FORMACIÓN DEL CANON
DEL NUEVO TESTAMENTO
Pr. Juan Pichén Fernández
Pr. Juan Pichén Fernández
INTRODUCCIÓN
• Aunque las raíces de la formación del canon se
remontan a la era apostólica, durante varios siglos
no fue posible lograr un reconocimiento uniforme de
todos los libros del Nuevo Testamento en toda la
cristiandad.
• El canon del Nuevo Testamento no comenzó a existir
por un decreto papal ni tampoco por la decisión de
un concilio ecuménico de la iglesia.
UNA LEYENDA ACERCA DE LA
FORMACIÓN DEL CANON DEL NT
• Se dice que los delegados al Concilio de Nicea, deseosos de
saber cuáles eran los libros canónicos y cuáles no,
colocaron debajo de la mesa de la comunión todos los
libros para los cuales se pedía un lugar en el canon.
Entonces oraron para que el Señor les mostrara cuáles eran
los libros canónicos colocándolos milagrosamente encima
del montón. Según el relato, ese milagro sucedió durante
la oración, y así se estableció el canon del Nuevo
Testamento.
• Este relato, de origen dudoso, no tiene la más mínima
posibilidad de ser cierto.
Las Sagradas Escrituras en la iglesia
primitiva
• La LXX (Antiguo Testamento), que era en todo el mundo
de habla griega la Biblia de los judíos de la dispersión
(diáspora), se convirtió en la Biblia de la cristiandad.
• Como los cristianos creían que los judíos habían perdido
sus privilegios y habían sido rechazados por Dios por
rechazar a Cristo, la iglesia cristiana se consideraba a sí
misma como la única que tenía derecho a ser dueña de
esa Palabra de Dios y de interpretarla.
• Puede aceptarse que antes de terminar el siglo I la
mayoría de las iglesias poseían el Evangelio escrito.
• Justino Mártir (c. 150 d. C.) fue el primero que usó el plural
"los Evangelios" para designar los relatos escritos de la vida
de Jesús.
• Además de los Evangelios circulaban otras obras cristianas
en la iglesia primitiva; pero las epístolas del apóstol Pablo
ocupaban el primer lugar (2 Ped 3:15,16).
• Otras cartas deben también haber circulado desde los
primeros años. Pedro dirigió su primera carta a los
cristianos de cinco provincias del Asia Menor. Santiago a las
doce tribus que están en la dispersión . Juan dirigió el
Apocalipsis a las siete iglesias de la provincia romana de
Asia y afirmó específicamente que tenía la inspiración
divina en lo que escribía (cap.1: 1-3; 22: 18-19).
Evolución del canon del Nuevo
Testamento, 140-180 d. C.
• El primero que estableció un canon del Nuevo Testamento fue
el hereje Marción, aproximadamente a mediados del siglo II.
• Eliminó todo el Antiguo Testamento y también algunos libros
de la era apostólica. Su Biblia consistía, por lo tanto, sólo del
Evangelio de Lucas, los escritos del apóstol Pablo y un libro
llamado Antíthesis, en el cual presentaba sus argumentos para
rechazar el Antiguo Testamento.
• La obra de Marción obligó a la iglesia a definirse respecto a los
libros que con justicia podrían ser considerados como parte de
las Escrituras. Lamentablemente hay pocas fuentes
disponibles que muestren claramente cómo procedió la iglesia
cristiana en este asunto a mediados del siglo II.
Pocas fuentes
• Justino Mártir, contemporáneo de Marción, escribió varias
obras en Roma alrededor del año 150 d. C., en las cuales
consideró los Evangelios como Sagradas Escrituras, al
mismo nivel del Antiguo Testamento.
• Taciano, discípulo de Justino, compuso una armonía de los
cuatro Evangelios canónicos. Esta armonía conocida como
Diatesarón (literalmente "A través de cuatro"), parece que
era la forma autorizada en que el relato evangélico circuló
durante unos dos siglos en la iglesia de habla siríaca.
• Teófilo de Antioquía. (m. c. 181 d. C.) coloca los Evangelios
en el mismo nivel de los libros proféticos del Antiguo
Testamento, y declara que fueron escritos por
"neumatofóroi", "[hombres] llevados por el espíritu" (A
Autólico ii. 22; iii. 12).
El canon del NT a fines del siglo II
• A fines del siglo II es evidente que existía un canon, o
sea un conjunto de libros reconocidos generalmente
como los que constituían el Nuevo Testamento.
• La lista sistemática más antigua de libros del Nuevo
Testamento que se conoce es el Fragmento
Muratoriano. Este fragmento originalmente fue escrito
en Roma a fines del siglo II. Presenta una lista de los
libros que podían ser leídos públicamente en la iglesia
y también menciona varios libros que no debían ser
leídos.
• Contiene solo Lucas, pero llamándolo «tercer libro del
Evangelio», y además Hechos, las 13 epístolas de
Pablo, Judas, 1 y 2 Juan y Apocalipsis.
El canon del NT a fines del siglo II
• Es curioso que incluya dos apócrifos: la Sabiduría de
Salomón y la Revelación de Pedro.
• Pero es testimonio valioso porque muestra que hacia
el 200 A.D., su fecha aproximada, ya se había
compilado lo principal del canon.
• Aún durante el siglo III se debate si incluir o no en él
Hebreos, Apocalipsis, 2 y 3 Juan, 2 Pedro y Judas.
• Este breve estudio muestra que el canon del Nuevo
Testamento durante el siglo II no resultó tanto de un
proceso de coleccionar escritos apostólicos, como de
un proceso de rechazar aquellos cuyo origen apostólico
no pudo confirmarse.
El canon del NT a fines del siglo II
• Un principio que adoptaron para determinar la validez
de un libro era la jerarquía del autor. Rechazaban todo
lo que no fuera claramente de origen apostólico, pero
como una excepción aceptaron las obras de Marcos y
Lucas, colaboradores íntimos de los apóstoles.
• Otra base para la canonicidad era el contenido de los
libros para los cuales se pedía un lugar en el Nuevo
Testamento. Libros que daban a entender que eran de
origen apostólico fueron rechazados cuando se
encontró que contenían elementos de gnosticismo. Un
ejemplo de obras tales es el seudoevangelio de Pedro.
El canon del NT después del 200
• Orígenes(254 DC) observó que existía desacuerdo
entre las diversas iglesias en cuanto al contenido del
Nuevo Testamento, y estableció una diferencia entre
los escritos generalmente reconocidos y los
impugnados.
• En 303 sobreviene la feroz persecución ordenada por
Diocleciano, con su quema de escrituras cristianas.
Esto no sólo fomenta, indirectamente, la multiplicación
de copias clandestinas, sino que acelera la fijación del
canon, puesto que el problema de la Iglesia es cuáles
escrituras han de salvarse y preservarse a toda costa.
El canon del NT después del 200
• Todavía se discutía el punto, pero cuando Constantino
oficializa el cristianismo, pide al gran historiador
Eusebio de Cesarea que le forme 50 códices de las
Sagradas Escrituras. Por desgracia se perdieron todos y
no sabemos qué libros tenían.
• En la segunda mitad del siglo IV, Cirilo de Jerusalén y
Gregorio de Nazianzo emiten sus listas, que enumeran
solamente 26 libros, faltando el Apocalipsis.
• Pero en las suyas lo incluyen Epifanio de Constancia y
Atanasio de Alejandría. Este último los denomina
«libros canonizados que se nos han transmitido y que
se cree que son divinos».
El canon del NT después del 200
• Por ese mismo tiempo circula ya la Vulgata, versión de
San Jerónimo hecha por iniciativa del papa Dámaso y
aprobada por él. En ella aparecen los actuales 27 libros
del Nuevo Testamento, que la mayoría de los Padres
Latinos había venido citando en sus escritos. Por su
lado, San Agustín apoyaba los libros que habían estado
bajo debate.
• Y al fin la Iglesia habla por voz de dos de sus concilios,
el de Hipona (393) y el de Cartago (397), que declaran
cerrado el canon del Nuevo Testamento con los 27
libros actuales.
• Dos eventos enfatizaron la
necesidad de escribir los
relatos de la vida y
enseñanzas de Jesús:
1. La muerte de los apóstoles
amenazó con destruir la
fuente de las enseñanzas
auténticas.
2. La difusión del Evangelio a
los gentiles, quiénes no
tenían un trasfondo del
Antiguo Testamento,
requerían una enseñanza
permanente y autoritativa.
• La escritura de los libros
del Nuevo Testamento,
llevó un período de 50
años escribirlos
• La primera lista de los 27 libros del
Nuevo Testamento aparece en una
carta pascual de un obispo
cristiano llamado Atanasio.
• Los 27 libros no llegaron a ser
canónicos por decreto de algún
concilio sino por el consenso de los
creyentes; la intuición espiritual de
la iglesia vino a decidir
paulatinamente cuáles de sus
escritos deberían ser considerados
canónicos.
• En el año 393 d.C. cuando el
sínodo de Hipona (Numidia, Africa)
elaboró una lista de 27 libros del
Nuevo Testamento no les confirió
con ello ninguna autoridad, que no
poseyesen hasta entonces, sino
simplemente registró su
canonización establecida
previamente.
APROBACIÓN DEL CANON DEL NUEVO
TESTAMENTO
• Entre los años 1545 al 1563
DC. (18 años) se realizó el gran
concilio de Trento, una ciudad
al norte de Italia. Con la
anuencia de dos papas
católicos, Pablo III y Pío IV se
trató el caso de Martín Lutero,
quien produjo una revolución
en la iglesia católica y también
se aprobaron los libros
canónicos de la Biblia, el
Antiguo Testamento con 39,
libros más los 7 libros
apócrifos y el Nuevo
Testamento con 27 libros.
Descargar

formación del canon del nuevo testamento