Ecosistemas terrestres del mundo
(Rzedowski, J. y M. Equihua. (1987). Atlas Cultural de México: Flora. Planeta/INAH, México,
D. F. 209-222 PP
La tundra: este ecosistema se encuentra en las zonas de nieves o hielo perpetuo, esta
condición no permite el desarrollo de la vegetación, sólo algunos musgos y líquenes, su
fauna es escasa contando únicamente con algunos mamíferos y aves. El suelo está
permanentemente helado, llegando a temperaturas por debajo de -20 °C y sólo existe
un periodo corto de deshielo, el cual se da en los dos meses más calientes, cuya
temperatura máxima llega a 5 °C; las precipitaciones pluviales son escasas, llegando a
un
máximo
de
300mm
por
año.
Existe la tundra ártica, que se encuentra geográficamente en el hemisferio Norte, con
una extensión de aproximadamente 20000 kilómetros cuadrados, la cual cruza en forma
de cinturón, desde América del Norte hacia la Europa y Asia del Norte. Hacia el sur del
casquete polar se encuentran las altas montañas, llamadas las tundras alpinas. En el
hemisferio Sur sólo la península Antártica corresponde a este tipo de ecosistema, con
diferente tipo de especies de mamíferos y aves.
La taiga: es un ecosistema que se desarrolla al Sur de la tundra, propio de un clima frío
con veranos húmedos y templados, y es la de mayor extensión de ecosistema en el
mundo. Este ecosistema se conforma de bosque, abunda la vegetación de coníferas,
como pinos y abetos, se extiende a más de 1500 kilómetros de anchura a lo largo de
todo el hemisferio Norte a través de América del Norte, Europa y Asia, existen también
algunas superficies de este ecosistema en zonas montañosas.
Este
tipo
de
ecosistema
se
condiciona
por
los
siguientes
factores:
Las temperaturas son extremas, llegando a -40°C en épocas invernales, mientras que en
verano puede subir a 19°C, pero la temperatura constante oscila entre los 0 y los 5°C.
Las precipitaciones pluviales son escasas, llegando a caer entre 250 a 500 milímetros
anuales.
El
agua
permanece
congelada.
.
Bosque templado: éste se sitúa en zonas con clima más suave, se extiende al sur de la
taiga, con amplias extensiones en América, Europa y Asia hacia el Sur, solo lo
representan estrechas franjas del Sur de América, Nueva Zelanda y Australia. También
se encuentra en regiones montañosas de zonas bajas de latitudes cálidas.
En este ecosistema la temperatura media es de 23 °C, la cual da un clima templado
variado por la existencia de las cuatro estaciones del año muy marcadas, con una
precipitación pluvial que varía de 500 a 1000 milímetros, debido a estas características
los suelos son muy ricos en nutrientes, predominando la vegetación de árboles como
robles, encinos y hayas. En este tipo de bosques existe una gran actividad de seres vivos.
La estepa: Se sitúa en la parte central de los continentes en zonas templadas con una
precipitación pluvial escasa que varía de 250 a 600 milímetros; debido a esta
característica se impide el crecimiento de árboles. Las zonas donde se encuentra son en
Asia central, el centro de América del Norte y el centro Oeste de Australia, el sotavento
de Nueva Zelanda, el entorno del Río de la Plata y la Patagonia, así como algunas zonas
de África.
En el Norte de América a la estepa se le conoce como praderas, y se le dan los
siguientes nombres: la pradera verdadera, la pradera mixta, así como la llanura; la
diferencia de ellas es la precipitación pluvial, la cual varía en las temporadas del año, en
las llanuras se extiende hacia las montañas rocosas.
La selva: se extiende en forma discontinua sobre prolongados territorios, la presencia de
montañas, mesetas, lagos, pantanos y ríos impide que cubra toda la zona ecuatorial del
planeta. La temperatura media es de 25°C, con una precipitación pluvial anual hasta de
4500 milímetros, en los cuales existen selvas vírgenes que se ubican en América Central
y del Sur, África Central y en Malasia e indonesia.
Las características de la selva ocasionan que exista una variedad de especies vegetales y
animales donde el ser humano obtiene muchos recursos alimenticios medicinales y
sustancias de interés industrial. Uno de sus problemas que enfrenta la selva es que sus
suelos son débiles, por lo cual la mayor parte de sus nutrientes los toma de los seres
vivos. Una vez que este ecosistema es destruido es muy difícil que llegue a recuperarse.
La sabana: son superficies extensas con regiones planas que se encuentran en África,
Asia, Australia y América del Sur, cuya temperatura media registra 23 °C, además de
contar con una precipitación pluvial anual que va de 500 a 600 milímetros.
Su suelo es arcilloso e impermeable, no permitiendo la retención de agua, la cual sólo
marca dos estaciones del año húmedo y seco. La estación seca es muy árida,
característica que facilita la propagación de incendios. El fuego agiliza el crecimiento de
las hierbas y frena el desarrollo de los árboles, acelera la mineralización del suelo, y el
crecimiento de las plantas que se adaptan a esas condiciones, lo cual observamos en
gramíneas y salpicadas de árboles; los animales más característicos son los herbívoros,
como
cebras
y
antílopes.
El desierto: es un tipo de ecosistema donde se forman altas temperaturas por la falta de
lluvias, cuya precipitación pluvial anual es de 250 milímetros. Si llegan a existir lluvias
éstas caen de una forma torrencial, mostrando una vegetación momentánea, ya que la
temperatura extrema en el día evapora el agua retenida en la escasez de suelo que se
forma debido a la erosión del viento, favorecida por la falta de vegetación.
Algunos desiertos son cálidos, como el del Sahara, en África, mientras otros son fríos,
como el de Gobi, en Mongolia. En algunos la lluvia es prácticamente inexistente, como
en el de Atacama, en la Cordillera de los Andes.
Los desiertos cuentan con una vegetación dominante de herbáceas y de carácter
xerófilo, como los cactus, es decir, adaptadas al clima extremo del ambiente. Por las
noches se exponen numerosos insectos, como arañas, escorpiones, ciempiés, reptiles,
pequeños roedores, como la rata canguro, que vive en los desiertos americanos; el
jerbo y la rata del desierto, localizada en África, el canguro marsupial en Australia, el
camello y el dromedario; típicos de los desiertos de África y de Asia.
Descargar

Eco_sis_terr_m_REV