Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
La tranquilidad es un beneficio social que se gana con trabajo, porque ser bueno no es fácil.
Decidir hacer las cosas bién y hacerlas es honrar la palabra.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
La Palabra, esa misma que nos compromete, esa misma que nos identifica, esa misma que
hablamos y que muchas veces no pensamos. Seguramente han escuchado hablar de un
código de ética en el Japón, el Bushido; es el código de honor que rigen a los samuráis,
entre sus declaraciones están estas que llaman mucho la atención:
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
El Código Bushido
Makoto-Honestidad,Sinceridadabsoluta]
Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera
hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha
dicho que hará. No ha de “dar su palabra” no ha de “prometer”, el
simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer.
Hablar y hacer son la misma acción.
Meiyo-Honor
El auténtico samurái solo tiene un juez de su propio honor, y es él
mismo. Las decisiones que tomas y como las llevas a cabo son un
reflejo de quien eres en realidad. No puedes ocultarte de ti mismo.
Chuugi-Lealtad
Para el samurái, haber hecho o dicho “algo”, significa que ese
“algo” le pertenece. Es responsable de ello y de todas las
consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a
aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable,
permanece fieramente fiel. Las palabras de un hombre son como sus
huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Nuestra cultura nos ha heredado y manchado el no darle valor a
la palabra
La palabra es ese poderoso instrumento, por medio del cual podemos comunicar nuestros
sentimientos a los demás y adquirir influencias sobre ellos.“
Hace falta tiempo para la palabra adecuada, y por mucho tiempo no se la encuentra, está
reprimida o está ausente. ¿Qué palabra dará cuenta de Auschwitz, de Hiroshima o de los
desaparecidos argentinos? ¿Y qué acto? El silencio de los traumatizados lo indica. Es la
Política, la Polis, donde somos muchos, divididos, no partidos.
El Papa Benito XVI reforzaba el sentido teológico que la palabra posee en el fondo de nuestra
concepción greco-judía como acto creador y generador de sentido:
Dios actúa σὺν λόγω, con logos. Logos significa tanto razón como palabra, una razón que es
creadora y capaz de comunicarse, pero precisamente como razón.
Cuando decimos que alguien rompió su palabra, sentimos desgarro e incomprensión. La
palabra se rompe porque en el acto de faltarla, casi que podríamos oír como se quiebra la
razón, como muere el significado con el que intentamos ordenar nuestro mundo y dar sentido
a nuestra existencia.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
•Cada palabra que se rompe, es un mundo que se destruye. Y no un mundo cualquiera. Un
mundo en logos, un mundo en creación que incluye todos los posibles nuevos mundos a los que
nuestras palabras de hoy habrían de dar lugar. La palabra rota no esteriliza sólo nuestro mundo,
sino nuestro futuro.
•Cada palabra que se rompe es un mundo que se destruye. Y no un mundo cualquiera. Un mundo
en logos, un mundo en creación que incluye todos los posibles nuevos mundos a los que nuestras
palabras de hoy habrían de dar lugar. La palabra rota no esteriliza sólo nuestro mundo, sino
nuestro futuro.
•El caos de nuestra sociedad no es más que el reflejo de la palabra rota y a eso lo llamamos
política. Se dice pero no se hace y lo que es peor, se hace lo que no se dijo, de manera silenciosa,
ocultando la verdadera intención de la misma.
•En este sentido siempre queremos creer que todo existe allá afuera existe sin nuestra
intervención. Este es precisamente el pensamiento que hoy sugiero erradicar para cambiar las
cosas. Es decir cambiar nuestro infierno por el paraíso donde vivir sea simplemente el mejor de
los placeres.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Lo dicho, dicho está y se imprimirá en tu
personalidad
La Biblia habla de este tema de una forma muy directa, dando un alto grado de importancia a la
palabra, Jesús hablando sobre los juramentos y promesas dijo: “Si van a hacer algo digan que sí,
y si no lo van a hacer digan que no. Todo lo que digan de más viene del mal” Mt. 5:37.
El comprometernos para algo y no hacerlo es algo que afecta a nuestra identidad y por defecto a
nuestro propio honor.
Un pequeño “sí”, un breve “no” es un gran compromiso para cada uno de nosotros. Evitemos,
entonces pertenecer al montón que dice “todo el mundo lo hace” (que mediocridad).
Si comenzamos a darle sentido y valor a lo que decimos y nos comprometemos para cumplir lo
que decimos, podremos afectar más a nuestra sociedad.
Lo que decimos tiene trascendencia, permanece en el tiempo y queda guardado en la retina de
la gente
Dudar de la sinceridad de palabra de alguien conduce a su inmediato al arrinconamiento.
Mateo 5:34-37 (Traducción en lenguaje actual)
34 Pero ahora yo les digo a ustedes que, cuando prometan algo, no hagan ningún juramento.
No juren por el cielo, porque es el trono de Dios,35 ni juren por la tierra, porque Dios
gobierna sobre ella. Tampoco juren por Jerusalén, pues esta ciudad pertenece a Dios, el gran
Rey.36 Nunca juren por su vida, porque ustedes no son dueños de ella.37 Si van a hacer algo
digan que sí, y si no lo van a hacer digan que no. Todo lo que digan de más viene del diablo.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Necesitamos las palabras
Necesitamos las palabras. Las necesitamos para vivir, para
trabajar, para relacionarnos. La palabra tiene distintos niveles y
distintos usos según para qué la necesitemos, pero su buen
uso, la sabiduría con que la empleemos, nos puede abrir
muchas puertas que pensábamos que siempre iban a estar
cerradas.
Son pocos los grandes líderes que no hayan sido grandes
oradores: Churchill, Gandhi, Kennedy… Como si el corazón y las
ideas latieran al unísono del dominio de la palabra. No se
puede arrastrar a la gente a los mejores objetivos, si no los
convencemos con la palabra.
La Retórica tiene mala prensa porque la han malversado, pero
es un instrumento ideal para ser mejor profesional, para llegar
mejor al otro. Yo propongo una retórica moderna y flexible,
adaptada a todos los terrenos. En la vida utilizamos las palabras
constantemente, y cada vez más. ¿Cuándo hemos escrito más
sino ahora, con tanto e-mail y SMS? Y sin embargo, muchos lo
hacen mal. No saben que cuando escriben un mensaje su
rostro son las palabras que lee el destinatario. No es cuestión
de saber escribir, es cuestión de saber presentarse, de
presentar lo que somos y lo que queremos ser.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Formas de interpretar la palbra
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Nuestro país, funciona o no con las actitudes de sus habitantes de carne y hueso que a
diario ejercen el derecho y el deber de poner en marcha el pequeño motor de las cosas
sencillas. Y en general a ese motor lo encienden muchos tipos que tienen la chispa
confundida: se redimen laboriosos y atareados y con esa excusa te mandan al olvido
•La intensión de la palabra es la palabra misma y cuando no es congruente con el sentido convenido se
disfraza para hacer daño. Esto explica la intervención del mal en el discurso del hombre.
•No todo lo que suena lindo pertenece a la familia del bién.
•El perdón nos libera del peso de las malas intenciones de los demás.
•Para perdonar es necesario reconocer e igualmente imparajitable comunicarle al que lastima la razón
por la cual me siento así.
•Hay veces que buscamos culpables, gracias a que nuestras suspicacias se han alimentado con la falta de
palabra de las personas en el pasado. Esto provoca un grado alto o menor de antipatía hacia personas a
las cuales ni siquiera conocemos.
• Me han hecho daño porque cada palabra que se rompe ha sido un mundo que se destruye dentro de
mi. Para reparar el daño debo concebir el perdón para seguir adelante y delimitar el daño para que no
siga implacable dañándome y aniquilando mi futuro.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Recomendaciones sobre el peso de la palaba
No recolecte pesares y traumas para llevarlos a cuestas durante toda la vida.
Hágase pacito, no cargue más de los que usted necesita para seguir adelante.
Los pesares no son más que el peso acumulado adurante toda la vida. Arrójelo o perderá
fuerzas para lograr sus metas.
Si el hijo de Pablo Escobar se reconcilió con los hijos de Galán y pidió perdón, quiere decir
que es posible la reconcioliación entre las personas. Lo importante es reconocer que se ha
hecho daño y delimitar el daño que se hizo.
Si una sociedad quiere cambiar, debe ser cocecuente con lo que dice y hace, de lo contrario
el mudo se lo reclamará, porque no hay cosa más adversa y difícil que la ambigüiedad.
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
Todos los derechos reservados prohibida su reproducción sin la autorización de Desarmando Corazones Compañía Limitada
PNL Auto-anclaje
Un anclaje consiste en asociar un estímulo sensorial con un estado interno. El
estímulo puede ser visual, auditivo o kinestésico (táctil, olfativo o gustativo).
Generalmente se utilizan los anclajes para facilitar el acceso a recursos. Es posible
también, realizar un auto-anclaje.
Para que un anclaje funcione es necesario estar asociado ( conectado) a la
experiencia ( en este caso, la que contuvo el recurso del que queremos disponer
ahora y en un futuro) , disparar el anclaje en el momento de máxima intensidad de
la experiencia y el estímulo debe ser siempre en el mismo sitio y con la misma
intensidad.
EJERCICIO
1. Elija un estado interno o un recurso que le gustaría tener a su disposición (confianza,
concentración, relajación...)
2. Elija un estímulo como desencadenante: visual (una foto, una imagen), auditivo (una palabra,
expresión), kinestésico (apretar un dedo con otro, apretar el puño), olfativo (un perfume),
gustativo (un alimento, un sabor).
3. Busque en su interior un recuerdo en el que haya experimentado ese estado. Asóciese (
conéctese profundamente) a esa experiencia.
4. Cuando se encuentre asociado, reviviendo al máximo, esa experiencia dispare el anclaje (por
ejemplo, apretar un dedo con la otra mano) durante unos segundos.
5. Salga de ese estado ( pensando o haciendo otra cosa por unos segundos) y repita lo anterior al
menos tres veces más.
6. Chequee su auto-anclaje, dispara el anclaje y verifica si le viene automáticamente la sensación
o el recurso que había cargado en el anclaje.
Anclas en el trabajo
Utilizar un ancla para “acceder a un recurso” no es un procedimiento inventado
por la PNL. Los seres humanos siempre hemos creado anclas. En la era de la
agenda electrónica o la palm, las personas ya no se hacen un nudo en el pañuelo
para recordar los asuntos importantes, pero aún sigue siendo probable que en su
trabajo, coloquen un retrato de su pareja o de sus hijos en el escritorio, o que
regresen de las vacaciones bien provistos de recuerdos, fotografías o videos.
Actuamos movidos por la idea de disponer de algo que influya positivamente
sobre nuestros sentimientos.
Resulta extraño que reparemos conscientemente y de una manera constante en
los objetos que nos rodean, y que analicemos la influencia que ejercen sobre
nosotros. Aún cayendo en la cuenta de que en algunos lugares nos sentimos más a
gusto que en otros, no nos detenemos a reconocer los estímulos externos que nos
provocan tales sensaciones. Un entorno de anclas positivas puede favorecer
notablemente a nuestro bienestar y a la eficacia de nuestras acciones.
El siguiente ejercicio le ayudará a analizar su lugar de trabajo en busca de las
anclas positivas o negativas que pueda contener.
1. Imaginar el lugar de trabajo
Adopte una postura relajada. Imagínese que está en su lugar de trabajo (en caso de que no se encuentre ya en
él)
2. Descubrir las anclas
Reconozca su entorno con todos sus órganos sensoriales. Descubra los estímulos y determine las
características de las reacciones emocionales que se generan en usted. ¿Qué estado anímico le provocan?
¿Experimenta sensaciones agradables o desagradables? ¿Se activa quizás en usted algún momento intenso?
Piénselo cuidadosamente.
Mire a su alrededor y contemple todo aquello que entre en su campo de visión. ¿Qué efecto ejerce sobre
usted?
Escuche conscientemente los ruidos y sonidos. ¿Qué efecto producen sobre usted?
Perciba su cuerpo que reposa sobre el asiento. ¿Es cómodo o no?
Perciba los olores y sabores característicos de su lugar de trabajo, percátese de las sensaciones que le
provocan.
3. Eliminar las anclas negativas
Si encuentra algún elemento o factor que le ocasiones reacciones desagradables, habrá dado con un ancla
negativa. Retire o disuelva dicho factor de alguna manera.
4. Aumentar el número de anclas positivas
Si descubre algún factor que le produce una experiencia placentera, habrá dado con un ancla positiva.
Reflexione si puede haber algo cuya presencia le resultaría grata en el lugar ( objetos, sonidos, olores o
sabores) sería otra ancla positiva que usted podría incorporar con el fin de sentirse más a gusto.
Autor
Ref. Alexa Mohl – El Aprendiz de brujo – Ed. Sirio ( Ej. Josef Weiss)
Descargar

Descarga