Necesario en cada casa,
discriminado y olvidado en la
agenda pública y social
Situación de las trabajadoras del
servicio doméstico en el Paraguay
Seminario Taller: Situación del trabajo Doméstico
remunerado en el Paraguay
OIT-IPEC-GPE/ SINTRADOP/ Comisión Tripartita para la
Igualdad de Oportunidades.
Asunción-Noviembre 2003
Estructura del documento
Introducción
II.
Marco metodológico y conceptual y
estado actual de las investigaciones.
III. Los datos numéricos actuales sobre el
trabajo doméstico remunerado.
IV. Los conceptos, las percepciones y
opiniones de los actores institucionales.
V.
Conclusiones.
VI. Recomendaciones.
I.
Metodología, Fuentes


Revisión bibliográfica nacional e internacional.
Análisis de datos cuantitativos de fuentes secundarias
– Encuesta Permanente de Hogares 2002 (EPH), y datos preliminares del
Censo 2002 desagregados proveídos por la Dirección General de
Estadísticas y Censos a solicitud del Centro de Documentación y
Estudios para la realización del presente trabajo .
– Datos de las EIH 2000/2001, EIH 1997/98, EPH 1999, del documento
Juventud en Cifras 2003.
– Datos que constan en el informe Seguimiento de Indicadores sobre la
Niñez Trabajadora según las Encuestas de Hogares (Céspedes 2003).
– Datos proporcionados por la OIT resultantes de una encuesta aplicada
por First Análisis a 1000 personas en todo el país sobre la percepción
de la ciudadanía sobre el TID.

Análisis cualitativo de entrevistas realizadas a informantes de
sectores gubernamentales (Vice Ministerio de Justicia y Trabajo,
Secretaría de la Mujer de la Presidencia, Instituto de Previsión
Social) y No Gubernamentales (Centrales Sindicales, Organizaciones
de Mujeres, de Amas de Casa, SINTRADOP)
Porcentajes de la PEA ocupada en
el empleo doméstico
Aporte del trabajo doméstico remunerado a la PEA
ocupada en los últimos 5 años
EIH 97/98
7,00%
6,80%
EPH 1999
7,60%
EIH 2000/01
6,90%
EPH 2002
6%
7%
7%
7%
7%
7%
8%
8%
Fuentes:P ágina WEB Direcció n General de Estadísticas, Encuestas y Censo s
Los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) 2002 indican
que el 6,9 % de la PEA ocupada se dedica al empleo doméstico.
El sexo del empleo doméstico
Esta categoría ocupacional absorbe
principalmente mano de obra femenina
PEA ocupada dedicada al empleo doméstico según sexo
Hombres
7%
Mujeres
93%
Fuente: Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos EPH 2002
Alrededor de la quinta parte de la PEA Femenina ocupada
se dedica al trabajo doméstico remunerado
Dónde se desarrolla el empleo
doméstico

La mayoría de quienes se dedican al trabajo doméstico
remunerado desarrollan el mismo en las zonas urbanas
Población ocupada dedicada al empleo doméstico según
zona
Zona Rural
21%
Zona Urbana
79%
Fuente: Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos EPH 2002
Variación de porcentajes de la PEA ocupada
dedicada al empleo doméstico según zona
Porcentaje de la PEA ocupada dedicada al
empleo doméstico según zona
14%
12%
10%
8%
6%
4%
2%
0%
12,4%
9,8%
8,7%
6,9%
3,4%
Zona
urbana
Zona rural Asunción
Fuente: EPH 2002
Central
Total
Edad de las mujeres que trabajan
como empleadas domésticas

Las empleadas domésticas son muy jóvenes. A medida que se eleva la
edad, disminuye el porcentaje de mujeres que trabaja en esta actividad.
Edad de las empleadas domésticas
Más de 60 Años
10 a 14
3%
Años
45 a 60 Años
4%
11%
30 a 44 Años
25%
15 a 29 Años
57%
Fuente: Direcció n de Estadística, Encuestas y Censo s según dato s preliminares del Censo 2002
Educación de los/as empleados/as
domésticos
N ive l e d u ca tivo d e lo s/a s e m p le a d o s/a s d o m é stico s
N inguno o
has ta
S uperior
S ec undario
24%
prees c olar
1%
5%
P rim ario
70%
Fuente: Dir ec c ión Ger ner al de Es tadís tic a, Enc ues tas y Cens os . Datos
Pr eliminar es Cens o 2002

El nivel educativo es bajo, más del 70% de quienes se dedican al
empleo doméstico sólo tienen educación primaria o ninguna
instrucción.
Cuánto ganan los/as
trabajadores/as domésticos
La remuneración de los/as trabajadores/as domésticos
2%
0%
3%
MENOS DE 1 SM
DE 1 SM A 2 SM
MÁS DE 2 SM
SIN INGRESO
95%
Fuente: Direcció n General de Estadística, Encuestas y Censo s EP H 2002

El 95% de los/as empleados/as domésticos gana menos del salario mínimo
establecido para los/as demás trabajadores/as del país. Si se considera el
mínimo establecido para los/as trabajadores/as domésticos, los datos del
2002 indican que el promedio general de ingresos de los/as mismos/as
superaba ese mínimo ya que la media estaba en alrededor del 50% del
sueldo mínimo general.
Variación salarial según sexo y zona
Salario en miles de guaraníes
Salario Promedio de empleados/as domésticos según sexo
y zona
700
600
500
400
300
200
100
0
Hombres
Mujeres
Zona Urbana
Zona Rural
Promedio
General
Fuente: Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos EPH 2002.
Las mujeres perciben como remuneración un promedio equivalente al 50%
del salario mínimo, en tanto los hombres reciben un promedio equivalente
al 70% del salario mínimo. Los sueldos percibidos por las mujeres
empleadas domésticas son, en promedio, el 70% de los percibidos por los
hombres que realizan actividades domésticas remuneradas
Influencia del nivel educativo en el
nivel salarial
Salario de empleados/as domésticos según nivel
educativo y sexo
Mujeres
481,5
Secundario
807,4
Hombres
452,6
493,3
Primario
319,7
Sin instrucción
-
200,0
400,0
600,0
800,0
Salario en m iles de guaraníes
1.000,0
Fuente:
Direcció n de
Estadística,
Encuestas y
Censo s EP H
2002
La desagregación de las remuneraciones por nivel educativo y
sexo indica que las mujeres tienen un techo salarial que no supera
el 55% del salario mínimo como empleadas domésticas. Si bien la
falta de instrucción disminuye los niveles salariales, la mayor
educación no los aumenta cuando se trata de las mujeres; a los
hombres, en cambio, la mejor instrucción les duplica casi el salario
Interés en cambiar de ocupación

Menos del
50% de
quienes se
dedican al
trabajo
doméstico
remunerado
manifiesta
un interés en
cambiar de
ocupación.
Interés de los/as empleados/as domésticos en cambiar de
ocupación
Quieren
cambiar
49%
No manifiestan
interés en
cambiar
51%
Fuente: Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos EPH 2002
Por qué cambiar de trabajo?

La mayoría de
quienes quieren
cambiar de
trabajo(80%)
basa su interés,
en primer lugar,
en la escasa
remuneración
que perciben
como
trabajadores/as
domésticos.
Razones por las cuales quienes se dedican al empleo
doméstico desean cambiar de trabajo
2%
3%
5%
Poco rentable
10%
Trabajo pesado
No aprovecha estudios
Ambiente inadecuado
80%
Otra razón
Fuente: Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos EPH 2002.
La juventud y el empleo doméstico

10,80 % de la
población de 15 a 29
años ocupada se
dedica al trabajo
doméstico
remunerado, lo que
implica 3,2 puntos
porcentuales más que
la media general de la
incidencia de esta
categoría ocupacional
en la PEA ocupada. En
el desagregado por
sexo puede observarse
que la mayoría
pertenece al sexo
femenino. Casi la
tercera parte de las
mujeres jóvenes
ocupadas se dedica a
esta actividad laboral
Porcentajes de la PEA Juvenil dedicada al
trabajo doméstico remunerado
Total
10,80%
Hombres
0,80%
Mujeres
27,80%
0%
5%
10%
15%
20%
25%
30%
Fuente: Juventud en Cifras 2003 según datos EIH 2000/01
Cuán jóvenes son las jóvenes
empleadas domésticas?
Las empleadas domésticas jóvenes según
franja etaria
25 a 29
Años
22%
20 a 24
Años
37%

15 a 19
Años
41%
Fuente: Direcció n de Estadística,
Encuestas y Censo s. Dato s preliminares
del Censo 2002
los datos censales preliminares del 2002 indican que el 57% de las
empleadas domésticas tiene entre 15 y 29 años. El desagregado por
franjas etarias de esta cifra evidencia que son mujeres muy jóvenes,
de entre 15 y 19 años de edad quienes conforman más del 40% de
ese porcentaje. Esto da la pauta de que a medida que aumenta la
edad, la cantidad de mujeres disminuye en la categoría
La niñez trabajadora y el empleo
doméstico

Las cifras, sistematizadas
por Roberto Céspedes en su
estudio Seguimiento de
Indicadores sobre la Niñez
Trabajadora según las
encuestas de hogares con
base en los datos de la EIH
2000/01, indican que casi
un 11% de la niñez
trabajadora es empleada
doméstica, lo que implica,
igual que en la población
juvenil, un porcentaje mayor
que la media general de la
PEA que se dedica a esta
actividad laboral.
Niñez trabajadora según categoría ocupacional
Empleada
Doméstica
11%
Trabajador
Familiar No
Remuner.
46%
Empleado
Público
0%
Obrero
Privado
22%
Empleado
Privado
8%
Empleador/
patrón
0%
Trabajador
Cta. Propia
13%
Fuente: Céspedes según EIH 2000/01
Niños/as empleados domésticos
según sexo
Sexo de los TID remunerados
Hombres
13%
Mujeres
87%
Fuente, Céspedes 2002 según EIH 2000/01.
El empleo doméstico y las niñas
trabajadoras
Niñas trabajadoras según categoría
ocupacional
Empleado
Público
0%
Obrero
Privado
6%
Empleado
Privado
6%
Empleador/pa
trón
0%
Empleada
Doméstica
34%
Trabajador
Familiar No
Remunerado
41%
Trabajador
Cta. Propia
13%
Fuente: Céspedes 2002, según EIH 2000/01

Después de la categoría trabajador familiar no remunerado, la de
empleada doméstica es la que mayor cantidad de niñas trabajadoras
absorbe. El 34% de las niñas que trabajan de entre 10 y 17 años lo
hace como empleada doméstica.
Dónde trabajan los/as niños/as del
servicio doméstico?

La mayoría de
los niños y niñas
que realizan TID
remunerado lo
hacen en zonas
urbanas. El
porcentaje es,
sin embargo 10
puntos
porcentuales
menos que la
proporción por
zonas en las que
se desarrolla el
trabajo
doméstico
remunerado en
general.
TID remunerado según zona
Zona rural
31%
Zona
urbana
69%
Fuente: Céspedes 2003 según EIH 2000/01
Es bueno o malo “entregar”hijos/as
para criaditos/as?

Según los datos de First Análisis, la opinión de la población sobre este tema
está dividida. El desagregado por zonas indica que esa diferencia se
agranda si la población es asuncena y se invierte si es del interior. En
Asunción, casi un 20% más de personas piensan que esa actitud es errada
con relación a quienes piensan que es una actitud correcta. En el interior la
relación se invierte, 20% más de personas piensan que “dar”a hijos o hijas
como criados/as está bien. Estas valoraciones se corresponden con la
realidad que se vive en cada una de las zonas, pues las principales familias
proveedoras de criadas/os son del interior, como lo demuestran los
resultados de diversos estudios.
Opinión de la población sobre la "entrega"de hijos/as para
criadazgo
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
48,6%
45,6%
51,3%
48,5%49,6%
58,8%
38,8%
36,0%
Está bien
Está mal
5,8%
Total
No sabe
12,7%
1,9%
Asunción
Central
Fuente: First Análisis 2002.
2,5%
Interior
Algunas ideas que emergen del análisis
cualitativo



El trabajo doméstico remunerado es considerado una
opción laboral digna, que en consecuencia debiera
desarrollarse en condiciones diferentes a aquellas en las
que se desenvuelve en la actualidad, y en condiciones de
igualdad con otras ocupaciones.
La situación del trabajo doméstico remunerado no figura
actualmente como tema específico ni en la agenda del
sector público ni en la de las organizaciones sindicales ni
de mujeres .
Existe un subregistro público muy importante de esta
actividad laboral. Aproximadamente un 10% del total de
empleados/as domésticos están registrados en IPS y en
el Ministerio de Justicia y Trabajo según informes de
responsables.
Algunas ideas que emergen del análisis
cualitativo



Las organizaciones sindicales refieren recibir denuncias
sobre casos de empleadas domésticas con frecuencia,
sin embargo, no hay registros de esas denuncias ni
seguimiento de las mismas en ninguna de ellas.
Existe un bajo nivel de sindicalización. La EPH 2002
refiere que existen 148.628 empleados/as domésticos en
tanto la SINTRADOP cuenta con 75 asociadas.
Se conocen los estudios realizados sobre TID y las
organizaciones son parte de esfuerzos por la
erradicación del trabajo infantil. Sin embargo, en el
presente estudio, faltan las voces de niños y niñas
trabajadores/as.
Descargar

Trabajo doméstico remunerado