1
LECHUGUILLA (Agave lechuguilla)
La zona ixtlera está conformada por una superficie aproximada de
154,000 km2, que en orden de importancia comprende los estados de
Coahuila, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas y Zacatecas
De la lechuguilla se obtiene una fibra dura de excelente calidad, la cual
se ha usado tradicionalmente en la fabricación de cuerdas, costales y
estropajos.
El "guishe" (residuo de las hojas a las cuales se les extrajo la fibra) es
utilizado en la mayoría de las comunidades como detergente para lavar
utensilios domésticos.
Con el "amole" (engrosamiento del cuello de la raíz de la planta) se
prepara un líquido espumoso para lavar lanas y para la limpieza del
pelo.
Otro uso que data de hace mucho tiempo, se refiere al remojo del
guishe en agua con fines insecticidas.
Los productos de mayor valor son los que están elaborados a partir del
ixtle de lechuguilla con carés (fibra gruesa) y colas (fibra delgada),
tanto en su color natural como pintados de colores. Estos productos
son utilizados para la fabricación de cepillos y brochas para pulir
metales en la industria metal-mecánica.
2
CANDELILLA (Euphorbia antisyphillitica)
La importancia de la candelilla radica en una cera que
posee en sus tallos, con características que la hacen útil en
la industria, considerándose entre las 3 principales ceras
naturales disponibles para este fin.
La candelilla se explota en un área denominada "Región
Candelillera", la cual ocupa una extensión de 140,500 km2
en los Estados de Coahuila, Nuevo León, Chihuahua,
Zacatecas, Durango y San Luis Potosí, extendiéndose al sur
hasta Hidalgo.
Esta superficie comprende el 28.5 % de las zonas áridas del
país.
La región candelillera abarca un total de 226 comunidades
distribuidas en 33 municipios de los estados anteriores.
En estas comunidades laboran aproximadamente 5,156
productores de cera.
La cera de candelilla es más dura que la cera de abeja, pero menos que la de carnauba, en forma cruda es de color café y
refinada cambia a color amarillo claro, es utilizada en la fabricación de cosméticos, goma de mascar, abrillantadores, y otros.
La candelilla junto con la lechuguilla, la palma samandoca y el orégano son la fuente principal de ingresos de los campesinos
de las Zonas Áridas del Noreste de México.
3
NOPAL - TUNA (Opuntia spp.)
Las condiciones ambientales y las variables fisiológicas se asocian con un amplio rango de ecosistemas semiáridos con flora
y fauna diversas en el norte de México, donde Opuntia es abundante y está ampliamente distribuida en comunidades
especificas llamadas nopaleras.
En México, varias especies del género Opuntia de la familia de las cactáceas son llamadas nopal. Todas ellas son endémicas
en América, y de las 377 especies reconocidas, 104 son halladas silvestres en México, y 60 son endémicas en México.
Es una planta extremadamente tolerante a las altas temperaturas y a la falta de lluvia. Se adapta fácilmente a las Zonas
Áridas caracterizadas por condiciones secas, lluvias erráticas y tierras pobres sujetas a erosión.
Descripción: Este extenso género abarca plantas de muy diferentes formas y tamaños, desde la pequeña “Ala de Ángel”
(O. microdasys var. albispina) llamada así por sus diminutas espinas blancas que le dan un aspecto afelpado, hasta especies
arbustivas o arbóreas con tronco y copa, como O. leucotricha, que puede llegar a medir 5 m de altura. Son plantas muy
rústicas y ramificadas (pencas), las cuales pueden crecer muy extendidas o inclinadas, estos segmentos o pencas son
característicos de este género, con apariencia de hoja carnosa, planos y generalmente ovales, los cuales tienen la capacidad
de convertirse en tallos.
4
NOPAL - TUNA (Opuntia spp.)
Están provistos de espinas, en algunas especies pudiendo ser hasta de 10 cm de largo. Sus flores crecen en los bordes de
estos segmentos o pencas, son grandes, muy abiertas, de aspecto de sativa y de colores que varían entre el amarillo, naranja,
rojo, y hasta púrpura.
Las evidencias más antiguas del conocimiento y uso de la tuna, se encontraron en excavaciones que se realizaron en
Tamaulipas y Tehuacán, Puebla, fechadas hace 7,000 años, donde se encontraron semillas y cáscaras de tuna fosilizadas, que
fueron obtenidas de plantas silvestres. Posteriormente se formaron los huertos familiares que surgieron con la agricultura
hace 4,500 años al domesticarse otro tipo de productos como el maíz, frijol, calabaza, chile y amaranto. En el caso del nopal,
el resultado actual tiene su origen en la recolección que practicaban los indígenas de las especies de cactáceas deseadas de
áreas remotas y su posterior plantación cerca de sus casas, principalmente para
autoconsumo o para su venta en mercados, desde la época prehispánica hasta nuestros días.
Existen documentos enviados durante la Conquista, a la Corte del Rey Felipe II, como
resultado de las investigaciones efectuadas en la Nueva España entre 1571 y 1577, en los
que se reporta a la tuna como un fruto muy popular entre los Aztecas, considerada como
una exquisitez de los Dioses debido a su frescura, su jugosidad, su dulzura, y sus propiedades
para conservar la salud; textualmente lo reportaron así: El jugo de estos frutos, cuando es
extraído contribuye a extinguir los calores de la fiebre, desapareciendo la sed y
humedeciendo los intestinos irritados. La fruta, junto con sus semillas, ayuda a corregir
problemas estomacales; además de los beneficios alimenticios que aporta, produce una
goma que modera el calor de los riñones y vías urinarias, y también destila aguas o jugos que
son admirables contra la bilis y la fiebre perniciosa.
5
NOPAL - TUNA (Opuntia spp.)
Distribución: Opuntia es un género de la familia de las cactáceas que consta de más de 300 especies, todas oriundas del
continente americano desde el norte de EE. UU. hasta la Patagonia, en donde crecen de forma silvestre. En México, el
nopal se encuentra presente en diferentes condiciones extremas de clima o suelo. En cuanto al clima es característico
encontrarlo en los climas clasificados como áridos y semiáridos, dentro de un rango anual de precipitación pluvial entre
400 y 750 mm, temperatura media anual entre los 13° a 18°C, y es afectado por la presencia de fuertes heladas. Los
tipos de suelo en los que crece es bastante amplio, sin embargo, es notorio que se desarrolla mejor en los suelos
arenosos calcáreos, poco profundos y de preferencia con un pH alcalino; resulta cuando el pH del suelo es ácido se
generan flores de color azul y de color rojizo cuando es de neutro a alcalino.
Debido a lo anterior, se puede decir que prácticamente se pueden encontrar especies de esta
planta en la totalidad de los dos grandes desiertos de México; el Chihuahuense y el
Sonorense, y por su gran adaptación, se le encuentra en otras latitudes hacia el centro y sur
del País; sin embargo, en el caso de la producción de tuna los estados que mayormente la
cultivan, en orden de importancia, son: Zacatecas, Estado de México, Guanajuato, San Luis
Potosí, Hidalgo, Jalisco, Aguascalientes, Querétaro y Oaxaca. En estos lugares las variedades
comúnmente explotadas son, las conocidas comercialmente como: Amarilla de la Montesa,
Blanca Cristalina, Blanca Burrona, Blanca de San José de la Isla, Roja Pelona, Naranjona, así
como la tradicional especie presente de forma natural en los diferentes tipos de vegetación,
la tuna Cardona.
Fuente: CONAZA. Productos Emblemáticos de las Zonas Áridas. 2011. Saltillo, Coah.
6
Descargar

Especies Vegetales del Desierto Chihuahuense