En febrero de 1931 Jesús se aparece
a Santa Faustina Kowalska (1905-1938),
religiosa de la Congregación de la Madre de Dios
de la Misericordia Divina, en Cracovia, Polonia.
“Al anochecer,
estando yo en mi celda,
vi al Señor Jesús
vestido con una túnica blanca.
Tenía una mano
levantada para bendecir
y con la otra tocaba
la túnica sobre el pecho.
De la abertura de la túnica
en el pecho,
salían dos grandes rayos:
uno rojo y otro pálido…”
“Jesús me dijo:
Pinta una imagen
según el modelo que ves,
y firma “Jesús, confío en Ti”.
Quiero que esta imagen
sea venerada primero
en su capilla y luego
en el mundo entero”
(Diario, 47).
“Quiero que esta imagen
sea bendecida con solemnidad
el primer domingo después
de la Pascua de Resurrección;
ese domingo debe ser
la Fiesta de la Misericordia”
(Diario, 49).
Jesús, confío en Ti
“Prometo que el alma que venere
esta imagen no perecerá. También
prometo, ya aquí en la tierra,
la victoria sobre los enemigos y,
sobre todo, a la hora de la muerte.
Yo Mismo la defenderé como Mi
gloria” (Diario, 48).
“No en la belleza del color,
ni en la del pincel, está la grandeza
de esta imagen, sino en Mi gracia”
(Diario, 313).
“Mi mirada en esta imagen
es igual a la mirada en la cruz”
(Diario, 326).
“Los dos rayos significan
la Sangre y el Agua.
El rayo pálido
simboliza el Agua
que justifica a las almas.
El rayo rojo
simboliza la Sangre
que es la vida de las almas...
Ambos rayos brotaron
de las entrañas
más profundas
de Mi Misericordia
cuando Mi Corazón agonizante
fue abierto en la cruz
por la lanza”
(Diario, 299).
“Ofrezco a los hombres
un recipiente
con el que han
de venir a la Fuente
de la Misericordia
para recoger gracias.
Ese recipiente
es esta imagen
con la firma:
Jesús, confío en Ti”
(Diario, 327).
Jesús, confío en Ti
El 30 de abril de 2000,
2º Domingo de Pascua de Resurrección,
el Papa Juan Pablo II canonizó a Santa Faustina
e instituyó la Fiesta de la Divina Misericordia.
Descargar

Descarla esta historia en formato Powerpoint.