¿Son los riesgos
nucleares asumibles?
Jorge Riechmann
Profesor titular de filosofía moral en la UAM
¿Son asumibles los riesgos
nucleares?
A esta pregunta, el sector económico
especializado en tratar con riesgos –las
compañías aseguradoras– responde con toda
claridad: no.
No son riesgos asumibles. La industria
nuclear se ve favorecida al no obligársele a
disponer de un seguro de responsabilidad
adecuado en caso de accidente nuclear, lo que
supone un importante subsidio indirecto.
02/10/2015
riesgo y precaución
2
La ley Price-Anderson de 1957
Según la ley estadounidense Price-Anderson Act, aprobada en
1957 y que fue copiada por el resto de los estados
nuclearizados, se limitaba la responsabilidad civil de los
operadores de centrales al máximo y se trasladaba al
Estado la responsabilidad civil subsidiaria en caso de
accidente nuclear.
“El coste que deberían afrontar las operadoras sería sólo el que
las aseguradoras estuvieran dispuestas a cubrir. El resto sería
asumido por el Estado. En España, por ejemplo, la misma
filosofía subyace en la ley de 1964 sobre energía nuclear,
todavía vigente.” Marcel Coderch y Núria Almirón, El espejismo nuclear, Los
Libros del Lince, Madrid 2008, p. 72
02/10/2015
riesgo y precaución
3
La factura de Chernobil
Los daños causados por el accidente nuclear de
Chernobil se valoran en –al menos-- 40 billones
de pesetas de 1996 (unos 320.000 millones de
euros actuales si consideramos la inflación).
Pero la ONU estimó la factura de la catástrofe
nuclear de Chernóbil en más de medio billón
de dólares. A. Bolaños, “Freno al renacimiento nuclear”, El País/
Negocios, 20 de marzo de 2011.
Responsabilidad por daños
nucleares
El proyecto de ley aprobado en noviembre de 2007, por el
que se adapta la legislación del sector eléctrico español a la
directiva correspondiente europea, amplia la cobertura a
700 millones de euros, pero limita el derecho a reclamar
los daños medioambientales nucleares a un periodo de diez
años después del accidente.
Esta limitación en el tiempo es, en realidad, una protección
a las arcas del Estado, pues todo lo que superase esa
cantidad límite de 700 millones en cualquier eventual
accidente sería un coste que debería asumir el Estado. Marcel
Coderch y Núria Almirón, El espejismo nuclear, Los Libros del Lince, Madrid 2008, p. 86
La ley española en 2011
Cuatro años más tarde, en 2011, en el Congreso español está
tramitándose el proyecto de Ley de Responsabilidad Civil por daños
nucleares, que finalmente establece que los titulares de las centrales
deberán afrontar un máximo 1.200 millones de euros por daños
nucleares. Esto es ridículo en comparación con los daños que puede
producir cualquier accidente nuclear serio…
La norma –que salió con el apoyo de PSOE, PP, CiU y PNV--, en
lugar de proteger a los posibles afectados, protege a la industria.
"No es justo que cuando el seguro del explotador de una instalación
nuclear no sea suficiente para cubrir las indemnizaciones causadas por
un accidente, se disponga de un fondo público para que el Estado
satisfaga las cantidades necesarias para reparar el daño producido“,
dice Nuria Buenaventura (ICV). Recogido en El País, 16 de marzo de 2011.
02/10/2015
riesgo y precaución
6
Chernóbil: 55.000 millones de euros
sólo en costes sanitarios
El Diccionario Mapfre de Seguros tiene entrada propia para "riesgo
atómico“, donde se afirma: "Dada su gravedad, no es normalmente
aceptado por aseguradoras individuales, sino que su cobertura suele
corresponder a un pool o consorcio de aseguradores".
“Cuando a partir de 2007 empezaron a elevarse las cuantías
mínimas a cubrir, ni siquiera sirvieron ya los pools. Y eso que la
cifra asegurada es ínfima en relación con la responsabilidad civil
que debería afrontar el Estado: el Congreso acaba de elevar en
España el seguro obligatorio a 1.200 millones, cuando el Gobierno
ucranio ha cifrado en 55.000 millones sólo los costes sanitarios de
Chernóbil”. Pere Rusiñol: “Nucleares: el fin de la quimera de la energía segura y (casi) gratis”,
Público, 20 de marzo de 2011.
Accidentes posibles en las
piscinas para residuos
Las consecuencias de accidentes graves en piscinas de
combustible irradiado en reactores cerrados
norteamericanos las estudió el Laboratorio Nacional
de Brookhaven en un informe de 1997 preparado por la Comisión
Reguladora Nuclear de los EE. UU.
De acuerdo con sus resultados, los daños ocasionados
por esos accidentes en Reactores de Agua en Ebullición
norteamericano eran del orden de entre 700
millones y 546.000 millones de dólares, lo que
sería poco más o menos entre 900 millones y 700.000
millones en dólares de hoy.
02/10/2015
riesgo y precaución
8
Las cifras más reducidas podrían aplicarse si hubiera sólo un conjunto antiguo
de combustible irradiado presente en la piscina para una piscina llena en la
que el combustible irradiado ha sido reacomodado para maximizar el
almacenamiento.
Otras variables consistirían en si había algo de combustible irradiado
recientemente descargado en la piscina, lo que incrementaría enormemente las
fugas de radiactividad. Las estimaciones de muertes por cáncer en los años
y décadas posteriores al accidente se calcularían entre 1.300 y 31.900 en 50
kilómetros (30 millas) alrededor de la central y entre 1.900 y 138.000 en
un radio de 500 kilómetros (300 millas) alrededor de la central. R.J. Travis,
R.E. Davis, E.J. Grove, M.A. Azarm, A Safety and Regulatory Assessment of Generic BWR and
PWR Permanently Shutdown Nuclear Power Plants, BNL-NUREG-52498, Brookhaven National
Laboratory, 1997, Cuadro 4.1, 4.2.
02/10/2015
riesgo y precaución
9
Riesgos no asegurables
De hecho el criterio práctico que el principal investigador de
estas cuestiones, Ulrich Beck, ha propuesto para identificar la
transición de la sociedad industrial “clásica” a la sociedad del
riesgo es la falta de un seguro privado de protección para los
proyectos industriales y tecnocientíficos.
Cuando hablamos de riesgos no asegurables en el mercado
capitalista de seguros y reaseguros, entonces estamos en la
sociedad del riesgo.
Como dice un estudioso del asunto, Reinhard Kühnl “los
grandes peligros ecológicos, atómicos, químicos y genéticos
sitúan hoy a la humanidad ante una situación completamente
nueva, como ha mostrado muy convincentemente Ulrich Beck
en su libro La sociedad del riesgo.”
02/10/2015
riesgo y precaución
10
“Ello es así porque tales riesgos, en primer lugar, ya no
pueden delimitarse local, temporal ni socialmente.
Y porque, en segundo lugar, no son compensables: la
habitual regla de cambio ‘dinero a cambio de destrucción’
fracasa porque las destrucciones son irreversibles.
El tan celebrado procedimiento de trial and error, que está
en la base misma de la economía de mercado, ha de
descartarse también por la misma razón. Las diferentes
catástrofes a las que se ve expuesta la humanidad son, de
hecho, en gran manera previsibles --si no se producen
cambios de fondo.” Reinhard Kühnl: “Sociedad en transformación”, en Kühnl
y otros: Cambios sociales y políticos, Germania, Alzira 1997, p. 27.
02/10/2015
riesgo y precaución
11
Según Ulrich Beck...
“Las compañías de seguros privados imponen la
barrera a partir de la cual arranca la sociedad del
riesgo. Estas compañías, orientadas por la lógica de
la acción económica, contradicen las tesis sobre la
seguridad que lanzan los ingenieros técnicos y las
empresas que trabajan en la industria del riesgo.
 Tales compañías afirman: el riesgo técnico puede
tender a cero en caso de low probability but high
consequences risk, el riesgo económico
simultáneamente puede ser inmenso.”

02/10/2015
riesgo y precaución
12

“Un simple ejercicio de reflexión explicita el alcance del
salvajismo generalizado: quien hoy reclama un seguro de
protección --como lo hacen los conductores de autos-para que de alguna forma se ponga legítimamente en
marcha la gran maquinaria de producción altamente
industrializada y portadora de peligros, anuncia el fin
para grandes ámbitos de las llamadas industrias del
futuro y grandes organizaciones de investigación, que
operan sin seguro de protección alguno.” Ulrich Beck, “Teoría de
la sociedad del riesgo”, en Josetxo Beriain (comp.), Las consecuencias perversas de la
modernidad, Anthropos, Barcelona 1996, p. 209.
02/10/2015
riesgo y precaución
13
La sociedad del riesgo...
puede definirse como “la época del industrialismo en la
que los seres humanos han de enfrentarse al desafío
que plantea la capacidad de la industria para destruir
todo tipo de vida sobre la Tiera y su dependencia de
ciertas decisiones.
Esto es lo que distingue a la civilización del riesgo en
la que vivimos no sólo de la primera fase de la
industrialización, sino también de todas las
civilizaciones anteriores, por diferentes que hayan
sido.” Ulrich Beck: “La irresponsabilidad organizada”, Debats 35-36, Valencia
1991.
02/10/2015
riesgo y precaución
14
Aumenta la vulnerabilidad...
En una desgarradora paradoja, nuestros
intentos de ganar seguridad mediante un
incremento del control sobre los fenómenos
naturales parecen conducir a inseguridades
cada vez más importantes (tanto cuantitativa
como cualitativamente).
Se combinan en esta evolución factores
como: 1. el crecimiento demográfico...
02/10/2015
riesgo y precaución
15
...o “altura de caída” de las
sociedades industriales
2. la extensión de la población a zonas de alto
riesgo que no solían poblarse en épocas
anteriores...
3. el desarrollo de tecnologías intrínsecamente
peligrosas...
4. la dependencia de sistemas altamente
centralizados, complejos y frágiles para la
satisfacción de necesidades básicas como el
alimento o los servicios energéticos...
02/10/2015
riesgo y precaución
16
5. y la interferencia en los grandes
equilibrios biosféricos que causa nuevos
riesgos de catástrofes de origen
antropogénico
Este doble proceso (riesgos y peligros
crecientes, y vulnerabilidad creciente
frente a ellos) encierra un enorme potencial
desestabilizador.
02/10/2015
riesgo y precaución
17
Algunas definiciones
Peligro: potencial para causar daño. Propiedad o
situación que, en determinadas circunstancias,
puede causar daño.
Riesgo: la combinación de la probabilidad de que
ocurra un peligro determinado con la magnitud de
las consecuencias de tal acaecimiento. El riesgo se
define por la vieja fórmula de Bernouilli:
r = p.c (el riesgo de un suceso es el producto de la probabilidad estimada
del mismo por los costes o beneficios que acarrearía si sucediese).
02/10/2015
riesgo y precaución
18
Si el coste es enorme o tiende a infinito
(Chernobil)...
entonces da igual que la probabilidad
asociada sea muy pequeña, porque el
riesgo también es enorme (o tiende a
infinito), y en ningún caso debería
asumirse.
02/10/2015
riesgo y precaución
19
Chernobil
"En el estudio más detallado y comprehensivo que se ha
realizado hasta la fecha sobre el accidente de Chernóbil, Yuri
Koriakin, economista jefe del Instituto de Investigación y
Desarrollo de Ingeniería Energética de la Unión Soviética en el
momento del accidente, valoró las pérdidas para la ex-URSS
entre el año 1986 y el 2000 en una cantidad que puede oscilar
entre los 170.000 y los 215.000 millones de rublos.
Esta suma equivale, al cambio oficial de la época, a unos 40
billones de pesetas, cantidad muy superior a la suma total de las
inversiones del programa nuclear civil soviético desde 1954".
Carlos Bravo/ Antxon Olabe: "Chernóbil", El País, 24 de abril de 1996, p. 12.
02/10/2015
riesgo y precaución
20
Un informe más reciente de NN.UU. Chernóbil, una
catástrofe continua, hecho público en abril de 2000
señalaba que 7 millones de personas (entre ellas, 3
millones de niños) sufrieron daños por la radiactividad,
que abrasó un área de 155.000 kilómetros cuadrados en
Ucrania, Bielorrusia y Rusia.
Unas 250.000 personas han tenido que ser evacuadas para
siempre en los tres países, y no ha cesado de aumentar el
cáncer de tiroides desde entonces (11.000 casos registrados
sólo hasta 1999, pero esta cifra puede aumentar mucho en
el futuro).
02/10/2015
riesgo y precaución
21
Los costes de un solo accidente nuclear
grave –con fusión del núcleo del reactor–
superan todo lo invertido en el programa
nuclear civil de la segunda potencia
atómica del mundo.
¡Y eso sin contar el medio millón de
muertes que estima la OMS se producirán
en los tres decenios posteriores a la fecha
fatídica del 26 de abril de 1986!
02/10/2015
riesgo y precaución
22
Andrés Ibáñez sobre Chernobil y
los “liquidadores”
“Allí, en lo hondo del suelo de Ucrania, en el interior del reactor
número 4, la fabulosa reacción en cadena que liberó el día del
accidente una cantidad de radiactividad 500 veces mayor que la de la
bomba de Hiroshima, continúa activa, corroyendo desde dentro el
sarcófago de hormigón. Sabemos que doscientas toneladas de
combustible atómico siguen ardiendo en el interior de Chernobyl
[ajenjo en ruso], que la estrella cuyo nombre es ajenjo [alusión al tercer
ángel del Apocalipsis] sigue allí enterrada, y seguirá por los siglos de
los siglos.
Intentaron utilizar robots para limpiar la zona de material radiactivo,
pero los robots dejaban de funcionar al acercarse al reactor número 4.
De modo que se creó algo llamado «bio robots», cuya sola mención
provoca un estremecimiento”.
“Esta fue, pues, la última y siniestra transformación del homo
sovieticus, producto de la utopía, la «racionalidad» y una visión
deshumanizada de la ciencia: un robot viviente, un robot
biológico, un ser humano recubierto con un traje de plomo de
treinta kilos de peso.
¿Sabían a dónde iban estos desdichados que limpiaron Chernobyl
y que recibieron el nombre de «liquidadores»? Es de suponer que
unos tenían una idea y otros no, pero que nadie les dijo realmente
lo que sucedía en la zona. Es de suponer que nadie desea morir y
que es difícil encontrar tal cantidad de héroes en ningún lugar del
mundo. Porque lo asombroso es la cantidad de «bio robots» que
participaron en la limpieza de Chernobyl.”
“Fueron más de setecientos mil los robots humanos que
limpiaron Chernobyl. Hay que tener en cuenta que no podían
trabajar más de tres minutos en la zona, aunque la radiactividad
era tan alta que ese tiempo bastaba para condenarlos. De ellos,
todos los que no han muerto han quedado inválidos.
Podemos compararlos, si así lo deseamos, con los trescientos
valientes que defendieron el paso de Termópilas contra el
avance de los persas. Aquellos trescientos murieron todos, pero
su hazaña ha quedado grabada en la historia. ¿Recordaremos
también a esos setecientos mil que se adentraron en el corazón
de la estrella del ajenjo para salvar nuestro mundo?” ABCD, 11 de
enero de 2009.
Riesgo, incertidumbre,
ignorancia
Cuando sabemos que puede producirse un peligro
y conocemos el comportamiento general del
sistema en cuestión (los mecanismos de causaefecto), pero no podemos calcular las
probabilidades, hablamos de una situación de
incertidumbre
Si no conocemos bien ni siquiera el
comportamiento del sistema, entonces la situación
es de ignorancia.
02/10/2015
riesgo y precaución
26
“Nuestra meta es entender qué pasa”
Impresiona leer las declaraciones de James Klapproth,
el ingeniero jefe de General Electric –la empresa
estadounidense fabricante de los cuestionados
reactores nucleares Mark I de la accidentada central de
Fukushima– que coordina las operaciones en Japón.
En medio de uno de los peores desastres atómicos de
la historia dice a The Wall Street Journal (el 18 de
marzo de 2011): “Nuestra meta es entender qué pasa”.
Cf. Isabel Piquer, “GE recurre a sus ingenieros jubilados para hacer frente a la
crisis”, Público, 19 de marzo de 2011.
Creamos cosas que no podemos
conocer
Como se sabe, el gran filósofo italiano
Giambattista Vico (1668-1744), considerado como
uno de los “padres” de la sociología, pensaba que
sólo podemos conocer de verdad lo que nosotros
mismos hemos creado –y por eso, en especial, el
conocimiento histórico es el más importante de
todos. Cf. Isaiah Berlin, Vico y Herder, Cátedra, Madrid 2000, p. 56 y ss.
Pero, en la era de la tecnociencia, ¡creamos cosas
–plantas nucleares por ejemplo-- que en cierto
sentido no podemos conocer!
Incidentalmente…
El diseño de esta clase de reactores Mark I –que se
pusieron en funcionamiento entre 1971 y 1978– fue
duramente criticado en su momento. En 1972 algunos
responsables de la Comisión para la Energía Atómica de
EEUU recomendaron interrumpir su fabricación, por
problemas de seguridad. No se hizo caso para no poner en
riesgo la expansión nuclear en el mundo…
En 1976 tres ingenieros de General Electric dimitieron en
protesta por lo que consideraban fallos en la estructura de
contención para poder resistir una fuerte presión si un
accidente interrumpía el sistema de refrigeración.
En marzo de 2011, en Fukushima, los reactores fallaron
precisamente así.
Principio de precaución e
incertidumbre radical
Un vínculo entre los enfoques de la economía postkeynesiana y
ecológica, por desarrollar, “es el que liga el principio de
precaución (postulado por la economía ecológica) con el
fenómeno general de la incertidumbre radical postkeynesiana (y
ambos con la aceptación de la racionalidad acotada por parte de
los agentes). Si ni la información ni la capacidad cognitiva son
completas, y la capacidad de predicción también es limitada (y
nula en muchos casos), entonces convendrá desechar del espacio
de elección aquellas opciones que —aunque puedan ofrecer
ventajas económicas a corto plazo— comprometan la
supervivencia y viabilidad del propio sistema social a medio y
largo plazo.” Óscar Carpintero, “Entre la mitología rota y la reconstrucción: una propuesta
económico-ecológica”, Revista de Economía Crítica 9, 2010, p. 174.
02/10/2015
riesgo y precaución
30
Evaluación de riesgos
Procedimiento --que se pretende lo más
objetivo posible, aunque incorpora
necesariamente juicios y valoraciones
subjetivas-- por el cual se calculan,
cuantitativa o cualitativamente, los riesgos
que presentan los peligros inherentes a
determinados procesos o situaciones.
02/10/2015
riesgo y precaución
31
Jugando con las estimaciones de
probabilidad
Las estimaciones de la industria nuclear sobre la seguridad
de los reactores nucleares, antes de los accidentes de Three
Mile Island y Chernobil, eran extraordinariamente
optimistas.
Una de las más publicitadas, la derivada del famoso
“informe Rasmussen” de 1974, aseguraba que la
probabilidad de un accidente nuclear grave era solamente
de uno por millón (un accidente importante por cada
millón de años/ reactor) si morían 70 personas, y para
accidentes aún más graves (2.700 muertos) uno por mil
millones.
02/10/2015
riesgo y precaución
32
La realidad de los hechos no tardó en proporcionar un trágico
desmentido. Los accidentes e incidentes graves se habían ido
sucediendo (y regularmente se había intentado silenciarlos).
Por no mencionar sino los más importantes: Windscale
(Inglaterra) en 1957, explosión de un inmenso depósito
radiactivo en los Urales meridionales (URSS) también en
1957, Idaho Falls (EE.UU.) en 1961, Browns Ferry
(Alabama, EE.UU.) en 1975, Three Mile Island (Harrisburg,
EE.UU.) en 1979 (cuando se evitó la fusión del núcleo del
reactor --la peor catástrofe posible-- sólo por 30 minutos),
Tsuruga (Japón) en 1981, Bugey (Francia) en 1984...
02/10/2015
riesgo y precaución
33
Y finalmente sucede lo inimaginable: el
desastre de Chernobil (Ucrania, URSS) el
26 de abril de 1986, cuando explota por
primera vez un reactor nuclear.
Pues bien: después de Chernobil, la Agencia
Internacional de la Energía Atómica ha
evaluado la probabilidad de accidentes
importantes en uno cada mil años/ reactor.
02/10/2015
riesgo y precaución
34
Teniendo en cuenta la cantidad de reactores
instalados en todo el mundo, esto nos lleva
a un promedio de un accidente grave (con
peligro de fusión del núcleo del reactor)
cada dos años y medio en algún punto del
globo.
Como se ve, el riesgo estimado es ahora
un millón de veces mayor que en el
“informe Rasmussen”.
02/10/2015
riesgo y precaución
35
Una perogrullada y una mentira...
La perogrullada: “el riesgo cero no existe”.
 Claro que no; pero ¿eso supone una patente de
corso para seguir aprendiendo a base de catástrofes,
o ni siquiera a base de catástrofes? ¿Da igual
riesgo uno que riesgo un millón?
 La mentira: “Con el análisis de riesgos, al que sigue
la gestión y la comunicación de riesgos, tenemos
una herramienta objetiva y científica para tomar
decisiones políticas, nada contaminada por
intereses personales ni manías subjetivas”.

02/10/2015
riesgo y precaución
36
...para evitar que cambien las
cosas
“Sin un modo intelectualmente respetable de
discutir sobre la justicia no hay manera de discutir
la aceptabilidad del riesgo, ya que la mayoría de
las cuestiones políticas relacionadas con el riesgo
suscitan graves problemas de justicia.” Mary Douglas:
La aceptabilidad del riesgo según las ciencias sociales, Paidos, Barcelona
1996, p. 34.
¿Quién decide lo que es un riesgo aceptable para
qué grupos sociales? ¿Para las generaciones
futuras? ¿Para los animales no humanos?
02/10/2015
riesgo y precaución
37
¿Quién asume el riesgo?
"Un tema fundamental en la moralidad de la indagación
gira sobre una pregunta: ¿a quién se pone en situación de
riesgo en el curso de la investigación científica?
¿Son los investigadores mismos, o sus sujetos
experimentales, o algún grupo particular de individuos
afectados, o la comunidad en su conjunto? La cuestión
¿quién asume el riesgo? es crucial aquí.
Es, sin duda, éticamente correcto y adecuado que aquellos
a quienes se pone en una situación de riesgo tengan algo
que decir sobre este asunto.” Nicholas Rescher, "Sobre los límites
éticos", en Razón y valores en la era científico-tecnológica (ed. de Wenceslao
J. González), Paidos, Barcelona 1999, p. 165.
02/10/2015
riesgo y precaución
38
El dilema de las tecnologías de
alto riesgo
Mayor seguridad implica más costes (en el caso
de las centrales nucleares: más construcciones de protección, sistemas de
seguridad duplicados, mejor formación y supervisión de los operarios,
programas de protección frente a atentados terroristas...);
en tal caso la rentabilidad de las
instalaciones disminuye drásticamente.
Para preservar los beneficios crematísticos
se tiende a rebajar las exigencias de
seguridad.
Dos enfoques harto diferentes
Enfoque de gestión de riesgos: estrategia para
hacer frente a agentes de riesgo buscando que los
riesgos permanezcan por debajo de un nivel
“aceptable”.
Enfoque preventivo (basado en el principio de
precaución): en condiciones de incertidumbre, se
busca reducir o eliminar los agentes de riesgo
incluso antes de que la ciencia pruebe con total
certeza su inocuidad o nocividad.
02/10/2015
riesgo y precaución
40
El paradigma de control (o
gestión) de riesgos...
Una ilusión peligrosa que descansa sobre
idealizaciones inverosímiles acerca de los
seres humanos y el mundo que estos han
construido.
No somos ángeles, sino seres chapuceros
(podemos hablar de finitud y falibilidad, si
se prefiere un lenguaje más “elevado”).
02/10/2015
riesgo y precaución
41
...es una ilusión peligrosa
Cuando se trata de tecnologías de alto
riesgo, la cuestión no es asumir los riesgos
elevando al mismo tiempo las medidas de
control, porque éstas fallan. Aunque existan
sobre el papel, en la práctica luego no están
en el nivel deseado, o sencillamente fallan.
Veremos algunos ejemplos ilustrativos de
cómo funcionan las cosas en el mundo real.
02/10/2015
riesgo y precaución
42
Cómo nos autoengañamos...
El ejemplo de las inspecciones amañadas en
las oficinas de correos españolas, que se
destapó en marzo de 2002.
Los directivos de Correos alertaban a las
oficinas que iban a ser controladas acerca de
los aspectos cruciales sobre los que iba a
recaer el control, lo que permitía amañar los
resultados...
02/10/2015
riesgo y precaución
43
...y nos hacemos trampas en el
solitario
Cuando se miden las emisiones de dioxinas y furanos en
las chimeneas de las incineradoras de RSU (Residuos
Sólidos Urbanos), no como en la prueba estándar de seis
horas de medición cada dos semanas (extrapolando
después los resultados) que suelen realizar las propias
empresas
sino con medición continua durante esas dos semanas, las
emisiones reales de estos potentísimos tóxicos
organoclorados resultan ser entre 30 y 50 veces
mayores que las estimadas por la prueba estándar.
02/10/2015
riesgo y precaución
44
(Lo cual tiene que ver, entre otros factores, con el hecho de que en la
prueba estándar organizada por la empresa pueden afinarse al máximo
los sistemas de control;
y pueden seleccionarse las basuras quemadas durante esas seis horas
de manera que contengan pocos residuos clorados –apartando el PVC,
por ejemplo--, lo que se traducirá en menores emisiones de dioxinas y
furanos.)
De manera que nos estamos engañando a nosotros
mismos, de forma masiva, al confiar en los datos
generados por esas pruebas estándar para
organizar sistemas de control de la contaminación
por dioxinas y furanos...
02/10/2015
riesgo y precaución
45
Y entrando ya en el tema nuclear:
el bricolaje interminable
“Según los planificadores y los constructores [de
centrales de fisión y plantas de reprocesamiento],
las averías deberían ser contadas excepciones.
En la práctica cotidiana, no transcurre una hora
entera sin que sea necesaria alguna reparación de
mayor o menor importancia.” Robert Jungk, El Estado
nuclear, Crítica, Barcelona 1979, p. 22.
Se calcula un promedio entre 25 y 50 accidentes
o fallos por reactor y año.
02/10/2015
riesgo y precaución
46
Material radiactivo para una
“bomba sucia”
La OIEA (Organización Internacional para la
Energía Atómica), una división de la ONU con sede
en Viena, advirtió en junio de 2002 que encontrar
material radiactivo para fabricar una “bomba
atómica sucia” es relativamente fácil.
La OIEA ha documentado cerca de 400 casos de
tráfico de material nuclear y radiactivo en 19932000, especialmente en las ex repúblicas soviéticas,
así como en Pakistán e India, dos países con armas
nucleares.
02/10/2015
riesgo y precaución
47
Fuentes radiactivas huérfanas
Existen muchas fuentes radiactivas “huérfanas”, fuera
de cualquier control oficial, y no sólo en las repúblicas ex soviéticas.
Incluso en EE.UU., compañías privadas han perdido la
pista de más de 1.500 fuentes radiactivas desde 1996, más
de la mitad de las cuales nunca fueron recuperadas.
En los países de la UE cada año se pierden 70 de estas
fuentes, y el mismo informe de la OIEA alerta que “30.000
fuentes radicativas en desuso permanecen almacenadas en
hangares privados y pueden escapar de un control regular”.
02/10/2015
riesgo y precaución
48
(Por cierto, ¿qué es una “bomba
sucia”?)
 Una
bomba sucia, también conocida como arma
radiológica, es un explosivo convencional (dinamita,
amosal, etc) enriquecido con material radiactivo, que se
desprende cuando la bomba estalla.
 Los expertos dicen que los efectos de una hipotética
detonación de una bomba sucia dependerían de la
cantidad y del porcentaje de material radiactivo y
convencional que la misma portase. Factores añadidos
como el viento y la estructura de los edificios atacados
variarían la intensidad del daño causado.
02/10/2015
riesgo y precaución
49
Las personas más próximas al lugar del estallido morirían en el
acto por el efecto devastador de la mera explosión, el mismo que
produciría una bomba convencional. Si alguna de esas personas
lograse sobrevivir, en las dos o tres semanas siguientes es probable
que también falleciese por la radiación que la misma detonación
libera y que se transmitiría a través del agua y del aire.
 Con el transcurso del tiempo, el incremento de distintos tipos de
cáncer entre la población afectada por la explosión se
incrementaría.

02/10/2015
riesgo y precaución
50
Partir de una antropología de la
chapuza
¡No somos ángeles! Hay que partir no de una
antropología de la perfección, sino de una antropología
de la chapuza.
En los asuntos humanos no es erradicable la irrupción
del azar, el caos, el fallo, lo inesperado, la contingencia.
La acción humana se parece más a la cadena de chapuzas
torpemente enhebrada por seres harto propensos al error, a
menudo perdidos en situaciones de densa oscuridad, de
agobio y de carencia, que a las fantasías de "acción
racional" ejecutada por entes pensantes perfectamente
informados y ecuánimes.
02/10/2015
riesgo y precaución
51
La chapuza es ineliminable de la
acción humana
Por ello necesitamos estructuras sociales y tecnológicas
que sean lo que los alemanes llaman fehlerfreundlich
(literalmente "amistosas con los fallos"), o sea: capaces de
soportar la irrupción del caos y la contingencia sin daños
irreparables.
No camuflar las inevitables chapuzas, sino reconocerlas
abiertamente como tales, marcarlas con grandes hitos para
que los demás puedan localizarlas sin problemas,
constituye uno de los deberes de mayor rango para los
seres humanos de las sociedades tecnológicamente
complejas... y también uno de los más difíciles de respetar.
02/10/2015
riesgo y precaución
52
Necesitamos tecnologías congruentes
con la falibilidad humana
“Me parece ilusorio creer que se puede tener una
certidumbre tecnológica a prueba de la estupidez y la
arrogancia. Necesitamos, en cambio, una tecnología
adecuada a la falibilidad humana. (...)
El nivel de infalibilidad requerido por ciertas
tecnologías las hace peligrosas y sospechosas. (...) La
solución no consiste en bloquear los conocimientos sino
en gobernarlos, evaluando las alternativas tecnológicas y
cerrando el paso a las aplicaciones que conlleven riesgos
demasiado altos.” Carlo Rubbia: El dilema nuclear. Crítica, Barcelona 1989
02/10/2015
riesgo y precaución
53
Reparaciones nucleares
De hecho, ¿qué aparato de avanzada tecnología
puede ser el más utilizado por los técnicos en sus
interminables reparaciones de todo lo que falla
en las instalaciones nucleares?
Según ellos, “nuestro instrumento auxiliar más
importante es la modesta cinta adhesiva, la
tarlatane, con la que remendamos todo lo que
podemos.” Robert Jungk, El Estado nuclear, Crítica, Barcelona 1979, p. 28.
02/10/2015
riesgo y precaución
54
José Manuel Naredo aconseja:
“Si pensamos en el uso masivo de la energía
nuclear para abastecer a largo plazo a la especie
humana, salta a la vista su inviabilidad. Las
reacciones nucleares tienen su apogeo en el Sol o
en lejanas estrellas en las que no existe ni un
resquicio de vida. Por ello resulta contradictorio el
afán de mejorar la vida en la Tierra extendiendo
en ella este tipo de reacciones (y sus residuos)
cuya peligrosidad reclama un aislamiento tan
perfecto como difícil de asegurar.”
Un conflicto fáustico
“En general, desencadenar reacciones nucleares cuyas
temperaturas sobrepasan miles de veces las requeridas por los
usos ordinarios (hervir agua, calentar una vivienda, etc.) se
asemeja a matar pulgas a cañonazos. Y en particular, la actual
‘alternativa’ nuclear se apoya en unos stocks de uranio que son
todavía más limitados que los de petróleo y que, una vez
utilizados, se trasforman en residuos radiactivos de larga
duración.
La catástrofe de Fukushima ha venido a subrayar el conflicto
fáustico propio de la civilización industrial, al evidenciar el
horizonte de degradación que resulta de su empeño en utilizar
energías que proceden de ‘echar a la caldera’ stocks de uranio,
petróleo u otros recursos planetarios y no del flujo solar y sus
derivados renovables.” José Manuel Naredo, “Negocio y basuras nucleares”,
Público, 29 de marzo de 2011.
Estrategias de prevención frente a
estrategias de control
Las estrategias de control adolecen de
irrealismo: presuponen condiciones de
transparencia social y perfección humana que
no se dan en la realidad, ni se darán nunca.
Las estrategias de prevención tienen en
cuenta, de manera mucho más realista, la
imperfección y falibilidad humanas, así como
la complejidad y contingencia de la
Naturaleza.
02/10/2015
riesgo y precaución
57
Introducir de manera sistemática
el “factor imperfección”
En lugar de dar por sentados irreales supuestos de
perfección humana, se trata de introducir de manera
sistemática, en las decisiones sobre “riesgos mayores”, lo
que podríamos llamar el “factor imperfección”.
No se trata, en realidad, de algo diferente a lo que
estamos acostumbrados a hacer en política
democrática, donde sabemos que el equilibrio de poderes
y contrapoderes, la protección jurídica de las libertades
políticas, y los mecanismos de control de los electores
sobre los electos, son garantías (todas ellas basadas en el
“factor imperfección”) para evitar derivaciones indeseables
del sistema.
02/10/2015
riesgo y precaución
58
Democratizar la política
científico-tecnológica
Debemos acostumbrarnos a algo semejante
en CyT: en definitiva, se trata de
democratizar de manera consecuente la
política científico-tecnológica.
Más en general, no es exagerado considerar,
con Hans-Peter Dreitzel, que la humanidad
ha ingresado en una etapa
cualitativamente nueva de su desarrollo,
caracterizada por tres rasgos:
02/10/2015
riesgo y precaución
59
Repensar radicalmente la política
(a) el género humano, en cuanto género, es ahora capaz de
eliminarse a sí mismo;
(b) con ello la humanidad se ha convertido
irreversiblemente en un todo, cada sociedad es ahora
parte de la sociedad mundial;
(c) la civilización mundial puede ser aniquilada por
medio de un accidente o una sucesión de accidentes.
Estas tres nuevas condiciones nos obligan a repensar
radicalmente la política. Es el momento de hablar del
principio de precaución.
02/10/2015
riesgo y precaución
60
El principio de precaución en el
cante flamenco
“Males que acarrea el tiempo/
quién pudiera penetrarlos/ para
poner el remedio/ antes de que
llegue el daño.” Copla flamenca. Cante flamenco
(ed. de Ricardo Molina), Taurus, Madrid 1965, p. 124.
02/10/2015
riesgo y precaución
61
No somos ángeles
Una de las formulaciones más sencillas del principio
de precaución reza: la incertidumbre científica no
debe ser motivo para eludir acciones preventivas.
Ello nos introduce directamente en el meollo de
nuestro problema, si caemos en la cuenta de que,
precisamente por la propia naturaleza de la ciencia
(que no es conocimiento dogmático, sino una manera
metódica de progresar en medio de la duda, y gracias
a la misma), la incertidumbre científica no es
eliminable.
02/10/2015
riesgo y precaución
62
Acción preventiva en la base de
las políticas
Por eso, en una “sociedad del riesgo”, en un
mundo de riesgos sistémicos donde está en
juego el destino de la biosfera y la propia
naturaleza humana, la acción preventiva
debe situarse en la base de las políticas.
El principio de precaución debería constituir
el punto de partida para las políticas (y no
una especie de último recurso cuando las
cosas van mal).
02/10/2015
riesgo y precaución
63
Latidos de entropía y
neguentropía
La dinámica de la vida dentro del universo físico y
social que habitamos es una sucesión de latidos donde se
suceden los momentos de entropía y neguentropía, un
proceso de cambio constante movido por el pulso donde
se conjugan fuerzas destructivas y creativas.
Si de algo podemos estar seguros es de que semejante
dinámica, con su incertidumbre inherente, resulta
incompatible con las condiciones de estabilidad e
inmutabilidad que contienen los supuestos de
perfección.
02/10/2015
riesgo y precaución
64
We’re no angels
Nada permanece incólume en la lucha/
danza [Marco Aurelio] de la entropía y la
neguentropía: de ahí la necesidad de excluir
de entrada los riesgos sistémicos, los que
conducen a irreversibilidades...
 La versión más sencilla –pero nada
trivial— del principio de precaución en la
era de la tecnociencia: no somos ángeles.
02/10/2015
riesgo y precaución
65
Precisemos. Tres principios
básicos:
Principio de precaución (ante riesgos)
Principio de prevención (ante peligros
mejor identificados)
Principio de sustitución (uso del producto
menos dañino para llevar a cabo la tarea
prefijada)
Todo ello aconseja: energías renovables en
vez de energía nuclear.
02/10/2015
riesgo y precaución
66
Nada tan peligroso...
El físico estadounidense Freeman Dyson --premio
Nobel en 1965-- ha escrito páginas iluminadoras
al respecto, en relación con la tecnología de las
aeronaves dirigibles y también de la generación
nuclear de electricidad. Esto tiene que ver con
1. la escala humana de la actividad --aunque no
siempre lo pequeño sea hermoso, y haya cosas
hermosas que no son pequeñas, convengamos en
que aquello que por gigantesco desborda cualquier
medida humana es feo--;
02/10/2015
riesgo y precaución
67
...como una tecnología a la que
no se permite fracasar
2. con la aceptación de la contingencia y
la falibilidad como características de
cualquier empresa humana;
3. y con la necesidad de evitar las
situaciones irreversibles.
Una tecnología que razonablemente pueda
perfeccionarse por ensayo y error, en
general, es aceptable.
02/10/2015
riesgo y precaución
68
Los caminos que no pueden
desandarse son trampas mortales
Pero una tecnología a la que no se le permite
fracasar --porque las consecuencias de ese
fracaso sean apocalípticas, o porque se haya
invertido demasiado dinero como para desandar lo
andado, o porque la ideología “tecnofanática” sea
demasiado poderosa-- desemboca
previsiblemente en desastre.
Los caminos donde no puede desandarse lo
andado resultan ser a la postre trampas mortales.
Las centrales atómicas son uno de estos caminos.
02/10/2015
riesgo y precaución
69
El problema de fondo:
“[Los reactores nucleares proporcionan] lucrativos
negocios para las eléctricas y los países que controlan
la tecnología nuclear;
y teóricos beneficios para los ciudadanos con un estilo
de vida sujeto a altos consumos de energía que, sin la
obtenida de las nucleares, sería difícilmente sostenible.
(…) Desmantelar los reactores requeriría un
replanteamiento global que afectaría el hábito de vida
en todo el mundo.” Ferrán Balsells, “El renacer nuclear se apaga”, El País, 16 de
marzo de 2011.
02/10/2015
energía nuclear
70
De la sociedad del riesgo...
No podemos seguir permitiéndonos el lujo de
“aprender por medio de catástrofes” –
Harrisburg, Chernóbil, Fukushima-- cuando en las
catástrofes nos van las condiciones para una vida
digna sobre este planeta, cuando no el mismo ser o
no ser de la vida.
La perogrullada según la cual “el riesgo cero no
existe” no puede ser una patente de corso para
dañar irreversiblemente la biosfera y poner en
peligro el futuro de la humanidad.
02/10/2015
riesgo y precaución
71
En el nivel de riesgo en que se mueven nuestras
“sociedades del riesgo”, la reparación de los
daños es imposible: el planteamiento ha de ser
más bien la prevención de riesgos.
La enorme capacidad del ser humano para
generar peligro y daño no guarda ninguna
proporción con su limitado poder de gestionar
ese peligro y daño: ésta es la justificación última
del principio de precaución.
02/10/2015
riesgo y precaución
72
...a la sociedad de la precaución
Un premio Nobel de física, el italiano Carlo
Rubbia, se pregunta: ”¿Qué civilización es ésta
que confía a los desastres --Chernobil, Bhopal,
Challenger, Seveso, Vajont-- la tarea de informar
sobre los peligros de las tecnologías?”
Ecologizar nuestros sistemas socioeconómicos
exige pasar de esta civilización, la “sociedad del
riesgo”, a la “sociedad de la precaución”.
02/10/2015
riesgo y precaución
73
Descargar

SOBRE RIESGO Y PRECAUCIÓN con especial atención a los