LA MEDICINA EN LA ANTIGUA
ROMA
Germán González Muñoz
http://www.imperioromano.com/166/la-medicina-en-roma.html
LA MEDICINA EN LA ANTIGUA ROMA
• La civilización egipcia que tres mil años antes empezaba a sucumbir,
se convirtió en el archivo de la sabiduría, donde las civilizaciones
florecientes iban a extraer los conocimientos de los misterios de la
vida y de la muerte, de la salud y de la enfermedad.
• Los griegos como los egipcios creían en el origen sobrenatural de
las enfermedades y pedían ayuda a los dioses para curarlas.
• Apolo era el dios de la medicina, con sus flechas era capaz de
provocar plagas. Enseñó sus conocimientos de medicina al centauro
Quirón, hijo de Cronos, mitad caballo mitad hombre. A éste le fue
encomendada la educación de héroes como Jasón, Heracles y
especialmente Asclepio, que posteriormente se convertiría en el
gran Dios griego de la medicina.
LA MEDICINA EN LA ANTIGUA ROMA
• Roma absorvió al dios Asclepio pasándose a llamar Esculapio. En los
templos erigidos a este dios, sus discípulos practicaban la medicina.
Muchos enfermos dormían en los templos con la creencia de que el
dios les curaría durante el sueño. Cuando despertaban el sacerdote
les decía que en el sueño estaban las instrucciones que debía
seguir el enfermo para curarse. Cuando el enfermo se curaba
dejaba ofrendas a los dioses y los honorarios de los sacerdotes.
• La medicina griega que llegó a Roma venía dividida en dos escuelas:

La de Hipócrates, que consistía en no interferir en el proceso
natural de la enfermedad, ayudando a la naturaleza en la curación
del enfermo.

La de Asclepíades, que consistía en actuar para una curación
rápida. Creía que quien curaba era el médico, no la naturaleza,
usando masajes, dietas, música y medicamentos. Llegó a practicar
la traqueotromía.
LA MEDICINA EN LA ANTIGUA ROMA
• Cuando llegó el primer médico griego a Roma, Arcagato de Esparta
(219 a. C), Catón se opuso a la admisión de la práctica de la
medicina griega y abogó por volver a la medicina tradicional
romana.
• La enseñanza de la medicina en Roma era privada y en la época
imperial se eximía a los médicos de pagar impuestos y del servicio
militar. No era una profesión digna de un ciudadano por lo que la
practicaban griegos o judíos.
• No se puede hablar por tanto de una medicina romana puesto que
a finales de la antigüedad los médicos seguían siendo de
procedencia helénica y el griego seguía siendo la lengua de la
medicina y de la ciencia.
LA MEDICINA EN LA ANTIGUA ROMA
• Solamente el ejército desarrolló un sistema de hospitalización. Se
construyeron hospitales (valetudinaria) en todas las guarniciones
situadas a lo largo de la frontera del imperio. Por el contrario, los
hospitales para civiles en las ciudades no aparecieron hasta el siglo
IV d. C. Hasta entonces las curaciones se hacían en casa de los
médicos o de los ricos.
• Donde se desarrolló la medicina fue en la sanidad militar. Conocían
ya los antisépticos y el uso de algunas plantas medicinales como
analgésicos.
• Diseñaron sofisticados hospitales con diferentes salas
especializadas, con calefacción central y buena ventilación. Había
salas para enfermos y otras para heridos.
DIOSCÓRIDES
• Aunque de origen griego pasó toda su vida viajando junto al ejército
romano. Esos viajes le llevaron por muchas provincias romanas,
incluida Hispania, y le permitieron conocer las aplicaciones
curativas de centenares de plantas que expuso en una obra
considerada como el primer tratado sistemático de plantas
medicinales.
AULO CORNELIO CELSO
• (53 a.C. - 7 d.C.) Recogió de forma enciclopédica el
conocimiento médico de su época en un texto llamado “De
Medicina”. Describió por primera vez las ligaduras y sugirió
para las fracturas la utilización de férulas con vendajes de
materiales semirrígidos como la pasta de harina y la cera. En
“De Medicina” también se describen cincuenta tipos de
instrumentos quirúrgicos.
HELIODOROS
• (98 – 117 d.C.) Nacido en Grecia, ejerció la cirugía en Roma y
escribió varios tratados sobre cirugía, articulaciones y luxaciones.
Heliodoros pertenecía a la Escuela Pneumática, fundada por
Atheneo de Atalia.
RUFUS DE ÉFESO
• Nacido en la actual Turquia, contemporáneo de Aulo Cornelio Celso
y Heliodoros, Rufus de Éfeso pertenecía a la Escuela Ecléctica. Fue
un importante anatomista y entre sus tratados destaca la
descripción de los Gangliones tendinosos y su tratamiento
mediante compresión. Escribió “Tratado sobre las enfermedades
del riñón y de la vejiga”. Fue el primero en prestar atención al
interrogatorio del paciente. Escribió un Tratado titulado “Preguntas
del médico a los enfermos”.
SORANO DE ÉFESO
• (98 – 138 d.C.) Se sabe muy poco sobre la vida de este médico.
Discípulo de la Escuela Metódica. A Sorano de Ephesos, se le
conoce por ser el fundador de la obstetricia y la ginecología,
aunque sus escritos abarcaron muchos más campos médicos como
los síntomas de las fracturas y los vendajes. Escribió una biografía
sobre Hipócrates, de la que se conserva un fragmento. Escribió un
libro acerca de las enfermedades de la mujer. Su obra solo se
conserva en parte y es notable. La primera parte está dedicada a las
comadronas, a las cualidades físicas y espirituales necesarias para el
ejercicio de la profesión. También trata sobre los genitales
femeninos, sus funciones, la menstruación, concepción y embarazo.
Luego habla también sobre la fisiología del parto, la asistencia y los
cuidados del recién nacido.
CLAUDIO GALENO
• (129 – 299 d.C.) Nacido en Pérgamo, tres años después que esta
ciudad griega fuera conquistada por Roma. Su padre Nicón, era
arquitecto y educó a su hijo en la cultura clásica griega, esperando
que se convirtiera en filósofo, pero una noche Nicón soño que el
dios Asclepio le ordenaba que su hijo estudiara medicina, por lo
que Galeno entró a los 16 años como aprendiz de Sátiro, un médico
local.
CLAUDIO GALENO
• A la muerte de su padre, Galeno viajó con 21 años a Esmirna
a Corinto y finalmente a Alejandría para seguir con sus
estudios avanzados de medicina. Al cabo de 12 años regresó
a Pérgamo donde fue nombrado cirujano de los gladiadores.
Al cabo de tres años Galeno viajó a Roma donde permaneció
el resto de su vida. Allí obtuvo un gran éxito, como
anatomista, experimentador, médico y polemista. Le fue
concedida la ciudadanía romana. Galeno fue considerado el
médico más importante de Roma y llegó a ser el médico del
emperador Marco Aurelio y de su hijo. Adquirió gran parte de
sus conocimientos mejorando la salud y condiciones físicas
de atletas y gladiadores. Como cirujano de gladiadores
adquirió experiencia en el tratamiento de heridas, huesos,
articulaciones y músculos. Era partidario de dejar actuar a la
naturaleza para la curación de enfermedades, debiendo el
médico solamente ayudarla a sanar al enfermo.
CLAUDIO GALENO
• Entre sus descubrimientos destacan sus conocimientos sobre
las funciones del riñón y los músculos. Descubrió que el pulso
revela la salud de una persona, así como que las arterias
contienen sangre y no aire como se creía. También descubrió
que la pared torácica y la laringe producen la voz. Se cree
que fue el primero en usar los términos griegos, cifosis,
lordosis y escoliosis para explicar las deformidades descritas
en los textos hipocráticos, diseñando algunos métodos para
corregir estas deformidades. Basándose en sus autopsias a
animales (debido a que estaba mal visto el estudio anatómico
de cadáveres humanos) y a sus intervenciones, estableció la
base de la morfología humana y animal, describiendo de una
forma excelente el esqueleto, los músculos que los mueven y
las transmisiones nerviosas que transmitían las señales del
cerebro a los músculos.
CLAUDIO GALENO
• Entre sus libros encontramos, 9 libros de anatomía, 17 de
fisiología, 6 de patología, 14 de terapéutica, 30 de farmacia,
16 sobre el pulso, etc. Galeno abarca absolutamente toda la
medicina. Sus enseñanzas junto a las de sus predecesores
fueron lo único que tuvo Europa durante los siguientes mil
años en materia de medicina, prácticamente hasta el
Renacimiento. Todavía existen 98 tratados de Galeno en la
actualidad que se consideran auténticos.
MUJERES EN LA MEDICINA ROMANA
• También existían en Roma mujeres que se dedicaron a la medicina.
Ya los griegos en un principio dejaron trabajar a las mujeres como
médicos en los templos habilitados como hospitales, pero
posteriormente a las mujeres griegas se les prohibió ejercer hasta la
llegada de Roma, donde las mujeres médico alcanzaron su máximo
prestigio en la época romana. Entre ellas destacan Filista y Lais que
fueron especialistas en obstetricia, Salpe de Lemmnos que escribió
sobre las enfermedades de los ojos, Metrodora sobre las del útero,
estómago y riñones, y Aspasia destacó por los tratados médicos que
escribió.
Descargar

LA MEDICINA EN LA ANTIGUA ROMA file