Hacia el XXVIII del Tiempo Ordinario
HACIA EL DOMINGO XXVII DEL TIEMPO
ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 6 al Domingo 12 de octubre de 2014
Hacia el Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo: Por la Jornada Misionera
 Una manera de Orar con la familia 2/4
Orar en la Casa
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
www.centrodeespiritualidadsanpablo.org
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 22, versículos 1 al 14
“Jesús les habló otra vez en parábolas, diciendo: «El Reino de los
Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo. Envió
entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se
negaron a ir. De nuevo envió a otros servidores con el encargo de
decir a los invitados: "Mi banquete está preparado; ya han sido
matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto:
Vengan a las bodas". Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación,
y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio; y los demás se
apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron. Al
enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran
con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad. Luego dijo a sus
servidores:
2
"El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran
dignos de él. Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos
los que encuentren". Los servidores salieron a los caminos y
reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala
nupcial se llenó de convidados. Cuando el rey entró para ver a los
comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta.
"Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?". El
otro permaneció en silencio. Entonces el rey dijo a los guardias:
"Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí
habrá llanto y rechinar de dientes". Porque muchos son llamados,
pero pocos son elegidos».
3
LUN 6
MAR 7
¡A la boda!
Adrenalina
Jesús nos invita a una boda para que comprendamos
mejor el “reino de los cielos”. Al recordar las últimas
bodas a las que asistí, hago memoria del misterioso
deseo que impulsa a dos seres a hacer alianza para
siempre. Este misterio no sería ajeno al reino de los
cielos… Me dejo habitar por este misterio todo el día.
Un primer rechazo lleva al rey a recordar los esfuerzos
realizados: matar a los mejores animales cuesta. En el
fondo, organizar una fiesta es ya participar en ella. Una
familia que prepara el matrimonio de uno de sus
miembros con frecuencia experimenta una mezcla de
fatiga y emoción. Aquí, el rey no deja de recordarnos al
Padre: Dios ya “trabaja” en mi vida… y sigue haciéndolo.
Puedo meditar sobre esto.
4
5
MIÉ 8
JUE 9
¿Mejores cosas
que hacer?
La actitud de los invitados nos es familiar: cuántas veces nos
sentimos traicionados por quienes siempre tienen “mejores cosas
que hacer”, o nosotros mismos huimos con muchas “buenas
excusas”. Renunciar a la alegría de la boda es faltar a nuestra cita
con Cristo (el Hijo de la parábola), ni más ni menos. Ejercicio del
día: abro mi agenda y me digo que mis citas futuras son lugares de
encuentro con Cristo. ¿Cómo voy a prepararlas?
6
¡Todos invitados!
La historia culmina con la invitación dirigida a todos:
“buenos y malos”. Hoy en día, un fabricante de
smartphones proclama que “everyone is invited” [todos
están invitados] para vender sus productos… a quienes
pueden comprarlos. Dios no es un comerciante. Él se dirige
a todos, sin condición, y no selecciona según criterios de
bondad y de riqueza… ¿Increíble, no?
7
VIE 10
SÁB 11
Ser digno
Está en nosotros mostrarnos a la altura de esta invitación
incondicional. El “amigo” del rey es incapaz de entrar en
relación y activarse para responder al reconocimiento
hacia aquel que es la fuente de la fiesta. Ponerse un lindo
atuendo o perfume es un compromiso que honra a
quienes encontramos. Así, mis “buenas obras” no son
dictadas por la moral sino por el fruto de lo que el Señor ya
ha hecho por mí.
O ser castigado
En la parábola, los asesinos fueron a su vez asesinados,
una ciudad quemada, un hombre lanzado a las tinieblas.
“Pocos son los elegidos”, como quienes predican la
defensa de Cristo durante su Pasión. El reino de los cielos
no es un cuento lindo para dormir a los niños. Cómo
recibir lo tajante de estas palabras y la violencia de esta
parábola? ¿Qué cosas serias me ordenan en cuanto a mis
actitudes, relaciones con los demás, en cuanto a mi vida?
9
8
DOM 12
¿La misa? ¡Boda! Exclamemos de
alegría
El día de hoy, al ir a celebrar la eucaristía, vamos a la boda
preparada por el Padre de la parábola. El Señor nos solicita y nos
espera para una alianza eterna con su Hijo. “Todos los pueblos”
están invitados, nos dice el profeta Isaías en la primera lectura…
donde ya se habla de manjares suculentos. Cuidémonos de
pretender autosuficiencia, sin importar nuestras riquezas u
ocupaciones del momento… La carta de Pablo a los Filipenses
(segunda lectura) nos prevendrá que no seamos como quienes
despliegan su vida en señal de triunfo. Entonces, como Isaías,
responderemos a la invitación del Señor y exclamaremos de alegría:
“Ahí está nuestro Dios, de quien esperábamos la salvación”.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco (Del
Apostolado de la Oración)
Oremos
para que la Jornada
misionera mundial despierte en
todos los cristianos la pasión y el
celo necesarios para llevar el
Evangelio al mundo entero.
11
ORAR EN LA CASA
Una manera de orar con la
familia (2/4)
Recuerdo los países, casas y pueblos de la familia: los de
mi infancia, de mis padres o de mis antepasados.
Recuerdo la estabilidad geográfica o los sucesivos
desplazamientos. Recuerdo también los lugares donde
Jesús creció y vivió: Belén, Egipto, Nazaret, Cafarnaúm,
Jerusalén… Finalmente, doy gracias al Señor por su
promesa que me pone en marcha.
Pequeño ejercicio con la agenda: ¿estoy invitado a
alguna parte esta semana? ¿A qué encuentros:
reuniones, velada con amigos, citas amorosas, fiesta
oficial o nada previsto? En este último caso, puedo
hacer el esfuerzo de ser la persona que invita. ¿Cómo
me preparo para estos encuentros? ¿Qué “vestido de
boda” me voy a poner?
12
13
ORAR EN LA CASA
¿Vestido para parecer, vestido cuidadosamente elegido
para honrar al otro, vestido que dirá quién soy, vestido
que expresará mi deseo de acercarme? Ciertamente el
hábito no hace al monje, pero ¿no creen que nuestra
manera de vestir habla del proyecto profundo que
llevamos, del corazón que tenemos en ese día? Entonces,
abramos nuestros corazones a la espera del otro y
vistamos nuestros más hermosos vestidos para ese día.
14
“Salgan a los cruces de los
caminos”
San Mateo 22, 9
15
¡Y qué cosa! Un rey hace que se prepare con gran pompa
la boda de su hijo pero todos los invitados se
desentienden. Ninguno responde a su llamado: vaya que
hay razón para enojarse. ¿Qué hace el rey? No se
desalienta y envía a sus servidores adonde tienen
oportunidad de encontrar más gente: a los cruces de los
caminos. Y vemos que se presentan los que pasaban, y no
los invitados elegidos como previsto. Invitados sorpresa
que aceptan transformarse revistiendo ropas de boda.
Dicho de otra manera, todos nosotros.
¡Qué buena noticia! Todos estamos invitados a este
banquete. Sin embargo, ¿a quién nos parecemos en esta
historia? ¿Al invitado oficial, al servidor, al invitado de
último minuto o al invitado sin vestidos de boda? Todos
nos reconoceremos. Quienquiera que seamos, estamos
en un camino y ahí nos manda buscar el rey, el Señor.
¿Responderemos a su llamado? Una cosa es cierta: él no
se cansa de encontrarnos e invitarnos al banquete de
boda.
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1