El moscóforo. Clara representación del periodo arcaico, por su frontalidad, simetría y su
orientalismo que recuerda a las figuras egipcias, sin embargo se muestran elementos de la
representación griega, como la “sonrisa arcaica” y una preocupación por la fidelidad de la
musculatura, lo que lo acerca a una visión mas centrada en lo humano y también una mayor
preocupación en la forma y su efectividad puramente estética, no ya religiosa ni mágica.
Auriga de Delfos. Acá entramos ya en el periodo Clásico del arte griego, vemos la búsqueda de la
belleza, la perdida de la sonrisa arcaica, aunque aun se mantiene cierta frontalidad en la
representación y una postura estática propia del período anterior.
Vaso que representa Ayax y Aquiles jugando. Se trata de una cerámica del periodo arcaico (figuras
negras sobre fondo rojo de la arcilla), la representación del ojo sigue siendo bajo los paradigmas
artísticos egipcios, es decir, de frente (bajo la lógica de que se representa lo que se sabe de las cosas
y no como se ven éstas en la realidad), sin embrago ya se ha perdido la severidad y frontalidad, ya
que se aprecian distintos planos de profundidad (cosas delante de otras) más una temática
propiamente humana, propia del paradigma racional ideal griego.
El “doriforo” de Policleto. Vemos en esta escultura la representación paradigmática del periodo
clásico. La representación racional del ideal de belleza, como una medida precisa en la
construcción del cuerpo humano (“proporción aurea”, canon, movimiento en “s” , postura en
“quiasme”, serenidad, equilibrio, armonía, proporción)
El Laooconte. Una muestra clara del periodo helenístico, vemos que los personajes ya no se
representan en la armonía y serenidad del periodo clásico, sino mas bien se trata de cuerpos
retorcidos por las pasiones y las fuerzas. Hay una representación “barroca”, narrativa y
escenográfica de la escena, la cual obliga al espectador a recorrerla visualmente en sus
numerosos detalles y reconocer los sentimientos humanos que allí se representan (miedo, dolor,
impotencia etc.)
Altar de Pergamo. En el periodo helenístico la escultura se libera del orden y el equilibrio clásico,
para estallar en las formas y el espacio, así vemos en esta obra como la escultura sobrepasa sus
limites y se mezcla con la arquitectura de la escalera del altar.
Descargar

Síntesis Arte griego, por Ricardo Soto