otra familia! La
mujer estaba furiosa al punto de estrellar. Le arrastró fuera
de la fiesta para llevarle en el coche y luego condujo de
modo peligroso. Como consecuencia, tuvieron un
accidente, la mujer perdió su memoria y Rafael perdió una
pierna. Desde aquel momento, nunca se perdonaba.
La moraleja del cuento: Más vale poco que pena
Revelado
su destinación era una nueva casa bellísima. Estaba confundida porque había
demasiado silencio y no podía ver ni a Rafael ni a Putajina. Caminó hacia la puerta
con la intención de irrumpir algo. Lo irónico era que Rafael compró la casa como
un regalo para su esposa y esta noche él decoraba la sala de estar sobre una escalera
alta. Cuando ella arrojó violentamente, Rafael fue sorprendido, perdió su equilibrio
y cayó. ¡Qué tragedia! Después de entender la situación, inmediatamente su esposa
llamó la ambulancia. Desafortunadamente, Rafael estaba inconsciente hace mucho
tiempo y el paramédico la dijo que él recibió una conmoción cerebral. Por muchos
años, era un vegetal sobre una cama. Su esposa le llevaba siempre las rosas
amarillas (su favorito) al hospital. Un día, Rafael se levantó para descubrirse
rodeado por las flores y una mujer misteriosa a su lado. No recordaba nada hasta
que notó la grande rosa roja en el pelo de la mujer, una rosa exacta a la que ella
llevó el día de su boda. Los dos lloraron de la felicidad y la tristeza a la vez, la
felicidad porque pudieron reavivar su amor y la tristeza debido a su carencia previa
de confianza.
La moraleja del cuento: No hay que ahogarse en un vaso de agua
Descargar

Revelado