INTEGRANTES :
BLADIMIR GUTIERREZ.
LAURA NATALIA VIZCAYA.
NICOLÁS TARAZONA.
Justicia Comunitaria: La justicia comunitaria es la capacidad que tienen las
comunidades para identificar y comprender integralmente sus contextos y
conflictos, para construir y emprender estrategias conjuntas para su
tratamiento no violento, a partir de sus propios acumulados
sociales, económicos, políticos, culturales y ambientales.
Justicia Legal: El bien común del Estado o Sociedad Política. Se disciplina
mediante la Constitución y cada uno de los códigos de la nación. La justicia legal
obliga a los legisladores a crear leyes justas sin intereses de partido o de grupo, y
a la vez obliga a los ciudadanos a cumplir con las leyes establecidas.
Justicia Social: Comprende el conjunto de decisiones, normas y principios
considerados razonables de acuerdo al tipo de organización de la sociedad en
general, o en su caso, de acuerdo a un colectivo social determinado.
Justicia Internacional: Va enfocado al bien común internacional y
se enfrenta a todo aquello que afecte la
felicidad de las
naciones, es decir contra el narcotráfico, la piratería aérea o
cualquier tipo de piratería, torturas, secuestros, violaciones.
Justicia Distributiva: Los principios de la justicia distributiva son
principios normativos diseñados para guiar la asignación de los
beneficios y las cargas de la actividad económica.
Justicia Conmutativa: Se refiere a servicios y derechos que son
debidos a otro, como en el caso de la compra-venta y en el salario.
Este tipo de justicia se disciplina a través de contratos, que pueden
ser escritos o sólo de palabra.
Para santo Tomás, "la justicia es el hábito
gracias al cual una persona da a cada uno lo que
le corresponde de derecho con voluntad
constante. La justicia mira al bien común, que
trasciende el bien individual. La justicia-valor y
virtud establece la igualdad entre las partes, la
reciprocidad entre el derecho y el deber, la
paridad entre las personas, el equilibrio entre
los objetivos.
Así pues, la virtud de la justicia es distinta de las
otras virtudes, ya que la igualdad fundamental
entre las personas no depende de suyo de la
voluntad del agente, como en otras virtudes.
Es la cuna del ser humano. Por medio de ella, podemos
desarrollarnos como tal; ya en la antigüedad, se tomaban muy
en serio el tema de la sociedad, y fue así como Aristóteles, en la
antigua Grecia antes del nacimiento de Cristo, manifestaba de
que el hombre era un ser social por naturaleza. Ya que éste, es
un ser perfectible y necesita de la sociedad para perfeccionarse.
Por esto la sociedad está hecha para el hombre; sin ir más lejos
no debemos olvidar que somos nosotros quienes la
conformamos. Pero toda sociedad, debe tender al bien común y
no al bien público, ya que el bien público, es el bien de muchos,
pero no de todos. En cambio, el bien común, es lo justo para
todos. Como somos seres únicos y dignos, merecemos el todo,
pero ese todo, debe de ser, para todos. O sea, cada integrante
de la sociedad, debe recibir ese todo. Por lo mismo, el fin
último de toda sociedad, según esta corriente de pensamiento,
es el bien común. Postura que también defendió Santo Tomás.
Muchos tratados han sido escritos, en nombre de la sociedad. Uno de
los que más fuerte marcó, el rumbo de la sociedad, fueron los
contractualistas. O sea, que el hombre no era un ser social por
naturaleza, sino que por necesidad. Ya que el hombre requería del
Estado, para salvaguardar la propiedad privada. Principalmente los
bienes muebles, el ser humano, requería del Estado para que los
protegiera. Por lo mismo, se firmaba un acuerdo o contrato tácito, en
el cual se cedían ciertos derechos, en pos de que el Estado, cuidara de
la preservación, de la propiedad privada. Esta teoría, fue sumamente
controversial en su época, ya que echaba por tierra las teorías clásicas
de sociedad.
Pero más adelante, acercándose al siglo XXI, se volvió a las ideas más
clásicas, defendiéndolas y postulando nuevamente, de que el ser
humano es un ser social por naturaleza. La sociedad, le es algo propio,
por derecho y no por un contrato. Pensemos, en una persona, que no
cuenta con bienes. Por ende, bajo, aquella persona, no es parte de la
sociedad. Es ahí, que se retoma la idea, de que somos seres dignos de
manera intrínseca. Por lo que merecemos ser parte de la sociedad.
Podemos decir que la sociedad es todo grupo humano
que comparte un mismo lugar geográfico. En el cual, las
creencias, la cultura, la religión y la historia, se
comparten de manera común. La sociedad en sí, es
parte de los estudios de la Sociología, Antropología y
otras ciencias. Las cuales estudian tanto al ser humano,
como ser y a la sociedad, como un conjunto de seres.
480 KM
12.000 KM
9 años después En 1820 el gobierno de Buenos Aires
envió una fragata a tomar posesión y reafirmar sus
derechos sobre las Malvinas justificando que estaban en
su territorio, creando así puertos y asentamientos.
10 años después en 1830 llegaron fragatas de guerra
británica al mando del capitán John James Onslow, quien
comunicó al jefe argentino que iba a reafirmar la
soberanía británica y retomar posesión de las islas en
nombre del rey, el capitán Argentino José maría
pinedo no se consideró en condiciones de resistir y optó
por embarcar a sus hombres y retornar a Argentina. Al
día siguiente desembarcaron las fuerzas británicas, izaron
su pabellón y remplazaron el que había dejado Pinedo,
tomando posesión de las Malvinas.
Tras 149 años de administración británica ininterrumpida, fuerzas militares
argentinas invadieron y ocuparon a la fuerza las Malvinas el 2 de abril
de 1982, El gobierno británico respondió con el envío de una fuerza naval que
desembarcó seis semanas más tarde y después de duros combates forzaron la
rendición argentina el 14 de junio de 1982, restableciendo la administración
británica sobre las Malvinas. A pesar de estar lejos de casa gran Bretaña había
salido con experiencia de la segunda guerra mundial, y también conto con
apoyo de armamento de Estados unidos, Argentina con su baja experiencia
solo conto con apoyo Brasileño.
Después de la guerra, los isleños obtuvieron la plena ciudadanía
británica, su estilo de vida fue mejorando por las inversiones que
hizo Gran Bretaña y la liberalización de las medidas económicas que
habían estado paralizadas para evitar conflictos con Argentina. En
1985, fue promulgada una nueva constitución, la cual dio mayor
nivel de autonomía a los isleños.
Descargar

justicia