La vocación, la comunión, la
formación y la misión
a la luz de Aparecida
• La presencia cotidiana y esperanzada de
incontables peregrinos nos ha recordado a los
primeros seguidores de Jesucristo que fueron al
Jordán, donde Juan bautizaba, con la esperanza de
encontrar al Mesías (cf. Mc 1, 5). (DA 21)
• Quienes se sintieron atraídos por la sabiduría de
sus palabras, por la bondad de su trato y por el
poder de sus milagros, por el asombro inusitado
que despertaba su persona, acogieron el don de la
fe y llegaron a ser discípulos de Jesús. (DA 21)
Toda vida es una vocación (Pablo VI)
1. Jesús llama a dos parejas de hermanos
• De otra parte, ellos no fueron convocados
para algo (purificarse, aprender la Ley…),
sino para Alguien, elegidos para vincularse
íntimamente a su Persona (cf. Mc 1, 17; 2,
14). (DA 131)
• El Encuentro con Jesucristo. Quienes serán sus
discípulos ya lo buscan (cf. Jn 1, 38), pero es el
Señor quien los llama: “Sígueme” (Mc 1, 14; Mt 9,
9). (DA 278 a)
2. Jesús llama a un pecador
• La respuesta a su llamada exige entrar en la
dinámica del Buen Samaritano (cf. Lc 10, 29-37),
…
• siguiendo la práctica de Jesús que come con
publicanos y pecadores (cf. Lc 5, 29-32)… (DA
135)
3. Jesús llama
a los doce
• Jesús los eligió para
“que estuvieran con
Él y enviarlos a
predicar” (Mc 3,
14), para que lo
siguieran con la
finalidad de “ser de
Él” y formar parte
“de los suyos” y
participar de su
misión (DA 131).
4. La vocación del endemoniado de Gerasa
• Jesús, el Buen Pastor,
quiere comunicarnos
su vida y ponerse al
servicio de la vida.
Lo vemos cuando…
cuando libera a los
endemoniados (cf.
Mc 5, 1-20). (DA 353)
5. La conversión vocacional de Pedro
• 8:29 Entonces él
les dijo: Y
vosotros, ¿quién
decís que soy?
Respondiendo
Pedro, le dijo: Tú
eres el Cristo.
• Entonces Pedro le tomó
aparte y comenzó a
reconvenirle.
•
8:33 Pero él, volviéndose y
mirando a los discípulos,
reprendió a Pedro,
diciendo:
• ¡Quítate de delante de mí,
Satanás! porque no pones
la mira en las cosas de Dios,
sino en las de los hombres.
6. Un llamamiento para todos y todas
• El cristiano corre la misma suerte del Señor, incluso
hasta la cruz: “Si alguno quiere venir detrás de mí,
que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y
que me siga” (Mc 8, 34). (DA 140)
7. La vocación a la vida matrimonial
• Creemos que “la familia
es imagen de Dios que, en
su misterio más íntimo no
es una soledad, sino una
familia”.
• En la comunión de amor
de las tres Personas
divinas, nuestras familias
tienen su origen, su
modelo perfecto, su
motivación más bella y su
último destino. (DA 434)
8. Los niños
también están
aptos para el
discipulado
• La respuesta a su llamada exige entrar en la dinámica
del Buen Samaritano (cf. Lc 10, 29-37), que nos da el
imperativo de hacernos prójimos, especialmente con
el que sufre, y generar una sociedad sin excluidos,
siguiendo la práctica de Jesús que acoge a los
pequeños y a los niños (cf. Mc 10, 13-16)… (DA 135)
8. Los niños
también están
aptos para el
discipulado
• Jesús los escogió con especial ternura (cf. Mt 19,14),
y presentó su capacidad de acoger el Evangelio
como modelo para entrar en el Reino de Dios (cf.
Mc 10,14; Mt 18,3). (DA 438)
9. La vocación de un empresario
• Jesús, el carpintero (cf. Mc
6, 3), dignificó el trabajo y
al trabajador y recuerda
que el trabajo no es un
mero apéndice de la vida,
sino que “constituye una
dimensión fundamental de
la existencia del hombre en
la tierra”, por la cual el
hombre y la mujer se
realizan a sí mismos como
seres humanos. (DA 120)
10. La vocación de un mendigo
Jesús, el Buen Pastor,
quiere comunicarnos
su vida y ponerse al
servicio de la vida. Lo
vemos cuando se
acerca al ciego del
camino (cf. Mc 10, 4652) (DA 353)
El “fracaso” del discipulado
14:50
Entonces los discípulos, abandonándole,
huyeron todos.
15,40
Las mujeres le seguían hasta el final
• En una época de
marcado machismo, la
práctica de Jesús fue
decisiva para significar
la dignidad de la mujer
y su valor indiscutible:
habló con ellas (cf. Jn 4,
27), tuvo singular
misericordia con las
pecadores (cf. Lc 7,36-50;
Jn 8,11),
15,40
Las mujeres le seguían hasta el final
• las curó (cf. Mc 5, 2534), las reivindicó en su
dignidad (cf. Jn 8, 1-11),
las eligió como
primeras testigos de su
resurrección (cf. Mt 28,
9-10), e incorporó
mujeres a al grupo de
personas que le eran
más cercanas (cf. Lc 8,
1-3). (DA 451)
16,7
Jesús escoge otra vez a los mismos
Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va
delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os
dijo.
Llamamiento a la conversión
• El plazo se ha cumplido. El
Reino de Dios está
llegando. Conviértanse y
crean en el Evangelio” (Mc
1, 15). La voz del Señor nos
sigue llamando como
discípulos misioneros y nos
interpela a orientar toda
nuestra vida desde la
realidad transformadora
del Reino de Dios que se
hace presente en Jesús.
(DA 382).
Id por todo el mundo
y predicad el Evangelio
• 16:15 Y les dijo: Id por
todo el mundo y
predicad el evangelio a
toda criatura.
• 16:16 El que creyere y
fuere bautizado, será
salvo; mas el que no
creyere, será
condenado.
LA COMUNIÓN DE LOS DISCÍPULOS
MISIONEROS EN LA IGLESIA
5.1 Llamados a vivir
en comunión
• Jesús, al inicio de
su ministerio,
elige a los doce
para vivir en
comunión con Él
(cf. Mc 3, 14). (DA
154)
• Para favorecer la comunión y evaluar la misión,
Jesús les pide: “Vengan ustedes solos a un lugar
deshabitado, para descansar un poco” (Mc 6, 3132). En otras oportunidades, se encontrará con
ellos para explicarles el misterio del Reino (cf.
Mc. 4, 11.33-34). (DA 154)
• La Iglesia es comunión en el amor. Esta es su
esencia y el signo por la cual está llamada a ser
reconocida como seguidora de Cristo y servidora
de la humanidad. (DA 161)
• El nuevo mandamiento
es lo que une a los
discípulos entre sí,
reconociéndose como
hermanos y hermanas,
obedientes al mismo
Maestro, miembros
unidos a la misma
Cabeza y, por ello,
llamados a cuidarse
los unos a los otros
(1Cor 13; Col 3, 12-14).
(DA 161)
LA FORMACIÓN PERMANENTE
• DA 280
Dimensiones de la
Formación
DA 280
PASTORAL y
MISIONERA
HUMANA
COMUNITARIA
ESPIRITUAL
INTELECTUAL
*Misión
Inculturación
PASTORAL y
MISIONERA
HUMANA
COMUNITARIA
ESPIRITUAL
*Solidaridad
*Participación
*Comunión
*Intimidad
INTELECTUAL
*Diálogo Fe-Cultura
*Inteligencia de la Fe
PASTORAL
SACERDOTAL:
JESUCRISTO
MAESTRO,
SACERDOTE
Y PASTOR
Formación Permanente
Acompañamiento espiritual
Fraternidad
presbiteral
Seguridad
y Asistencia Social
PRE-REQUISITO PARA LA MISIÓN
• La vida se acrecienta dándola y se debilita en el
aislamiento y la comodidad.
• La vida se alcanza y madura a medida que se la
entrega para dar vida a los otros. Eso es en
definitiva la misión. (DA 360)
CONTENIDO DE LA MISIÓN
• El proyecto de Jesús es instaurar el Reino de su
Padre. Por eso, pide a sus discípulos:
“¡Proclamen que está llegando el Reino de los
cielos!” (Mt 10, 7). Se trata del Reino de la vida.
(DA 361)
EXIGENCIAS MISIONERAS
• Profundizar y
enriquecer todas
las razones y
motivaciones que
permitan
convertir a cada
creyente en un
discípulo
misionero.
EXIGENCIAS MISIONERAS
• Necesitamos
desarrollar la
dimensión
misionera de
la vida en
Cristo.
EXIGENCIAS MISIONERAS
• La Iglesia necesita una fuerte conmoción que le
impida instalarse en la comodidad, el
estancamiento y en la tibieza, al margen del
sufrimiento de los pobres del Continente.
EXIGENCIAS MISIONERAS
• Necesitamos que
cada comunidad
cristiana se
convierta en un
poderoso centro
de irradiación de
la vida en Cristo.
EXIGENCIAS MISIONERAS
• Esperamos un nuevo Pentecostés que nos
libre de la fatiga, la desilusión, la
acomodación al ambiente; una venida del
Espíritu que renueve nuestra alegría y
nuestra esperanza.
EXIGENCIAS MISIONERAS
• Asegurar cálidos
espacios de oración
comunitaria que
alimenten el fuego de
un ardor incontenible y
hagan posible un
atractivo testimonio de
unidad “para que el
mundo crea” (Jn 17,
21).
ESTILO MISIONERO
• La fuerza de este
anuncio de vida será
fecunda si lo hacemos
con el estilo adecuado,
con las actitudes del
Maestro, teniendo
siempre a la Eucaristía
como fuente y cumbre
de toda actividad
misionera.
ESTILO MISIONERO
• Invocamos al Espíritu
Santo para poder dar un
testimonio de proximidad
que entraña cercanía
afectuosa, escucha,
humildad, solidaridad,
compasión, diálogo,
reconciliación,
compromiso con la justicia
social y capacidad de
compartir, como Jesús lo
hizo.
PARADIGMA MISIONERO
• Detenemos la
mirada en María y
reconocemos en
ella una imagen
perfecta de la
discípula misionera.
Descargar

Presentación de PowerPoint