“Conviden a la
boda a todos
los que
encuentren en
el camino”
(Domingo 28A)
¡Qué alegría cuando me
dijeron: “Vamos a la casa
del Señor”!
Ya están pisando nuestros
pies tus umbrales,
Jerusalén.
Gloria a Dios en el cielo,
Y en la tierra paz a los hombres,
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te
alabamos, te bendecimos, te
adoramos, te glorificamos, te
damos gracias, Señor Dios,
Rey celestial, Dios Padre
todopoderoso.
Tú que estás sentado a la derecha
del Padre, ten piedad de nosotros.
Porque sólo Tú eres santo,
sólo Tú, Señor, sólo Tú Altísimo,
Jesucristo, con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amén.
Liturgia
de la
Palabra
Procesión de la Biblia
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
Dichoso el que con vida
intachable
camina en la ley del Señor.
Dichoso el que guardando sus
preceptos
lo busca de todo corazón.
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
Un rey celebraba
la boda de su hijo.
El rey envía criados para invitar a convidados,
pero los invitados no quieren ir.
Los invitados inventaron excusas:
Tenían que atender sus tierras, sus
negocios...
Algunos mataron a los criados.
El rey manda más criados:
“Vayan ahora a los cruces de caminos.
Inviten a todos los que vean”.
La sala se llenó de comensales.
El Rey entra en la sala del banquete,
repleta de gente, y se encuentra con uno
que no viste traje de fiesta.
Sin vestido de fiesta no se puede
participar en el Banquete
Ponerte el vestido es
llenarte del GOZO de la
fiesta, lo que el último
invitado no aceptó.
Antiguamente había ropas para que los que no tuvieran
el traje adecuado pudieran presentarse dignamente ante
el rey. Así que la culpa era del invitado.
El rey manda sacar al
invitado sin traje de fiesta.
Y aquel
invitado es
sacado fuera.
No clic
Israel
Es un mundo sin FIESTA
Afganistán
Estado
islámico
IRAK
Siria
El mundo es un
fuego violento
http://www.catalunyareligio.cat/ca/articles/62546
¿Qué simboliza esta parábola?
Hay una boda del Hijo de Dios con la
humanidad.
Es una fiesta de bodas, sobre todo, porque Jesucristo vino
al mundo para unirse con la humanidad en forma tan
nueva e íntima, que se puede hablar de esponsales entre Él
y la Iglesia (Ef. 5, 25 ss.).
Muchas veces
Jesús se
presentó
con la imagen
de un esposo.
En la boda hay un gran banquete (1ª lectura).
Todos pueden disfrutar de
aquel gran banquete
Pero los sacerdotes del
pueblo, los convidados
rechazaron la
invitación.
Tenían un amor
desmesurado al dinero
y mataron a los
criados, los profetas.
Dios nos invita a su boda: a colaborar en la
construcción de un mundo
de justicia, paz, felicidad y alegría.
¿Qué significa el vestido de boda?
La boda no es sólo para comer y beber,
sino para compartir la alegría.
Uno no puede tener cara triste.
Estamos alegres por estar con Dios
Creador y redentor.
La ropa tiene simbologías en el NT
- Vestido bautismal de Jesús
- Estar vestido del hombre nuevo
- Vestirse con la compasión, bondad,
humildad, mansedumbre, paciencia
- Para S. Agustín el vestido simboliza
la caridad cristiana.
Vistámonos de reconciliación,
santidad, compasión, rectitud.
¿Cuál es la Buena Noticia de hoy?
1- Dios es rico en amor. En la Biblia se
repite mucho lo del banquete.
2 - Dios invita a todos.
3 - El Reino de Dios está siempre de fiesta.
La boda es igual a amor, alegría, familia,
reunión, comida, vino, música, encuentro.
4 – Las comidas son en compañía de otros.
No hay celebración sin mesa ni comida.
Imagen falsa sobre Dios:
Dios controlador y justiciero
Imagen preferida de Jesús
Dios está preparando una fiesta final
para todos.
Quiere que disfrutemos de la vida.
La gran invitación de Dios:
“El banquete está preparado. Vengan”.
Jesús despierta el deseo de Dios.
No impone ni presiona. Invita y llama.
Jesús enciende en todos la confianza en
Dios.
Dios es Buena Noticia.
Hablemos de su Misterio de Amor con
humildad, con respeto, sin forzar.
También tú, seas
quién seas, eres
invitado por Dios.
Entra en su
Banquete
Creo en Dios PADRE todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
Padeció bajo el poder de
Poncio Pilato, fue crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó
de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado
a la derecha de Dios Padre
Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.
Créditos:
José Martínez de Toda, S.J.
([email protected])
Román Mendoza
([email protected])
“En todo amar y servir”
Liturgia
de la
Eucaristía
Descargar

Presentación de PowerPoint